Criar agapornis

criar agapornis

Criar agapornis hoy día no es nada difícil. Si tienes una pareja de estas aves sabes que van a ser inseparables y, si le proporcionas un ambiente tranquilo y ellos se sienten bien, lo normal es que te encuentres con que pongan huevos.

Pero, ¿cómo criar agapornis? ¿Hay alguna técnica mágica para conseguir que pongan más huevos? ¿Y cómo se cuidan? Todo eso y mucho más es de lo que te vamos a hablar a continuación.

La reproducción de los agapornis

La reproducción de los agapornis

La reproducción de los agapornis en cautividad se produce entre los meses de diciembre y febrero-marzo. Normalmente coincide con la época de frío, de ahí que no podamos precisar exactamente los meses porque dependerá de cuándo entre el frío. Sin embargo, es el invierno la estación que suelen escoger para hacerlo.

Esta tiene lugar cuando la pareja realiza un pequeño cortejo, por parte del macho. Si la hembra lo acepta, entonces tiene lugar la unión, que suele darse en apenas unos segundos, y repetirse varias veces en el mismo día. Transcurrido un poco de tiempo, la hembra empezará a preparar el nido, ayudada del macho. Es por eso que se les debe de proporcionar un nido e incluso material para construirlo (como pelo) para incentivar la reproducción.

También es importante aumentar la presencia de nutrientes, sobre todo de calcio, en la alimentación de los agapornis. Criar agapornis hará que requiere de un esfuerzo bastante grande por parte de la hembra, ya que tiene que formar el huevo en su interior y además expulsarlo. De hecho, uno de los problemas que pueden tener es que el huevo no salga y podría morir en el intento. Por eso, darles una buena alimentación es importante para que sobrelleve este momento lo mejor posible.

Artículo relacionado:
Agapornis papilleros

Los huevos los pondrá de uno en uno. Normalmente lo hacen a primera hora de la mañana y suelen hacer una puesta de entre 3 y 6 huevos, por lo que tardarán una semana como máximo en ponerlos. Después, tocará incubarlos. Este periodo tarda unos 22-25 días en llevarse a cabo, momento en que empezarán a nacer, de igual forma que al poner los huevos, de uno en uno.

Esto tiene un problema y es que, los “hermanos mayores”, por ser más grandes, pueden acaparar las atenciones y comida que llevan los padres, haciendo que los más pequeños mueran porque no les llega comida. También puede ocurrir que ellos los expulsen del nido, ya que rivalizan entre ellos y solo los más fuertes sobreviven.

Cómo criar agapornis

Cómo criar agapornis

Tener agapornis ahora mismo es algo común en muchos hogares desde que se hicieron famosos. Además, al ser pájaros que son fáciles de reproducir, no es descabellado encontrarte con que, un día, han puesto un huevo y tengas que correr a buscar un nido para que sigan colocando la puesta.

Ahora bien, hay dos formas de criar agapornis, ¿quieres conocerlas?

Criar agapornis los padres

La primera de las opciones, y también la más normal y natural de todas, es que los propios padres críen a sus hijos. En otras palabras, que sean ellos los que se encarguen de cubrir todas las necesidades de los animales.

En este caso, tú lo único que debes hacer es proporcionarle más alimento y más agua para que los padres puedan alimentarse bien y alimentar a sus hijos. Ellos se encargan de llevar la comida al nido, de repartirla entre sus hijos y de darles el calor que necesitan para crecer sanos y fuertes.

Pasadas unas semanas, serán las propias crías las que se aventuren a salir y los padres les enseñarán lo que deben saber (dónde está la comida, cómo comerla, cómo beber…).

Estos pájaros se consideran “salvajes” ya que se recomienda no tocar a las crías mientras los padres se ocupan de ellas para evitar rechazos. Solo en casos esporádicos, y donde los propios padres sean “domésticos” y estén acostumbrados a la mano del hombre, se podrían manipular las crías, aunque te arriesgas a que dejen el nido y no se hagan cargo de ellas.

Criar agapornis a mano

Criar agapornis a mano

Otra opción a la hora de criar agapornis es la de hacerlo tú mismo, es decir, criarlos a mano. A estas crías se les llama comúnmente agapornis papilleros, porque en lugar de alimentarse de los padres lo hacen a través de la mano humana y usando una papilla especial.

Esto tiene sus pros y sus contras. Muchos consideran que criar así a un animal es una forma de domesticarlo mucho más fácil y rápidamente. En cambio, hay quienes ven en esta práctica un peligro de sociabilización para con el pájaro. Ya que no tiene una figura de quien aprender cosas «de pájaros», como puede ser limpiar sus plumas, bañarse, alimentarse de frutas y verduras, etc.

Ahora bien, puede que se dé el caso que tengas que criar agapornis así por necesidad, es decir, porque los padres no cuidan a sus crías, porque los repudian, porque los han echado del nido, etc. Y antes que dejarlo morir, lo haces así.

Artículo relacionado:
Agapornis roseicollis

Para empezar, debes saber que criar agapornis «a mano» es como «tener un bebé». Tienes que estar atento a sus necesidades, que básicamente van a ser, al principio, de comer y dormir. De hecho, los consejos que podemos darte son los siguientes:

  1. Prepara una caja de cartón o plástico con tapa (con agujeros) y unos trapos, si pueden ser de lana, para que le den calor. Pon en la base unos papeles o arena para que recoger sus necesidades sea más sencillo.
  2. Ten a mano una papilla especial para agapornis. La venden en las tiendas de animales y se trata de un bote con un polvo que, con agua, se convierte en papilla. Eso sí, has de dársela caliente (sin que queme) y recién hecha, ya que si la haces y la guardas se pondrá mala.
  3. Con el tiempo tendrás que dedicarle más tiempo para que se socialice, y eso implica tenerlo fuera de la jaula y tener que limpiar cada vez que haga sus necesidades (es algo que no pueden evitar). Además, has de enseñarle a comer, beber y también a portarse bien.

A cambio, el pájaro establecerá un vínculo contigo que será mucho más fuerte que con otros pájaros, si bien es aconsejable buscarle una pareja (o criar a dos) para evitar que este acabe tomándote como su pareja.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*