Anquilosaurio

El anquilosaurio fue un dinosaurio que usaba su gran maza en la cola para defenderse

El Anquilosaurio fue un dinosaurio tireoforo anquilosáurido que vivió a finales del período Cretácio hace entre 68 y 66 millones de años. Unas de las características que lo hacen más popular es su particular coraza en forma de armadura y su gran maza al final de la cola. De hecho, su propio nombre que proviene del griego, viene a significar «Lagarto Acorzado». La región por la que este gran reptil se movió fue Norteamérica, y coincidió tanto en región como por época con algunos dinosaurios tan famosos como el Triceratops o el Tiranosaurio Rex.

En este artículo encontrarás todo lo relacionado con el Anquilosaurio. Desde las formas en las que pudo haber usado su gran maza del final de su cola para la defensa, siendo una presa peligrosa para sus potenciales depredadores. También hablaremos sobre su anatomía y dimensiones, su gran y pesada armadura, su cráneo, etc. Así que si quieres saber más, continúa leyendo!

Anatomía del Anquilosaurio

El anquilosaurio pesó unas 6 toneladas y pudo llegar a medir hasta 9 metros de longitud

La longitud del anquilosaurio llegó a alcanzar los 6’25 metros, en altura pudo llegar a los 1’70 metros y un peso aproximado de 6 toneladas. Estas dimensiones fueron propuestas por el paleontólogo Kenneth Carpenter, aunque otros investigadores han apoyado dimensiones mayores, de 8 metros y hasta más de 9. Todo esto a razón de que no se ha encontrado en realidad un fósil completo de él, sino restos fragmentados. Y aunque era bastante ágil y capaz de defenderse bien, su velocidad de desplazamiento no era rápida y se estima que podría haber alcanzado los 10 km/h.

Hay partes de su cuerpo aún desconocidas, como la pelvis, los pies y la cola. Lo que sí se sabe seguro a día de hoy es que la estructura de su cuerpo era baja y ancha. Era cuadrúpedo, es decir, caminaba con las 4 patas, y tenía las traseras ligeramente más altas que las delanteras. Tanto húmero como fémur eran anchos y robustos, y por analogía de dinosaurios cercanos a él, es posible que sus pies traseros tuvieran 3 dedos.

Su armadura, el elemento más característico del anquilosaurio, consistía en los botones y las placas de hueso conocidas como osteodermos. No se han encontrado con ninguna articulación, y aunque su posición exacta en el cuerpo es desconocida, por analogía con otros similares se deduce donde irían colocados. Las dimensiones de los osteodermos son muy variadas, iban desde 1 cm hasta los 35’5 cm y eran muy aplanados a comparación de otros anquilosáuridos. Tenía además medios anillos en el cuello a modo de armadura, pero su disposición no se sabe con precisión, al haber sido encontrados sólo a partir de fragmentos.

Cráneo

No se ha encontrado un esqueleto completo de anquilosaurio

Tenía el cráneo estrecho y triangular, más ancho que largo. Su «pequeña» boca estaba dotada de dientes triangulares con forma de hoja y aserrada al igual que otros herbívoros y eran más altos que anchos. En los tres cráneos de anquilosaurio encontrados, se encuentran pequeñas diferencias, pero se cree que esto es más a razón del proceso de fosilización que pudo darse. Las cuencas de los ojos eran casi redondas y las crestas por encima de las órbitas se fusionan para dar lugar a los cuernos superiores del escamoso. Estos cuernos apuntaban hacia atrás, y los inferiores (los yugulares) apuntaban hacia atrás y hacia abajo, todos ellos con forma piramidal.

Su hocico se arqueaba hacia la parte delantera y acaba en forma puntiaguda. Sus cavidades nasales estaban separadas por un tabique en línea media que dividía el interior de la boca en dos mitades. En comparación con otros anquilosáuridos su mandíbula era baja en proporción a su longitud y su fila de dientes en línea recta en lugar de ser arqueada. Sólo en el cráneo más pequeño de los 3 encontrados se conserva en su totalidad la mandíbula, y esta mide 41 cm de largada.

Mazo en la cola y defensa

El anquilosaurio tenía un gran mazo en la cola que usaba como defensa

El gran mazo que el anquilosaurio tiene en la cola se compone de dos grandes osteodermos. Por la mitad del mazo, pasaba una final línea de pequeños osteodermos que seguían la misma línea de la cola y dividía en dos secciones este mazo. Sólo existe una de ellas conservada de uno de los restos fósiles encontrados, y ésta medía un ancho de 45 centímetros. Estaba sujeta a la cola por 7 vértebras, las cuáles sostenían su maza, y no estaban separadas por cartílagos, sino que estaban directamente soldadas. Estaban sujetas y unidas por tendones osificados.

Se deduce muy probablemente que hubiera usado el final de su cola como arma para la defensa. Un impacto de ella hubiera sido lo bastante fuerte como para romper los huesos de un atacante que hubiera intentado agredirlo. Así lo demuestra un reciente estudio que se realizó en 2009, en las que se concluye que un impacto por parte de los dos grandes osteodermos hubiera tenido la facilidad de romper huesos, pero que sin embargo las pequeñas y medianas bolsas, ubicadas en el más extremo final, no hubieron podido. Aún y así, es una mera conjetura, y aunque es altamente probable, no existen pruebas que concluyan que la hubiera usado para su defensa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*