Dónde viven los conejos

Algunos conejos viven en parques o cementerios

Si bien es cierto que las mascotas generalmente viven con nosotros en casa, algunas necesitas unos espacios más adaptados a ellas que otros. Además, los animales domesticados no siempre tienen las mismas necesidades que los salvajes. En el caso de los conejos podemos diferenciar entre mascotas y silvestres. Cuando son animales de compañía, obviamente habitan en nuestro hogar. ¿Pero dónde viven los conejos salvajes?

Para que podáis aprender más sobre este especie tan mona, vamos a explicar dónde viven los conejos silvestres. También daremos algunas pautas para adaptar nuestro hogar a los conejos domésticos para que estos estén lo más cómodos posibles.

¿Dónde viven y qué comen los conejos?

Los conejos viven en madrigueras o conejeras

Como se han llegad a descubrir muchos restos de este animal en la península ibérica, los expertos creen que el conejo era muy abundante durante la época del Paleolítico. A día de hoy podemos encontrar esta especie en toda Europa hasta Rusia y también en el norte de África. Además, ha sido introducida en muchos países del continente con motivos cinegéticos. En algunos sitios donde el conejo ha sido introducido por el ser humano, este mamífero se ha convertido en una plaga ya que no hay depredadores suyos naturales ni otros competidores. Un ejemplo de ello es Australia.

Generalmente, los conejos prefieren habitar en lugares secos y próximos al nivel del mar. Si el suelo es blando y arenoso, mucho mejor, pues les será más fácil construir sus madrigueras. A pesar de vivir en bosques, los conejos prefieren campos extensos con muchos matorrales donde poder esconderse de los depredadores. Hace tiempo también era muy habitual encontrar a estos animales en los campos de cultivo. Sin embargo, las nuevas tecnologías y métodos de arado destruyen sus madrigueras, lo que les ha hecho cambiar de hábitat. De todas formas, estos mamíferos han conseguido adaptarse de otra forma al ser humano, ocupando otros lugares como campos de césped, cementerios y parques. En algunas ocasiones podemos encontrarnos todavía a algún conejo en los campos de cultivo agrícola, pues ahí se alimentan de raíces, granos y lechuga.

En cuanto a la alimentación de los conejos, esta se basa principalmente en plantas de todo tipo de clases. Por lo general prefieren sus yemas, hojas, cortezas, frutos y las bayas silvestres. De forma esporádica pueden llegar a comer algo de materia animal únicamente como suplemento. Un rasgo que destaca mucho de los conejos es que suelen ingerir sus propias heces, especialmente por la noche. Se trata de un proceso muy rentable para ellos, ya que expulsan en las heces unas sustancias producidas por bacterias intestinales que son muy beneficiosas para los conejos.

Artículo relacionado:
Qué comen los conejos

A la hora de alimentar a los conejos domésticos, podemos encontrar diferentes tipos de heno y pienso que cubren todas las necesidades de los mismos. La base de su dieta doméstica debe ser el heno con un poco de pienso. Pero a parte podemos darles otros tipos de vegetales, tanto plantas verdes como verduras y frutas, siempre con moderación, ya que algunas pueden ser tóxicas para estos animales.

Artículo relacionado:
Verduras que pueden comer los conejos

Madrigueras vs. nidos​

Como ya hemos mencionado anteriormente, los conejos viven en madrigueras o conejeras que son hoyos bajo tierra. En cambio, existe otro animal muy parecido al conejo que vive en nidos construidos en el suelo. Se trata de la liebre. A pesar de ser bastante parecida, especialmente por las largas orejas que tienen ambas especies, esta última no cava hoyos en la tierra para vivir. Por ello es más habitual encontrar liebres correteando por el campo, ya que su entorno no se encuentra bajo tierra.

Artículo relacionado:
Conejos de campo

El conejo doméstico

Los conejos domésticos necesitan una jaula que cumpla ciertos requisitos

Ahora que ya sabemos dónde viven los conejos de campo, vamos a hablar un poco sobre cómo adaptar nuestro hogar para un conejo doméstico. Es importante tener en cuenta que estos animales son muy sensibles al estrés. Por ello, cuando traemos a uno de estos mamíferos a casa, este requiere un tiempo de adaptación a su nuevo ambiente. Es por este motivo que es aconsejable no molestarles muchos al menos durante los primeros dos días. Además, es recomendable dejar a los conejos únicamente en la jaula durante la primera semana.

Como acabamos de mencionar, es imprescindible tener una jaula bien equipada para estas mascotas. El tamaño de la misma depende del tamaño del conejo y de la cantidad de conejos que vayamos a tener. En ella debe haber siempre agua fresca y mucho heno accesibles para estos animales de compañía. También es altamente aconsejable proporcionarles un refugio en el interior de la jaula para que puedan dormir y cobijarse ahí. En cuanto a la higiene, lo ideal es limpiar la jaula con lejía diluida y aclararla posteriormente. Esta tarea debe llevarse a cabo un vez por semana.

Una vez que haya pasado el período de adaptación, podemos soltar al conejo por la casa o habilitar una zona vallada en el jardín o terraza. En ambos casos deberíamos poder vigilarlo. En el interior del hogar puede llegar a romper objetos, roer cables o quedarse atrapado debajo de algún mueble o cajón. Si lo tenemos en una zona vallada al aire libre, primero debemos asegurarnos de que no pueda salir de ese espacio ni saltando ni escarbando. También es importante no dejarlo expuesto al sol durante mucho rato. Otro motivo por el cual no debemos dejar al conejo desatendido en el exterior es por posibles depredadores naturales que podrían pensar en darse un festín con nuestra mascota.

Debido a que los conejos no toleran muy bien ni el excesivo frío ni el calor, debemos buscarles un lugar aceptable para estas condiciones. Además, deben encontrarse lejos de corrientes de aire. El interior de la jaula debe estar equipado con lo siguiente:

  • Recipiente para el heno
  • Bebedero (siempre con agua)
  • Comedero cerámico
  • Caseta de madera / refugio
  • Esquinero

Al tener un carácter muy juguetón, lo más recomendable es que los conejos tengan a su disposición cuerdas y juguetes diseñados específicamente para ellos.

Ahora ya sabéis dónde viven los conejos salvajes y por qué puede resultar difícil avistarlos en plena naturaleza. En cuanto al conejo como mascota, espero que la información aportada os haya resultado útil.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*