Agapornis papilleros

qué son los agapornis papilleros

Los agapornis son aves muy parecidas a los periquitos (pero más grandes) y a los loros (pero más pequeños). De un tiempo a esta parte se han convertido en una mascota muy apreciada, sobre todo los agapornis papilleros.

Sin embargo, estos requieren de una serie de cuidados para que se desarrollen bien. Por eso, si quieres conocer qué son los agapornis papilleros, dónde puedes comprarlos, y los cuidados que necesitan, no dejes de echarle un vistazo a esta información.

Qué son los agapornis papilleros

Los agapornis papilleros son en realidad agapornis. Estos pueden ser roseicollis o personata, que son los más habituales como mascotas. Se trata de aves de unos 13-16 centímetros, con colores vivos que pueden ir desde el azul, verde, rojo, blanco, gris, etc.). Suelen vivir entre 10 y 15 años, aunque hay casos donde han sobrevivido más de 20 años.

Artículo relacionado:
Agapornis roseicollis

Son conocidos también como «inseparables», ya que, una vez eligen a su pareja, le son fieles hasta el final (de ahí que, cuando muere uno, el otro puede caer en una depresión y acabar perdiendo la vida).

Diferencias entre agapornis y agapornis papilleros

Diferencias entre agapornis y agapornis papilleros

Los agapornis y los agapornis papilleros en realidad son el mismo tipo de pájaro. Es decir, no hablamos de dos especies diferentes, sino del mismo ave. La diferencia estriba en la forma de crianza que han llevado a cabo.

Mientras que el agapornis es un pájaro que se cría con sus padres y que se hace adulto con ellos; en el caso del agapornis papillero es un animal que se separa de los padres a los 20 días aproximadamente para pasar a ser alimentado a mano por el ser humano.

Artículo relacionado:
Agaporni personata

La separación puede ser debido a que se quiere criar así a los pájaros o bien porque los propios padres y/o hermanos lo rechazan. Por ejemplo, puede darse el caso de que el más débil de los pájaros lo aparten del nido, o se caiga de este, y los padres no le presten atención. Por eso, cogerlo y criarlo a mano es la única solución para que ese ave sobreviva.

Cómo tener un agapornis papillero

Cómo tener un agapornis papillero

Hoy día es fácil conseguir agapornis papilleros. En algunos casos, los encontrarás en las tiendas de animales, sobre todo en los meses de invierno, ya que es cuando suelen hacer la puesta estos pájaros.

Sin embargo, también los criadores particulares pueden proporcionar esas aves, y a veces por un precio bastante inferior al de las tiendas. Hablamos, por ejemplo, de unos 20-25 euros por animal. A esta cantidad tienes que sumarle un bote o dos de papilla (que suele costar entre 12 y 15 euros cada uno), jeringas, y otros elementos imprescindibles para garantizar que el animal se desarrolle bien.

Cuidados de los agapornis papilleros

Cuidados de los agapornis papilleros

Bien, quizá ya has conseguido tus agapornis papilleros, pero ahora hay que ocuparse de ellos. Son animales que, por su edad, son como niños, y necesitas estar pendiente de ellos y que no les falte de nada para que crezcan y se desarrollen bien. Por eso, presta atención a:

Casita

Los agapornis papilleros no viven en jaulas al principio. De hecho, te diría que es lo peor que puedes hacer. Por experiencia, el mejor lugar para cuidar de estos agapornis es una simple caja de zapatos (con la tapa agujereada, por supuesto).

¿Por qué ahí? Porque en ese lugar, al ser pequeño, el calor se guarda mucho mejor. Además, y es algo que suele funcionar muy bien, olvídate de las piedras de calor y de otras fuentes de calor. Lo mejor es ponerle un calcetín gordito, o un jersey de lana. Es como mejor están porque les da mucha calor y no necesitan nada más.

Conforme crezca, es decir, cuando ya le salgan las plumas y vayas viendo que se va convirtiendo más en un ejemplar adulto, tendrás que tener una jaula y hacer que pase varias horas al día en ella para que se acostumbre a su nueva casa.

Alimentación

La alimentación de los agapornis papilleros pasa por una “papilla” que debes elaborar siempre en el momento en que se la vaya a tomar. Jamás le des una papilla que han pasado varias horas desde que la hiciste porque son animales delicados y puedes enfermarlo. Lo mejor es hacer la cantidad justa para esa toma.

Y hablando de tomas… Cada agaporni papillero es diferente, pero normalmente, cuando te lo dan pequeño (a partir del día 20-25), necesitará comer cada 2-3 horas. Ahora bien, por la noche, muchos pájaros se despiertan para la comida, así que tenlo presente por si tienes que levantarte a las 3-4 de la mañana para darle de comer. Otros, en cambio, por las noches aguantan bien las 8-9 horas sin comer. Como te decimos, realmente depende del pájaro.

En cuanto a la papilla, esta la venden en las tiendas de animales y se preparar con agua caliente. A la hora de darla, de pequeños necesitas una jeringa para que pueda comerla, y conforme van siendo más mayores ellos mismos se acercan al cuenco y se la comen solos.

Eso sí, una vez empiezan a ser adultos hay que pasarles a la comida de adultos. Para ello, se comienza con ramas de panizo, que es como el mijo, pero más blando. Ya después solo comerán mijo con algunas frutas y verduras (siempre y cuando lo hayas acostumbrado a ello).

Juegos

Normalmente se tienen uno o dos agapornis papilleros. Y el motivo por el que criarlos “a mano” es para que sean más dóciles y se puedan tocar, enseñarles juegos, etc. Es decir, que hay que dedicarles tiempo.

De nada sirve haber criado a un agapornis papillero si después lo dejas todo el tiempo en la jaula y no le prestas atención. Al final, se irá volviendo salvaje y, por mucho que lo hayas cuidado de pequeño, se olvidará.

Por eso, toma bien la decisión de tener como mascota un agapornis papillero porque requerirá:

  • Que lo saques de la jaula al menos 2-3 horas al día. Al principio se quedará contigo pegado, pero conforme coja confianza irá queriendo volar solo y ejercitarse.
  • Que juegues con él en ese tiempo, o al menos que pases tiempo con él.
  • Que lo dejes volar libremente por la habitación. Y eso implica que va a hacer sus necesidades en cualquier parte (salvo que le enseñes que debe hacerlas en su jaula, para lo cual se debe mantener abierta para que se meta cuando quiera).
  • Que le prestes atención. Sí, los agapornis papilleros pueden ser un poco “pesados” porque no dejarán de seguirte allá donde vayas. O si ven que dejas de prestarle atención, irán a por ti (para picarte flojito y que estés con ellos).

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*