Cuellilargo

Existen varias especies diferentes que pertenecen a los cuellilargos

Son muchas las especies de dinosaurios descubiertas a día de hoy. Los paleontólogos, los científicos y los investigadores realizan una gran labor a la hora de describir a estos majestuosos animales extintos. Hace años ya, algunos de estos lagartos se han hecho muy famosos también entre las personas que no se dedican a la paleontología. Sin embargo, los nombres otorgados a los dinosaurios son sumamente complicados y difíciles de recordar. Por ello, no es de extrañar que a lo largo de los años surgieran ciertas palabras para referirnos a un grupo en concreto, como por ejemplo cuellilargo.

Este concepto abarca todos aquellos herbívoros con un cuello extremadamente largo. En la actualidad, el animal que se podría incluir en este grupo sería la jirafa. Pero entre los dinosaurios había unos cuantos más que destacaban por tener un cuello muy largo en relación a su cuerpo. El Brachiosaurus, el Apatosaurus o el Argentinosaurus son sólo unos ejemplos. En este artículo hablaremos sobre los cuellilargos y sus representantes más famosos.

¿Cómo surgió la palabra «cuellilargo»?

Piecito era un Apatosaurus, pero lo llamaban cuellilargo

A pesar de que la palabra «cuellilargo» en sí ya existía hace mucho tiempo, no fue hasta la aparición de la saga «En busca del valle encantado» que se comenzó a utilizar popularmente para referirse a aquellos dinosaurios cuyo cuello era extremadamente largo. En esta serie de películas infantiles, el protagonista llamado Piecito es un Apatosaurus. No obstante, teniendo en cuenta que los nombres científicos pueden ser difíciles de pronunciar y poco atractivos para los niños, los solían llamar cuellilargos. Al igual pasa con otras especies: Los Triceratops reciben el nombre de «tres-cuernos», mientras que los Tyrannosaurus rex son llamados «diente-agudo» en esta saga.

De esta manera, los guionistas han conseguido enganchar a los más pequeños de la casa. Por ello, toda una generación ha crecido conociendo estos nombres otorgados a grupos de dinosaurios, convirtiéndose en palabras muy populares. Años después, con la aparición de la saga «Parque Jurásico», los dinosaurios han dado un salto a la fama incluso manteniendo sus nombres científicos.

Motivos de la longitud del cuello de los cuellilargos

Durante la era mesozoica, la fauna tenía todo tipo de formas y estructuras. Mientras que algunos dinosaurios eran bípedos, otros caminaban a cuatro patas. Algunos poseían espinas, plumas o escamas, mientras que otros estaban dotados de alas o caparazones. A nivel adaptativo, cada especie desarrolló diferentes características para poder sobrevivir a las respectivas condiciones ambientales.

En cuanto a los cuellilargos, todos eran herbívoros. Sus largos cuellos les servían para poder alcanzar los vegetales que se encontraban más altos y así alimentarse. Además, su altura les otorgaba mucha visión para poder detectar depredadores a tiempo y huir. Sus colas debían ser grandes y largas para poder hacer de contrapeso y así mantener el equilibrio. Respecto al tamaño, los cuellilargos son los dinosaurios más grandes que han existido. Por la gran abundancia de comida, estos animales pudieron evolucionar hasta alcanzar tamaños tan gigantescos. Así la naturaleza podía mantener un equilibrio entre flora y fauna, ya que cuanto mayor es el tamaño del animal, más alimento debe consumir para poder mantenerse.

El más cuellilargo de todos

Hace unos 160 millones de años, durante el período del Jurásico tardío, un cuellilargo llamado Qijianglong habitaba lo que conocemos actualmente como Asia. Pertenecía al grupo de los Mamenquisaurios, cuyo rasgo más distintivo son sus extensos cuello. No obstante, la gran longitud del cuello del Qijianglong parece desafiar las leyes de la física. Normalmente, el cuello ocupa aproximadamente un tercio del cuerpo. Sin embargo, en este caso abarca la mitad.

¿Cómo es posible que pudiera mantener el equilibrio? Es curioso, pues resulta que las vértebras de este animal están rellenas de aire. De esta manera, su peso se ve aligerado de manera extrema. Además, el Qijianglong casi sólo podía mover el cuello de arriba a abajo, como una grúa. Esto se debe a que las articulaciones que se encuentran entre las vértebras están diseñadas de tal manera que dificultan los movimientos laterales.

El descubrimiento de este dinosaurio demuestra que pudo haber habido diferencias importantes entre diferentes especies de Mamenquisaurios.

Ejemplos de cuellilargos

Como ya hemos mencionado anteriormente, son muchas las especies que pertenecen a los cuellilargos. A continuación hablaremos un poco sobre las más conocidas.

Brachiosaurus

El Braquiosaurio es el cuellilargo más famoso a día de hoy

Comenzamos este listado con el que posiblemente sea el cuellilargo más famoso de todos: El Braquiosaurio. Este gigantesco herbívoro es el primer dinosaurio en aparecer en la primera entrega de «Parque Jurásico». Vivió hace 154 millones de años en la actual Norteamérica, durante el período del Jurásico superior.

El Brachiosaurus pertenece a los saurópodos. Sin embargo, tiene algunas características que lo diferencian de los demás animales del mismo grupo. Por ejemplo, sus patas delanteras son más largas de lo habitual y su cola, en cambio, es más corta en relación a su cuello. Este cuellilargo medía entre 26 y 30 metros de largo y podía alcanzar una altura de hasta 16 metros, según los expertos.

Artículo relacionado:
Braquiosaurio

Probablemente, el Braquiosaurio se alimentaba principalmente de hojas, ya que tenía un fácil acceso a ellas debido a su largo cuello. De hecho, su cabeza estaría sobre unos 9 metros de altura en una posición completamente recta. Por ello, su fuente de alimentación debería encontrarse como mínimo a 5 metros de altura sobre el suelo. No obstante, los paleontólogos no descartan que fuera capaz de buscar comida por debajo de esa altura si hubiera tenido la necesidad de hacerlo. Otro dato curioso sobre este cuellilargo es que era capaz de consumir entre 120 y 400 kilos de vegetales a diario.

Diplodocus

La cola del diplodocus era similar a un látigo

Durante el período del Jurásico, un cuellilargo llamado Diplodocus habitó la actual Norteamérica durante casi 10 millones de años. Los expertos especulan que fue una presa difícil para algunos depredadores de la época, como el Allosaurus o el Carnotaurus. Por ello consiguió sobrevivir tantísimo tiempo. Como fue el dinosaurio más grande conocido durante varios años, es uno de los más famosas en la actualidad.

Debido a los muchísimos esqueletos de Diplodocus hallados, es uno de los dinosaurios mejor estudiados. Los rasgos más característicos de este animal son su cuello extenso y su cola larga similar a un látigo. Podía alcanzar una longitud de 25 metros y es posible que su peso oscilara entre las 10 y las 16 toneladas. Además, investigaciones recienten han señalado que este herbívoro poseía espinas puntiagudas y estrechas hechas de queratina alrededor del dorso.

Artículo relacionado:
Diplodocus

En cuanto a la alimentación del Diplodocus, al igual que los demás cuellilargos, era herbívoro. No obstante, este dinosaurio se diferencia de los demás saurópodos por sus peculiares dientes. Las coronas dentales eran largas, delgadas y elípticas en la sección transversal, mientras que en el ápice forma un punto romo y triangular. Según los expertos, la forma de masticar del Diplodocus debió ser diferente en comparación con el resto de saurópodos. Como su cuello era bastante flexible, seguramente podría haber conseguido alimento a diferentes niveles de altura, incluso sumergiéndose para ingerir plantas acuáticas.

Apatosaurus

El apatosaurus era un dinosaurio cuellilargo muy famoso

Anteriormente habíamos mencionado que los cuellilargos de la saga «En busca del valle encantado» son Apatosaurus, de los cuales vamos a hablar a continuación. Esta especie de saurópodo vivió durante el período del Jurásico y es famosa por ser de las pocas de las cuales se han encontrado un esqueleto completo. Gracias a ello, los expertos han podido averiguar mucho acera de este animal.

El Apatosaurus podía alcanzar una longitud de hasta 25 metros y una altura de 5 metros. Respecto a su peso, rondaba nada más ni nada menos que unas 30 toneladas. La piel de este herbívoro era bastante gruesa, haciéndolo menos vulnerable a los ataques de depredadores y a las temperaturas bajas. Su cuello estaba formado por 15 vértebras, mientras que su cola poseía más de 80. Similar a los elefantes, sus patas eran muy gruesas y robustas. En cuanto a la cabeza, era muy pequeña en relación al cuerpo. El cerebro del Apatosaurus medía solamente 10 centímetros.

Artículo relacionado:
Apatosaurus

Según algunas especulaciones, este herbívoro era muy pacífico y vivía en mandas. Debido a su largo cuello no tenía la necesidad de competir con otros dinosaurios por comida. Respecto a la reproducción del Apatosaurus, se sabe que se llevaba a cabo de forma sexual y que ponía huevos.

Patagotitan mayorum

A pesar de no ser muy conocido, el Patagotitan mayorum no puede faltar en esta lista de cuellilargos, ya que se trata posiblemente del animal más grande de todos los tiempos. Fue descubierto hace relativamente poco, en el año 2014. Según los expertos, pudo alcanzar 37,2 metros de longitud y si peso estaría alrededor de las 69 toneladas. Este gigante habitaba en la actual Sudamérica durante el período del Cretácico.

Artículo relacionado:
Dinosaurio más grande

Sin embargo, los datos acerca de sus dimensiones sólo están basados en cálculos aproximadas, ya que sólo se han hallado huesos sueltos de este dinosaurio. Por ello, es posible que siga siendo el Argentinosaurus el animal más grande que haya existido, pero los paleontólogos especulan que los restos hallados del Patagotitan mayorum pertenecen a individuos jóvenes que todavía no habían alcanzado su tamaño adulto.

Puede que el Patagotitan mayorum realmente sea el animal más grande que haya pisado la faz de la tierra. No obstante, los paleontólogos siguen investigando y descubriendo restos fósiles nuevos, por lo que es posible que encuentren alguna especie que supere incluso a este titán.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*