Allosaurus

El Allosaurus es el dinosaurio carnívoro del que se han encontrado más restos fósiles

El Allosaurus fue un gran terópodo alosáurido que vivió hace entre 161 a 145 millones de años. Su nombre proviene del griego «Allos – Extraño», en relación a su vértebra diferente a todos los dinosaurios conocidos,  y «Sauros – Lagarto». Este imponente carnívoro vivió en la zona de América del Norte y Europa.

Fue descubierto en 1869 en el Colorado por una vértebra caudal incompleta, dónde erróneamente se creyó que sería la pezuna de un caballo prehistórico. Compartió época con varios gigantescos saurópodos como el Brachiosaurus, Diplodocus o el Apatosaurus, y también con otros herbívoros como el Stegosaurus, los cuáles debieron ser parte de sus presas. Es también el dinosaurio carnívoro más común encontrado en restos fosilizados, 60 especímenes de él.

Artículo relacionado:
Tiranosaurio Rex

Quizás el Allosaurus no destaque por un rasgo particular, como podría ser algún cuerno o extremidades características. Sin embargo, esta apariencia de terópodo típico si dejaba vislumbrar lo temible que debió ser, pues se trataba de un terópodo más grande en comparación a los demás.

Con unas fuertes y masivas patas y garras, bien balanceado por su cola, y un peso bastante «ligero» por su gran tamaño, lo convertían en un buen cazador. En este artículo encontrarás todo lo que hicieron destacar y cobrar protagonismo a este dinosaurio del que se han encontrado muchos restos fósiles.

Anatomía del Allosaurus

El Allosaurus llegaba a correr a una velocidad de 55 km/h

Del Allosaurus se conocen 8 tipos diferentes que son potencialmente válidos, entre los cuáles el más conocido es el del Allosaurus Fragilis. Su tamaño puede variar de una especie a otra. Las dimensiones del A. Fragilis son de unos 8 a 8’5 metros de longitud y unos 3’5 metros de altura, con un peso entorno a las 1 a 1’5 toneladas. Para determinar la longitud de los otros especímenes encontrados, se extrapolan las longitudes de los fémures, sobretodo para ejemplares donde no se ha encontrado una cola completa.

Debido a su reducido peso, se considera que tendría una agilidad notable, también así para su desplazamiento. Podría haber llegado a velocidades de entre 30 y 55 km/h. Sin embargo, la musculatura y longitud de sus patas no serían tan fuertes como las del Tiranosaurio Rex. Tenía 9 vértebras en el cuello, 14 en la espalda, 9 en el sacro y aunque las de la cola son desconocidas, se estiman en unas 50 vértebras. Los miembros delanteros eran más pequeños que los traseros, una tercera parte de estos, pero sus brazos y garras eran muy masivos, además de recordar sus garras a la de los águilas.

Artículo relacionado:
Stegosaurus

El esqueleto del Allosaurus muestra facciones de aves, igual que lo que ocurre en otros terópodos. Un ejemplo serían las vértebras huecas del cuello con sacos aéreos usadas para la respiración. Y algo que se ha observado en algunos restos fósiles, no en todos por su difícil fosilización, es la presencia de gastralias (costillas abdominales). El hueso principal de la cadera era grande y fuerte, y el pubis con unos salientes que habría servido para la inserción de los músculos así como apoyo para reclinar el cuerpo hacia tierra.

Cráneo

El cráneo de Allosaurus medía entre 85 y 90 centímetros

La longitud media del cráneo del Allosaurus fue de entre 85 a 90 centímetros, iba en relación al tamaño del individuo. Algo anecdótico es que a pesar de tener un tamaño craneal modesto en relación a su cuerpo y anatómicamente fuerte, la mordida era bastante débil. Esto llevó a los científicos a considerar que una posible forma de ataque del Allosaurus sería la de emboscar a sus presas, acecharlas, y luego incluso pegar golpes con la mandíbula moviendo el cráneo como si de un hacha se tratase. (Nota de un servidor: Personalmente me cuesta de imaginar).

Los huesos que estaban en la punta del hocico estaban dispuestos en forma de D, y estaban conformados por 5 dientes. Los de la mandíbula superior tenían en cada lado entre 14 y 17 dientes, de 10 cm de longitud. Los de la mandíbula inferior, también entre 14 y 17 por cada lado, se volvían más pequeños, estrechos y curvados a medida que se iba hacia la parte posterior. De media, se puede considerar que tenía entre 60 y 70 dientes en total. Todos los dientes terminaban de forma aserrada y se perdían con facilidad, por lo que eran reemplazados de forma continuada.

Artículo relacionado:
Pteranodon

La parte superior del cráneo era fina, por lo que posiblemente eso facilitaba la termorregulación cerebral. A diferencia de otros terópodos, los Allosaurus tenían dos abultamientos parecidos a unos cuernos como extensión al hueso lagrimal y unas protuberancias óseas. Estas protuberancias estaban dispuestas paralelamente sobre el hueso nasal, los bordes de la cabeza y encima de los ojos. Se ha especulado que podrían haber servido para proteger del sol a los ojos, para exhibiciones o incluso en combate, aunque estarían formados por queratina y serían algo débiles.

Alimentación del Allosaurus

El Allosaurus era un depredador que no le importaba el tamaño de sus presas

Existe un consenso entre los paleontólogos en que el Allosaurus era un depredador de dinosaurios herbívoros que atacaba a distintos tamaños, desde pequeñas a grandes presas. Cuando las presas eran pequeñas se cree que un Allosaurus podría haberlas capturado él sólo, sin embargo con presas mayores como el Stegosaurus o Brachiosaurios no. La razón está en que por tamaño y forma de defenderse, se habría encontrado en desventaja, por lo que habría atacado a las presas más débiles, cómo crías, enfermas o que estuvieran heridas.

De entre evidencias encontradas, se observó una cola de Apatosaurio con una mordida de Allosaurus. Siempre está la posibilidad de que dicho mordisco fuera hecho carroñeramente. Por otro lado, si se han encontrado evidencias de que existían ataques a Stegosaurios. En unos restos fosilizados, se pueden ver heridas a la cola de un Allosaurus producidas por las espinas de la cola de un Stegosaurio, así como mordidas en el cuello de un Stegosaurus producidas por un Allosaurus.

Artículo relacionado:
Spinosaurus

Se intuye que por los grandes lóbulos olfativos el Allosaurus se habría guiado en gran parte por el olfato. Además, en los yacimientos donde se ha encontrado es el carnívoro con más presencia de restos fósiles encontrado, por lo que habría sido el de mayor dominancia en su época en las áreas encontradas. Incluso hay un yacimiento en Utah, Estados Unidos, con decenas de Allosaurus. Probablemente se cree que fueron atraídos por una ciénaga con dinosaurios herbívoros que habían fallecido previamente, y eso les condujo hasta ellos para morir de golpe también.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*