Picadura de avispa

Cómo es la picadura de avispa

Los insectos son algo habitual cuando llega la primavera y el verano. Sin embargo, hay algunos que, además de habituales, son molestos, e incluso peligrosos para muchos. Hablamos de las avispas. La picadura de avispa no presenta gravedad, siempre y cuando no seas alérgico a ella.

Por eso, saber qué hacer cuando un insecto de este tipo nos pica, es muy importante. Y eso es lo que hoy vamos a tratar para que tengas una guía práctica y sepas cómo actuar.

Cómo es la picadura

Cuando te pica una avispa, el dolor es insoportable. Es algo con lo que vas a tener que lidiar durante unos minutos, o incluso horas, hasta que remita. En principio, no reviste ninguna gravedad, es decir, las picaduras de avispa, como pueden suceder con las de abeja, no son peligrosas. Solo hay una excepción y es que seas alérgica al veneno que eyacula en tu interior a través del aguijón. Debido a esto, debes tener en cuenta que hay dos tipos de reacciones a la picadura de avispa:

  • Reacción normal: Es la que tiene cualquier persona y que no es grave.
  • Reacción alérgica: A su vez, puede dividirse en dos tipos, la normal, donde se necesita de antihistamínicos y corticoides para tratarla a fin de que no vaya a más; o la grave, donde los síntomas se agravan y son más variados, necesitan una inyección de adrenalina y acudir de urgencias para que los profesionales te ayuden.
Artículo relacionado:
Picadura de avispa

En general, una picadura de este insecto genera una lesión en la zona donde te pica. Esta lesión se caracteriza por enrojecerse o incluso inflamarse por varios centímetros. Además, se genera tanto picor como un dolor intenso que, a menudo, es molesto e insoportable según el grado de dolor que aguante cada persona). En ocasiones, puede ocurrir que el aguijón de la avispa se quede en la piel, por lo que hay que sacarlo, bien con unas pinzas o empujando para que salga.

Cuando la picadura de avispa es grave (debido a una reacción alérgica), los síntomas que se producen habitualmente son dificultad para respirar o tragar (por una hinchazón en la garganta o el cuello); inflamación de otras zonas del cuerpo (no solo de donde ha picado); problemas para mantener el equilibrio (mareos, visión borrosa…); y problemas intestinales.

Picadura de avispa, ¿qué hacer?

Picadura de avispa, ¿qué hacer?

Que te pique una avispa no es algo que guste. De hecho, cuando acudes al campo, a una piscina, o incluso a la playa, puedes enfrentarte a ellas. Y aunque no es habitual picar, sí que pueden hacerlo como un mecanismo de defensa.

Ahora bien, ¿qué hacer cundo una avispa la toma con nosotros? Ante todo, mantén la calma y trata de soportar el dolor. Si notas síntomas como los que hemos descrito antes, y estos sin graves, acude de inmediato a un centro de salud, urgencias u hospital para ser tratado.

En caso contrario, si es una picadura de avispa normal, puedes hacer lo siguiente:

Localiza el lugar donde ha picado

Cuando la avispa «ataca», deja una forma lesionada. A esta se le llama pápula y suele provocar que se extienda más o menos por la zona. Debes revisar que no ha quedado el aguijón dentro porque, si es así, seguirá segregando veneno en tu interior, y puede ser peligroso.

Si tienes el aguijón, hay que quitarlo lo antes posible. Para ello, utiliza una tarjeta de crédito o algo similar para arrastrar el aguijón fuera de tu cuerpo. Si ves que no puedes, utiliza unas pinzas.

Aplica frío

A fin de que la inflamación no sea demasiado fuerte, además de para aliviar la quemazón, el picor y el dolor, puedes utilizar hielo en la zona. Eso sí, no lo apliques directamente, sino con un paño de intermedio.

Artículo relacionado:
Avispa asiática

Mezcla agua y vinagre

El agua y el vinagre a partes iguales, o el limón, son algunos de los remedios caseros a utilizar para las picaduras de avispa. Además, son neutralizadores del veneno de las avispas por lo que, una vez consigas que deje de actuar, el dolor va a disminuir, y lo mismo la inflamación (no así la rojez).

Si el dolor persiste, o empiezas a notar síntomas extraños, acude a un médico.

Picadura de avispa: así es la hinchazón que produce

Picadura de avispa: así es la hinchazón que produce

Dependiendo de la sensibilidad que tengas en la piel, la hinchazón será mayor o menor. También el tiempo que la avispa haya estado picándote, ya que a veces se quedan adheridas a ti y has de quitarlas tú mismo.

En general, la hinchazón suele ser de unos 2 centímetros, pero esta puede extenderse en el cuerpo varios más. Tu piel se volverá roja y muy sensible al tacto. Es posible que salga una erupción, con pompitas blancas incluso.

Cómo curar la picadura de avispa

Una vez realices los primeros auxilios ante una picadura de avispa, hay que tratarla para que esta se cure de manera adecuada.

El tratamiento para curar la picadura de avispa no es complicado, ni tampoco hay que mantenerlo mucho en el tiempo. Pero sí ser constante durante los días que vas a tener que tomarlo.

Cuando no es importante, solo con tomar unas pastillas para el dolor puede ser suficiente, aunque, en algunos casos, podría ser necesaria una pomada con antihistamínico o corticoides para bajar la inflamación y que la zona vuelva a su estado normal.

Además, es posible que, según la reacción, también tengas que tomarlo vía oral.

En caso de una reacción grave, al acudir a urgencias lo primero que harán será colocar una inyección de epinefrina para luchar contra lo que ha provocado el problema. Normalmente eso es suficiente para la picadura de avispa, pero es necesario mantenerlo en observación unas horas para ver cómo se desarrolla todo.

Cómo evitar que una avispa te pique

Cómo evitar que una avispa te pique

Como no queremos sufrir picaduras en ningún momento de nuestra vida, hay algunos consejos que, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, deberías seguir. Estos son:

  • Intenta no asustarte si tienes una avispa cerca. No des manotazos, ni tampoco movimientos bruscos porque eso solo la asustará y tendrás más probabilidades de que te pique.
  • No comas al aire libre, menos las frutas porque es algo que a las avispas les encanta. Si quieres comer así, intenta antes habilitar un espacio con telas metálicas o similares que proteja de que los insectos se acerquen.
  • No uses colores fuertes, irán a por ti. En cambio, si usas colores discretos, vas a pasar más desapercibido.
  • Cuidado con los perfumes que lleves, muchos himenópteros pueden sentirse atraídos por los olores (y acabar picándote).

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*