Abeja reina

La abeja reina es más grande que las demás

¿Alguna vez os habéis para en pensar en cómo las colonias de abejas son capaces de funcionar tan bien como una única organización? Las tareas que realizan y cómo trabajan en equipo es algo realmente impresionante. Sin embargo, hay un individuo sin el cual no serían capaces de tanta organización: La abeja reina.

En este artículo explicaremos cuáles son las funciones de la abeja reina, qué pasa si una colonia se queda sin ella y cómo diferenciarla de las demás abejas. Si os interesa el tema, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Cuál es la función de la abeja reina?

La abeja reina es la única hembra fértil de la colonia

Cuando se trata de abejas, todos sabemos que son unas colonias compuestas por varios miles de individuos. Este grupo de insectos emparentados tiene una organización cooperativa extraordinaria. Son unos animales interdependientes, es decir, no son capaces de sobrevivir sin la ayuda del resto de la colonia. Mediante una cooperación conjunta, las abejas mantienen su hogar y a la abeja reina.

Como cabe esperar, al haber una reina seguro que existen diferentes castas en una colonia de abejas. De hecho, son en total tres: La reina, las obreras y los zánganos. Si bien es cierto que todas se desarrollan a partir de un mismo tipo de huevos, hay una pequeña diferencia: Los huevos de las obreras y de la abeja reina son huevos fecundados, también llamados diploides. En cambio, en el caso de los zánganos los huevos no son fecundados y se denominan haploides.

Las abejas que solemos ver más a menudo son las obreras. Estas son hembras infértiles, puesto que sus sistemas reproductores no tienden a ser funcionales. En cuanto al aspecto, son más pequeñas que las reinas. En una colmena pueden haber entre diez mil y setenta mil abejas obreras. Sin embargo, reinas sólo hay una, y eso que su función es vital. Se trata de la única hembra fértil de la colonia.

Está claro pues que la función de la abeja reina es poner huevos, así podrá mantener o incrementar el número de abejas de su colonia y asegurar el recambio generacional. No obstante, también cumple otra función de vital importancia para estos insectos: Produce unas feromonas que las abejas obreras distribuyen. Sin ellas no podrían mantener la cohesión de la colonia.

¿Qué pasa si se mata a la abeja reina?

Si se diera el caso de que la abeja reina muriera de forma repentina, la colonia se quedaría huérfana. Como ya hemos mencionado anteriormente, una de las funciones principales de la reina es producir unas feromonas. Una vez muerta, los niveles de estas feromonas reales se reducirían dentro de la colonia. Tienen un efecto inhibitorio en cuanto al desarrollo de los ovarios de las demás abejas, las obreras. Por lo tanto, si el nivel de las feromonas reales baja, algunas de las obreras, llamadas obreras ponedoras, son capaces de activar sus ovarios. De esta manera podrán empezar a poner huevos no fecundados que darán lugar a los zánganos.

Generalmente, la puesta de huevos no es homogénea. A pesar de que cada una de las obreras ponedoras coloca un único huevo en las celdillas, podemos encontrar varios de ellos en una. Esto se debe a que varias abejas han puesto huevos en la misma celda. Además, los huevos puestos por las abejas obreras ponedoras suelen quedar pegados en las paredes. Como el tamaño de las obreras es menor al de la reina, no suelen llegar a alcanzar el fondo de las celdas.

¿Qué son los zánganos?

Los zánganos son los machos

Ya hemos explicado cuáles son las funciones de la abeja reina y qué pasa cuando una colonia la pierde. Hemos comentado que algunas abejas obreras empezarían a poner huevos para crear zánganos, ¿pero qué son estos bichos exactamente? Pues bien, se trata de los machos de las abejas. Su función principal es fecundar a las abejas reina durante los llamados vuelos nupciales.

Los zánganos no tienen aguijón, pero sí unos grandes ojos compuestos, gracias a los cuales son fácilmente reconocibles. Además, son incluso más pequeños todavía que las abejas obreras. Nacen de huevos no fecundados que se encuentran en celdillas más grandes que las empleadas para los huevos de las obreras y las reinas. Normalmente, las colonias de abejas empiezan a crear zánganos en primavera. El número que puede haber de estos machos en una colmena es bastante variable, pero suelen ser varios cientos.

En el caso de que la colonia se encuentre en un lugar con condiciones ambientales buenas y climas templados, los zánganos pueden seguir en la colmena hasta principios de otoño. Si no, suelen ser expulsados por las abejas obreras a finales de verano. Esta expulsión también puede tener lugar en otra época del año, en el caso de que el flujo del néctar se viera disminuido. Eso sí, si en la colmena existe una reina virgen, los zánganos suelen ser tolerados.

¿Cómo se sabe cuál es la abeja reina?

La abeja reina produce feromonas reales

Como ya hemos mencionado anteriormente, la abeja reina es más grande que las demás abejas de la colonia. Además, su abdomen suele ser más grande y más robusto. En cuanto a las extremidades, las de la abeja reina suelen ser mucho más grandes. Otra manera de saber que se trata de la reina es observar el comportamiento de las demás dentro de la colmena: Siempre se apartarán para dejarla pasar.

También hay que destacar que el aguijón de la reina no está dentado. Esto significa que puede picar cuando quiera sin morir por ello. En cambio, el aguijón de las obreras es serrado, por lo que se queda en el cuerpo del objetivo, causando así la muerte de la abeja.

¿Cuántos años vive la abeja reina?

Una colonia de abejas va a criar nuevas reinas únicamente cuando va a dividirse o cuando la reina ha muerto o envejecido y tiene que ser sustituida. Una vez nacida, la abeja reina alcanza la madurez sexual al cabo de seis días. Puede llegar a superar los cinco años de vida, siendo así el individuo más longevo de toda la colonia.

Las abejas son unos insectos muy curiosos, ¿verdad? La organización cooperativa que tienen con la reina al mando y su plan B si algo le pasa son unas estrategias realmente increíbles. Puede que sean pequeñas, pero en conjunto son muy poderosas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*