Qué comen los caballos

Para saber qué comen los caballos hay que tener en cuenta con son herbívoros

El mundo de la dietética es muy amplio tanto en las personas como en los animales. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene la alimentación para el bienestar de nuestras mascotas. No sólo mejoramos su piel y su pelaje, si no también su rendimiento. Por ello, si tenemos o estamos pensando en obtener un équido, es importante saber qué comen los caballos para poder ofrecerles una dieta equilibrada y mantenerlos de forma saludable.

Como es de esperar, la industria de la alimentación animal ya ofrece una amplia gama de piensos y snacks aptos para estos majestuosos mamíferos. Pero también les encanta comer ciertas frutas y verduras. Pero cuidado, el exceso no es bueno. Además, también existen hortalizas que pueden ser nocivas para ellos. Si quieres saber qué comen los caballos y qué alimentos no debemos darles, te recomiendo que sigas leyendo.

¿Qué es lo que comen los caballos?

Los équidos se alimentan principalmente de hierba

Para saber exactamente qué comen los caballos, es imprescindible conocer un poco su biología. Son herbívoros, por lo que su dieta se basa fundamentalmente en plantas, con especial atención en el pastoreo. Estos poderosos mamíferos tienen mandíbulas especializadas en masticar frutos, flores y hierbas. Al contrario de lo que pueda parecer por su gran tamaño, su estómago es muy pequeño y su sistema digestivo bastante delicado. Por ello, los caballos no son capaces de comer mucha cantidad de golpe. Un équido adulto requiere alrededor del 2% a 2,5% de su peso en alimento, mientras que sus necesidades de agua son de unos 40 litros al día.

Hay que tener en cuenta que la alimentación de los caballos salvajes difiere de los domesticados. Los primeros comen principalmente hierba que se encuentra en los prados. Además, se pasan la mayor parte del día alimentándose, se calcula que invierten alrededor de 16 horas en ello. Por este motivo debemos racionar la comida de los caballos en varias tomas pequeñas repartidas durante todo el día, para evitar que sufran cólicos. Después de cada toma, los caballos necesiten al menos una hora de descanso para poder hacer la digestión correctamente. Esto implica no darles de comer, ni montarlos ni forzarlos a hacer trabajos de carga.

Artículo relacionado:
Razas de caballos

Los équidos en cautiverio tienen normalmente una dieta más variada que los salvajes. Esta consiste en pienso específico para caballos y otros alimentos como, por ejemplo, la alfalfa, la avena, el maíz, las manzanas, el calabacín y las zanahorias. Sin embargo, la base de su dieta debería consistir en los siguiente:

  • Hierba: Proporciona la mayor parte de nutrientes necesarios para mantener la salud de los caballos.
  • Heno: Suele ser el sustituto de la hierba para los équidos domésticos. El heno más común es de alfalfa, bromo y timotea. Es la mejor opción para aquellos caballos que no pueden pastar. Antes de administrárselo, debemos asegurarnos de que no contenga humedad, moho ni polvo.
  • Granos: Se puede complementar la dieta de estos mamíferos con pequeñas cantidades de ciertos granos como la avena, la cebada o el maíz.

Alimentos comerciales y suplementos

Ahora que ya sabemos qué comen los caballos, es importante tener en cuenta que necesitan ciertas sales y minerales como complemento en su dieta. Al hacer ejercicio, los équidos pierden sodio y cloruro a través del sudor. Para reponerlo requieren una pequeña dosis de sal, que podemos ofrecérsela suelta o en forma de bloque. En el caso de que tuvieran algún déficit de vitaminas, habrá que administrárselas como suplemento en la dieta, pero sólo cuando así nos lo indica el veterinario.

En cuanto a los alimentos comerciales, existen varios tipos de piensos que aportan todos los nutrientes necesarios para que la dieta de los caballos sea equilibrada. Es importante asegurarnos de que sea de buena calidad y que el aporte de fibra, proteínas, minerales, aminoácidos y vitaminas sea el adecuado.

De todas formas, si en algún momento notamos que el caballo esta apático, sin ganas de comer y parece enfermo, debemos llamar al veterinario lo antes posible para que pueda diagnosticar cualquier patología y tratarla a tiempo.

¿Qué frutas y verduras pueden comer los caballos?

Existen muchas frutas y verduras que pueden comer los caballos con moderación

A parte de los alimentos básicos que comen los caballos, también podemos ofrecerles una gran variedad de frutas y verduras como complementos o para premiarlos cuando los estamos adiestrando. ¡Todas estas hortalizas les encantan! Pero debemos ser conscientes de que deben comer estos alimentos con moderación. Vamos a ver a continuación una lista de frutas y verduras aptas para el consumo équido:

  • Apio
  • Arándanos
  • Calabaza
  • Calabacines
  • Frambuesas
  • Fresas
  • Lechuga
  • Mango
  • Manzanas
  • Melocotón
  • Nabo
  • Naranja
  • Peras
  • Piña
  • Plátano
  • Remolacha
  • Sandía
  • Tomate (sólo el fruto, la planta en sí es tóxica)
  • Uvas
  • Zanahorias

Algunas frutas es recomendable dárselas sin corazón, como por ejemplo las manzanas. También hay que tener en cuenta que algunos alimentos, como el plátano o las calabazas, están contraindicados en caballos con parálisis periódica hipercamiélica, debido a su alto contenido en potasio. Recordemos que, aunque estos alimentos les gusten, un exceso siempre es malo.

¿Qué no darle de comer a un caballo?

Algunos alimentos pueden ser nocivos para los caballos

Al igual que existen frutas y verduras que pueden comer los caballos, también existen ciertos alimentos que pueden ser nocivos para ellos. Vamos a ver cuáles son:

  • Aguacate
  • Ajo
  • Brócoli
  • Carne
  • Cebolla
  • Coles de Bruselas
  • Coliflor
  • Piensos para ganado

A parte de estos alimentos, también es aconsejable evitar el salvado de arroz y de trigo, ya que ambos pueden provocar un desequilibrio de minerales en los caballos. Además, debemos evitar que coman césped desconocido, ya que no podemos saber qué productos químicos han podido rociar o si contiene plantas tóxicas. Tampoco es aconsejable abusar de los cereales ni de la alfalfa.

Como podemos ver, la dieta de los caballos puede ser muy variada. Es importante espaciar las raciones de comida y alimentarlos con pequeñas cantidades. A la hora de complementar su dieta básica con otros alimentos, debemos hacerlo con moderación. En el caso de que tengamos dudas, la mejor opción es acudir a un veterinario especializado en équidos. También si nuestro caballo padece alguna enfermedad o patología es buena idea consultar a un veterinario antes de suministrarle cualquier tipo de comida adicional.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*