Dilophosaurus: Mitos y Realidades

El Dilophosaurus no tenía ninguna membrana ni escupía veneno

El Dilophosaurus es sin duda uno de los dinosaurios más populares a día de hoy, gracias a su aparición en la primera película de la trilogía de «Parque Jurásico» en 1993. Vivió a principios del Jurásico en la actual Norteamérica. Su nombre significa «lagarto de dos crestas». Al igual que otros terópodos, se caracterizaba por poseer 3 garras en las extremidades y tener huesos huecos.

En el año 1954 se describieron los primeros ejemplares de este animal. Sin embargo, no se le asignó su nombre hasta una década después. A pesar de que el Dilophosaurus sea uno de los terópodos jurásicos más antiguos que se conozca, también es de los menos comprendidos actualmente. A día de hoy se considera que es un género perteneciente a la familia Dilophosauridae.

Descripción del Dilophosaurus

El Dilophosaurus medía 7 metros de largo y pesaba 400 kilos

Este carnívoro bípedo podía llegar a medir 7 metros largo, 3 metros de alto y pesar 400 kilos. Por ello se convierte en uno de los primeros depredadores grandes, siendo aún así más pequeño que otros terópodos posteriores a él. Tenía una constitución delgada y ligera y el cráneo era relativamente grande en proporción a su cuerpo. Su hocico era estrecho y tenía una brecha para la nariz en la mandíbula superior. Sin embargo, lo que más destacaba de este reptil eran sus dos crestas longitudinales que se encontraban en su cabeza. Actualmente se sigue desconociendo la función de éstas. Los dientes del Dilophosaurus eran curvados y largos.

Se especula que este depredador bípedo pudo haber cazado animales grandes, al igual que peces y animales más pequeños. Además, es posible que tuviera un crecimiento rápido. Se estima que podía llegar a crecer hasta 35 centímetro cada año en las primeras etapas de su vida.

Crestas

El Dilophosaurus tenía dos crestas longitudinales en la cabeza

Está muy discutido cuál era la función real de las crestas del Dilophosaurus. Entre las posibles funciones se encuentra la termorregulación, pero esta teoría está muy cogida con pinzas ya que las crestas no tenían surcos para la vascularización. Otra posibilidad sería su uso en despliegues sexuales, en tal caso se podría pensar que el Dilophosaurus vivía en grupos. Que se pudieran utilizar en luchas queda descartado debido a su fragilidad.

En el año 2011, dos paleontólogos estadounidenses llamados Kevin Padian y John R. Horner propusieron una nueva teoría. Según ellos, todas las «estructuras extrañas» como crestas, cuernos, cúpulas y volantes que se manifestaban en los dinosaurios servían para poder separar a las diferentes especies, ya que no existe ninguna evidencia científica que confirme otra funcionalidad. A esta teoría respondieron los paleontólogos Rob J. Knell y Scott D. Sampson en el mismo año. Argumentaron que esta teoría es muy probable como función secundaria de estos ornamentos. Sin embargo, ven más probable su uso relacionado con la selección sexual, ya que conllevaba un coste muy alto desarrollar tales estructuras. Además, variaban mucho dentro de la misma especie.

Dieta del Dilophosaurus

El dilophosaurus pudo haber sido piscívoro.

A día de hoy no se sabe exactamente cuál era la dieta del Dilophosaurus. El mundo de la paleontología se divide entre teorías diferentes respecto a la alimentación de este dinosaurio.

El paleontólogo estadounidense Samuel P. Welles estaba convencido de que este carnívoro era carroñero. Señaló que la brecha subnarial era responsable de que la mordedura de este dinosaurio no fuera muy poderosa. Además, Welles no encontró nada que indicara que el cráneo del Dilophosaurus poseyera cinesia craneal. Esta característica hace posible que los movimientos de los huesos sueltos del cráneo estén relacionados entre sí. Por lo tanto, este paleontólogo pensó que el Dilophosaurus utilizaba sus dientes para desgarrar y perforar, y no para morder. Opinaba que si realmente atacaba a otros animales, lo podía hacer únicamente con las garras.

En el año 1986, otro paleontólogo estadounidense llamado Robert T. Bakker afirmó que el Dilophosaurus estaba adaptado para cazar animales grandes y que era lo suficientemente fuerte como para hacer frente a los herbívoros del Jurásico inferior. Dos años después, Welles descartó su teoría inicial del carroñero y explicó que el hocico de este carnívoro estaba mejor adaptado a la caza de lo que había llegado a pensar anteriormente. Además, sus dientes resultaron ser más letales que sus garras. También especula que pudo haber rebotado con su cola, como hacen los canguros actuales, mientras atacaba a su presa.

Artículo relacionado:
Spinosaurus

¿El Dilophosaurus quizá era piscívoro?

La teoría más reciente especula que el Dilophosaurus pudo haberse alimentado de peces. En el año 2007, Milner y James I. Kirkland señalaron que los extremos de las mandíbulas de este dinosaurio formaban una roseta de dientes entrelazados al expandirse hacia los lados. Esta característica se puede observar también en otras especies piscívoras, como los espinosáuridos o los gaviales. Además, contaba con aberturas nasales retraídas que podrían haber sido una ayuda a la hora evitar que entrara mucha agua en las fosas nasales durante la pesca. Finalmente queda por destacar que, al igual que el Spinosaurus, tenía los brazos y las garras lo suficientemente largas como para pescar su comida.

Curiosidades

El Dilophosaurus vivó durante el período del Juásico

Durante una excavación realizada en el año 1966 en Rocky Hill, en Estados Unidos, para la construcción de la carretera interestatal 91, se hallaron huellas de un dinosaurio similar al Dilophosaurus. Por ello, este carnívoro fue elegido como el dinosaurio estatal de Connecticut en al año 2017. Se averiguó que el lugar del descubrimiento de dichas huellas había sido un lago triásico. Debido a esto se decidió mover la carretera y se creó un parque llamado «Parque Estatal Dinosaurio». En el año 1981 se le donó a este parque la primera reconstrucción a tamaño real de un Dilophosaurus. Inicialmente se había propuesto que este animal fuera el dinosaurio estatal de Arizona en 1998. No obstante, esta petición fue denegada ya que el Dilophosaurus no era exclusivo de esa zona, y se le otorgó este honor al Sonorasaurus.

De fósil a estrella de Hollywood

El Dilophosaurus aparece en la película de "Parque Jurásico"

Todos los fans de dinosaurios hemos oído hablar del famoso Dilophosaurus. Este tiene su momento estrella en la primera película de franquicia «Parque Jurásico» dirigida por Steven Spielberg, al igual que en el libro escrito por Michael Crichton. En esta película, el depredador ataca a un empleado del parque que intenta huir con unas muestras de ADN robadas durante una tormenta devastadora. El Dilophosaurus, como muestra ofensiva, despliega una membrana retráctil del cuello y escupe veneno a los ojos de su víctima, al igual que hacen algunas serpientes actuales. Tras cegar al pobre hombre, se abalanza sobre él y lo devora. Desgraciadamente, estas dos características han sido una de las muchas invenciones de Hollywood. No existe ninguna evidencia científica que demuestre que el Dilophosaurus poseía una membrana retráctil ni que podía escupir veneno.

Además, en «Parque Jurásico» el Dilophosaurus tiene un tamaño menor al del Velociraptor representado en la película, que realmente está basado en el Deinonychus. Sin embargo, el Dilophosaurus era el doble de grande, como hemos comentado anteriormente. Esto convierte a este famoso depredador en el dinosaurio más «ficcionalizado» de la franquicia.

Artículo relacionado:
Deinonychus

Con la fama de la trilogía, también llegaron muchos productos derivados, como juguetes y videojuegos, en los que no puede faltar este popular depredador jurásico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*