Abeja carpintera

abeja carpintera

Las abejas son uno de los insectos que menos gusta al ser humano. Y uno de los grandes motivos es, sin duda, la picadura de la abeja. Sin embargo, en este caso, la abeja carpintera no es de las que suele picar.

Tan grande como un abejorro, este insecto es uno de los menos conocidos. Por eso, hoy te traemos toda la información que necesitas saber sobre la abeja carpintera: sus características, de dónde procede, qué tipo de alimento consume y cómo se reproduce.

Características de las abejas carpinteras

Características de las abejas carpinteras

Las abejas carpinteras, de nombre científico Xylocopa, son unos insectos bastante grandes si los comparamos con otras abejas. Pueden alcanzar los 2,5 centímetros de longitud. Se caracterizan por ser animales de color amarillo y negro, aunque hay veces en que te puedes encontrar con ejemplares que son azules y negros. Su cuerpo en sí, sobre todo el abdomen, es bastante brillante y además, en la zona del tórax, tiene unas manchas amarillas.

Si te has preguntado el motivo por el que se las llama así, abejas carpinteras, la razón es sencilla. Son capaces a agujerear la madera, pudiendo establecer dentro de la misma su propia colonia. De hecho, ese agujero lo hacen siempre por la parte inferior de la madera, y es muy pequeño, pero por dentro de la madera es capaz de construir una galería con varios túneles para albergar a un gran número de abejas.

Eso sí, aunque vivan en la madera, no se la comen. En realidad, la desechan como basura o, en algunos casos, usan algunos trozos para construir por dentro el nido y las galerías, separando con ellos las distintas celdillas del nido.

apicultor de abejas

Has de saber que la abeja carpintera macho no puede picar. Son las más habituales, y aunque impresionan, lo cierto es que no son tan peligrosas. Eso sí, se acercan a las personas y las molestan, pero no harán mucho más. Ahora bien, no podemos decir lo mismo con las hembras, que sí que pueden picar, aunque no es la reacción habitual que tienen (prefieren marcharse antes de enfrentarse, y solo si se las molesta o enfada mucho, lo hacen.

En la actualidad puedes encontrar unas 500 especies de abeja carpintera, distribuidas en 31 subgéneros. Todos ellos hacen sus nidos en la madera pero hay un subgénero cuyos nidos estarán en el mismo suelo.

El carácter de la abeja carpintera

Al contrario que otras abejas, la abeja carpintera no es un animal muy social. Son solitarias y normalmente no se mezclan con otros nidos, sino que prefieren estar separadas. Tampoco forman colonias demasiado grandes, sobre todo dependen del espacio de la madera que haya.

En cuanto a la agresividad, no son peligrosas si se las deja tranquilas. De hecho, no son agresivas por sí mismas, y en principio, aunque se pueden acercar al ser humano, es más por curiosidad, o por molestar, en lugar de por otro motivo.

Hábitat

La abeja carpintera es un insecto que se puede encontrar prácticamente en todo el mundo, ya sea en el hemisferio sur como en el norte. En cada uno de los continente algunas especies son más comunes. Por ejemplo:

  • En Europa y Asia, o Eurasia, las más habituales son la abeja carpintera azul de la madera o la Xylocopa valga.
  • En África, es común ver la Xylocopa Iris. Eso sí, solo se ve en la parte mediterránea, en el resto no tiene presencia. Otra que tiene presencia es la africana, en la zona más subsahariana.
  • Sudamérica, es habitual ver la Xylocopa augustis, oriunda de ese país.
  • Norteamérica, es común la Xylocopa micans. Este se ubica sobre todo en Estados Unidos.
  • Oceanía, donde puedes encontrarte con la abeja carpintera pavo real.

En cuanto a su «hogar», podemos decirte que prefieren las maderas blandas para perforarlas. Solo hacen un agujero, por el que entran y salen las abejas, y es tan pequeño que puedes pensar que no entra nada, pero son capaces de vivir dentro de la madera durante bastante tiempo.

La alimentación de la abeja carpintera

La alimentación de la abeja carpintera

Tal y como te hemos comentado, a pesar de que este insecto «ataca» la madera, no lo hace porque se la coma. Su dieta se caracteriza por polen y néctar. De hecho, son uno de los insectos polinizadores más importantes que hay en el mundo.

Para recoger el polen, lo que hacen es ir a las flores que estén abiertas y sean amplias. Ayudándose de sus patas traseras, van recolectando esa sustancia para después llevarla al nido donde se acumula en una «sala». Sin embargo, en el caso del néctar, a veces han de realizar un corte en la base de la corola para poder llegar a él y recogerlo para poder aspirarlo. Si hacen eso, no se ocupan de recolectar el polen, de tal forma que hay abejas que tienen la función de recolectar polen y otras que lo que consiguen es néctar.

La reproducción de la abeja carpintera

La reproducción de la abeja carpintera

La reproducción de la abeja carpintera se produce habitualmente en primavera, ya que en los meses anterior sufre una hibernación. En ese momento, hay dos tipos de apareamiento diferentes que dependerán del propio macho.

  • Machos con ojos grandes. Estos se caracterizan por estar «a la caza» de las hembras. En el momento en que ven una, empiezan a perseguirla y han de ser rápidos para fertilizarla ya que lucharán contra otros de su misma especie. Por eso, son muy agresivos en ese momento.
  • Machos con cabeza pequeña. Estos insectos lo que hacen es liberar feromonas en el aire de tal manera que atraen a las hembras para poder fertilizarlas.
Artículo relacionado:
Abeja alfarera

Una vez son fecundadas, buscan un lugar donde asentarse y poder poner los huevos. Por eso, cuando una abeja carpintera encuentra una madera adecuada, realiza el agujero. El sonido que hace es como de una sierra, si bien no se escucha fácilmente. Cuando ha terminado el nido, con distintos pasadizos, se ocupa de la puesta. Estos son rodeados de polen y néctar para que se puedan alimentar. Y es que la hembra se encargará de proteger el nido para que los huevos eclosionen y las larvas tengan comida para desarrollarse rápidamente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*