Cobaya Sheltie

Características de la cobaya Sheltie

Fuente foto cobaya Sheltie: Roedorespedia

El reino animal de las cobayas es bastante amplio. Hay especies que, cuando las conoces, te quedas con la boca abierta porque son diferentes a lo que siempre has tenido en tu mente. Y eso es lo que ocurre con la cobaya Sheltie.

Caracterizada por un pelaje largo y un comportamiento muy dócil, puede convertirse en tu próxima mascota. Sin embargo, ¿qué características tiene la cobaya Sheltie? Conoce un poco más sobre la raza y sobre los cuidados que necesita para vivir feliz.

Características de la cobaya Sheltie

La cobaya Sheltie es más conocida en todo el mundo por su otro nombre, Silkie, que viene a significar «sedoso», una de las características de su pelo, además de ser bastante largo. Todo su cuerpo está cubierto por una gran mata de pelo, si bien en la parte de la cabeza (más concretamente en la cara), el pelo es mucho más corto. Su pelo es recto y largo, naciendo desde su cabeza hacia atrás.

Tiene unas patas bastante cortas y su cuello y cuerpo no se distingue fácilmente (solo al tacto) debido a su pelo. De hecho, lo que destaca es su cabeza, con un hocico alargado y achatado y unos ojitos redondos que hay que proteger para que el pelo no les moleste.

Su esperanza de vida está entre los 5 y los 10 años.

Hábitat del cuyo Sheltie

La cobaya Sheltie es originaria del Reino Unido. Concretamente, hablamos de los años 70, cuando, debido a un cruza entre una cobaya «Self Black» y una cobaya peruviana, nacieron estos ejemplares. Lo cierto es que podríamos decir que este cuyo es en realidad el resultado de un experimento, como muchas otras cobayas.

Debido a sus características, pronto fue una de las más queridas por las familias que empezaron a darle popularidad y reconocimiento hasta hoy día, en que es una de las cobayas más apreciadas y llamativas.

Cuidados de la cobaya Sheltie como mascota

Cuidados de la cobaya Sheltie como mascota

Fuente: guineapigcages

Tener una cobaya Sheltie no es igual que otras cobayas. En este caso necesita de un mantenimiento mucho mayor, además de cuidados diarios que no puedes olvidarte de proporcionarle. De hecho, es no es la mejor mascota para los niños, al menos no si quieres que tenga un pelaje siempre brillante y sedoso. Sin embargo, si eres de los que tiene tiempo para dedicárselo a tu mascota, aquí van las necesidades que vas a tener que satisfacerle.

Jaula

Empezando por la jaula, esta debe ser lo bastante amplia como para que se sienta cómodo. Ahora bien, debes tener en cuenta que la cobaya Sheltie, como cualquier otra, necesita salir de la jaula a diario para ejercitarse y moverse más de lo que le permite su hogar. Por eso, una jaula de mínimo 80 centímetros de largo y 40 de alto y ancho es suficiente.

Esta jaula debe tener una base adecuada (cubierta a ser posible para que no se lastime sus patitas). Pon una base, bien de arena, pellets, heno, etc. para que también le dé calor.

Artículo relacionado:
Cobayas de pelo largo

Debes colocarla en un lugar donde tenga una temperatura constante. El frío no lo toleran nada bien, porque s puede resfriar fácilmente. Pero tampoco le gustan las temperaturas altas porque podría sufrir de insolaciones o golpes de calor.

Higiene

Como has podido ver, la cobaya Sheltie tiene un pelaje bastante largo, y eso quiere decir que requiere de mayores cuidados para mantenérselo limpio y sin enredos (sobre todo si no quieres tener que cortárselo). Por eso, entre los cuidados que necesita están:

  • Un cepillado diario. Intenta usar un cepillo que sea suave, y a poder ser de plástico, ya que los de metal pueden tirarle demasiado del pelo. Cepilla en la dirección del pelo, nunca al contrario, y ten especial cuidado en la zona inferior, ya que es más sensible (y también donde te encontrarás más enredos). Es importante que el cepillado lo hagas todos los días.
  • Un corte de pelo. Pues sí, necesitarás cortárselo una vez al mes como mínimo (o cada 15 días) para evitar que tenga demasiado. Ten en cuenta que el pelo también pesa y puede incluso ser molesto para la cobaya.
  • Un baño. En este caso, opta por dos formas de bañarlo: por un lado, con un baño en seco, es decir, usando jabón en seco o toallitas; por otro lado, un baño de verdad, con agua y con un champú especial, siempre cuidando que no le entre en los ojos para que no se le irriten. El baño no es algo que tolere la cobaya Sheltie, por lo que tendrás que ir acostumbrándola desde pequeña.
  • Un secado. Después de bañarlo, no lo dejes mojado; primero, porque puede revolcarse y volver a ensuciarse, además de enredarse el pelo; y segundo porque podría resfriarse. Por eso, usa una toalla para secarlo y, en caso de usar secador, siempre a mínima potencia y aire templado.

La alimentación de la cobaya sheltie

La alimentación de la cobaya sheltie

Fuente: Paracobaya

La dieta de la cobaya Sheltie se basa principalmente en la ingesta de heno. De hecho, es lo que más come, pero también debes proporcionarle pellets de comida, agua y otros alimentos frescos. Hablamos, por ejemplo, de frutas y verduras ya que tienen vitamina C y otros nutrientes que, de por sí, el heno no va a aportarles.

En este caso debes tener cuidado de no dejarle la comida mucho tiempo, sobre todo si se pone mala, porque no solo podría comerla y enfermarse, sino que también se mancharía su pelaje y tendrías que asearla.

Tampoco le debe de altar el agua.

Artículo relacionado:
Cobaya peruviana

En cuanto a «dulces» o «caprichos» que puedas darle, opta por pipas sin sal o alfalfa. Son dos de los alimentos que más le gustan y, aunque no pueden comer mucho, de vez en cuando te lo van a agradecer.

Eso sí, ten en cuenta que son propensas a engordar fácilmente, por lo que se recomienda que tengan una rutina de ejercicios diarios para ayudarlas a que se muevan y a perder calorías para que se mantengan en un peso saludable.

La reproducción de la cobaya Sheltie

La reproducción de la cobaya Sheltie

La reproducción de la cobaya Sheltie es muy similar a la de otros cuyos. Una vez tiene lugar el apareamiento, la hembra pasará por una gestación de entre 59 y 72 días (aunque lo normal es que en el día 63 dé a luz).

Tendrá entre 2 y 4 crías, pero has de tener cuidado de su higiene ya que, debido a su pelaje, le es difícil mantener una buena higiene y el momento del parto puede ser complicada para ella asesarse (y para ellas estar limpias es sinónimo de estar felices).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*