Dinosaurios carnívoros

Existían dinosaurios carnívoros de todos los tamaños

Son muchos los dinosaurios que conocemos hoy en día. Gracias a las investigaciones y análisis llevados a cabo por la paleontología, contamos con mucha más información acerca de los animales extintos que habitaban la tierra hace millones de años. En este artículo hablaremos sobre los dinosaurios carnívoros y daremos algunos ejemplos de los más famosos.

A pesar de su temible aspecto, no hay que olvidar que su rol dentro de los ecosistemas era de vital importancia. Ayudaban a regular las poblaciones de sus presas y así evitar superpoblaciones. A día de hoy son un referente en el mundo de las novelas y las películas, de las cuales destaca la saga de «Parque Jurásico». Tanto en las novelas como en las películas, los dinosaurios carnívoros como el Velociraptor o Tiranosaurio Rex juegan un papel fundamental en la trama. Aunque la vida de los protagonistas humanos corre peligro por estos monstruosos animales, dan a entender en varias ocasiones que solamente siguen su instinto.

Características de los dinosaurios carnívoros

Todos los dinosaurios carnívoros tienen algunos rasgos en común

Existen muchas especies de dinosaurios carnívoros que varían mucho tanto en forma, tamaño y comportamiento. No obstante, hay algunas características que tienen todos en común, aún siendo de diferentes épocas:

  • Un número elevado de dientes curvados y serrados. Una adaptación perfecta para su dieta.
  • Huesos huecos y largos.
  • Garras puntiagudas y curvadas en las manos. Así podían desgarrar la carne o la carroña y someter a sus presas.
  • Bipedismo. Esto quiere decir que andaban sobre sus dos patas traseras.
  • Una curvatura de la columna vertebral en forma de «S» a nivel del cuello. Debido a este rasgo podían elevar la cabeza por encima de la espalda, lo que les proporcionaba una mejor visibilidad.
  • Articulaciones intracraneales. Gracias a ellas, los huesos de los cráneos de los dinosaurios carnívoros eran capaces de moverse entre ellos. Es por esta característica que podían ingerir bocados muy grandes.

Alimentación de los dinosaurios carnívoros

La dieta de los dinosaurios carnívoros podía ser generalista o muy específica. Es decir: O bien se alimentaban de todo tipo de carne, o sólo comían un tipo de animal o incluso especie en concreto. Los tipos de animales principales que formaban la dieta de estos temibles reptiles extintos son los siguientes:

  • Pequeños mamíferos.
  • Pequeños vertebrados como lagartijas, lagartos, anfibios, etc.
  • Otros dinosaurios de todos los tipos: omnívoros, herbívoros e incluso otros carnívoros más pequeños.
  • Peces.
  • Carroña.

Dentro de los dinosaurios carnívoros habían muchos que se alimentaban de carroña. Cuando un animal moría, el cuerpo del mismo desprendía un hedor que atraía a los carroñeros incluso encontrándose a muchos kilómetros de distancia.

Tipos de dinosaurios carnívoros

Los dinosaurios carnívoros cazaban en solitario o en manada

Resulta ser muy útil agrupar a los dinosaurios carnívoros para conocer mejor sus hábitos. Se pueden diferenciar según lo que comían o según el medio en el que habitaban. Así pues existen los dinosaurios carnívoros terrestres y marinos. El primer grupo estaba compuesto por la mayoría, ya que la caza era más fácil y tenían a su disposición más recursos, como las garras y las manos.

Los dinosaurios carnívoros marinos también eran muy destacables. Los más importantes fueron los sauropterigios. Se trata de la familia cuyos integrantes tenían el mayor tamaño durante el período del Triásico. Entre ellos destacaba el Kronosaurus, que podía llegar a medir más de diez metros de largo. Llegados a este punto es posible que algunos se sorprendan, pensando que los mosasaurios eran los dinosaurios carnívoros marinos más grandes que habitaban los mares. Hay que fijarse en una ligera diferencia: Los mosasaurios fueron lagartos acuáticos que estaban emparentados con los varanos actuales, no eran dinosaurios.

Otra manera de clasificar a los dinosaurios carnívoros es según su alimentación o hábito de caza. Como ya hemos mencionado anteriormente, existían carroñeros. Estos tenían mandíbulas débiles y delgadas. Por ello no podían resistir las tensiones que hacían falta para sujetar a una presa viva. Los depredadores activos, en cambio, tenían unas mandíbulas muy fuertes. Entre ellos se pueden distinguir a los que cazaban en manda y los solitarios. Los primeros solían tener un tamaño pequeño o medio y al atacar conjuntamente a sus víctimas podían derribar a herbívoros más grandes que ellos. A diferencia de ellos, los depredadores solitarios solían ser mucho más grandes y poseían unas garras y dientes tan poderosos que les permitía cazar a solas.

Ejemplos de dinosaurios carnívoros

A continuación pondremos algunos ejemplos de los dinosaurios carnívoros más famosos y hablaremos un poco de cómo eran.

Tyrannosaurus Rex

El Terópodo más conocido es el Tiranosaurio

El tiranosaurio es sin lugar a dudas el dinosaurio más famoso de todos. Su nombre significa «tirano lagarto rey». Destacaba por tener un cráneo enorme, casi del tamaño de una persona, y unos brazos extremadamente cortos. Este dinosaurio carnívoro ha podido ser estudiado muy a fondo, ya que se han encontrado muchos restos fósiles bien conservados.

Artículo relacionado:
Tiranosaurio Rex

Actualmente, los expertos discuten acerca de la dieta de este gigantesco animal. Existe la hipótesis de que el Tyrannosaurus Rex no fuera un cazador activo, si no un carroñero. Uno de los argumentos que respalda esta teoría es que sus brazos eran demasiado cortos como para poder desgarrar o agarrar a presas.

Velociraptor

El velociraptor estaba cubierto de plumas

Otro de los dinosaurios carnívoros más populares en la actualidad es el Velociraptor. Le debe su fama a la saga de «Parque Jurásico». Sin embargo, muchos viven un poco engañados por estas películas. Si bien es cierto que este depredador era muy inteligente, su aspecto físico no corresponde al de las representaciones cinematográficas de Spielberg. En realidad, el Velociraptor era más pequeño, llegando a una altura máxima de 0,5 metros. Además, su cuerpo estaba cubierto de plumas. El aspecto que tiene este carnívoro en las películas corresponde más bien al dinosaurio conocido como Deinonychus, pero los productores de la saga consideraron que el nombre de «Velociraptor» era más sencillo e imponente.

Artículo relacionado:
Velociraptor

Sin embargo, sí que es cierto que este animal estaba dotado de una gran inteligencia, ya que su cerebro era muy grande en relación a su cuerpo. También han acertado en los que respecta su velocidad y su comportamiento en grupo a la hora de cazar. A pesar de ser más pequeño de lo que nos han podido hacer pensar, el Velociraptor era un depredador muy peligroso.

Spinosaurus

La alimentación del spinosaurus se debió en gran parte a presas marinas del norte de África

A pesar de la fama que tiene el Tiranosaurio, el Spinosaurus era el dinosaurio carnívoro más grande que ha existido. Tiene mucho protagonismo en la tercera entrega de «Parque Jurásico», en la que los protagonistas saben que está cerca cuando suena un móvil que se había tragado anteriormente. Además, consigue derrotar a un Tyrannosaurus Rex en una pelea, dando a entender la ferocidad de este animal. Lo más destacable de esta inmensa bestia es su aleta dorsal. Algunos paleontólogos piensan que le servía para regular su temperatura corporal, mientras que otros opinan que la podría haber utilizado para nadar.

Artículo relacionado:
Spinosaurus

El Spinosaurus podía adaptarse perfectamente a una vida terrestre, caminando a dos o a cuatro patas. También se defendía a nivel acuático. Los expertos especulan que pudo haber sido piscívoro, o como mínimo incluir peces en su dieta. En lo que sí coinciden todos es que era un animal todoterreno.

Dilophosaurus

El Dilophosaurus vivó durante el período del Juásico

Entre los dinosaurios carnívoros más destacables se encuentra también el Dilophosaurus. Su nombre significa «lagarto de dos crestas», pues posee dos crestas en el cráneo. Sin embargo, los científicos no saben cuál fue exactamente la función de las mismas. Mientras que unos dicen que servían para la regulación de la temperatura corporal, otros argumentan que se trataba de un rasgo para atraer al sexo opuesto en la época de reproducción y unos pocos opinan que se trata de un ornamento que simplemente sirve para diferenciarlo de otras especies parecidas.

Artículo relacionado:
Dilophosaurus: Mitos y Realidades

Al igual que los dinosaurios que hemos nombrado anteriormente, el Dilophosaurus también tiene su aparición en la primera película de la saga «Parque Jurásico». Ahí es representado como un dinosaurio de tamaño un poco menor que los Velociraptores del largometraje, con una membrana retráctil y capaz de escupir veneno. Estas tres características no corresponden a realidad. El Dilophosaurus era el doble de grande que su representación cinematográfica. Además, no existe ninguna evidencia científica que confirme que poseyera una membrana retráctil o que pudiera escupir veneno.

Compsognathus

El compsognathus fue el dinosaurio más pequeño que existió

Finalmente hablaremos un poco del Compsognathus. Este dinosaurio carnívoro fue popular por ser el más pequeño de todos. No obstante, a día hoy se han hallado algunos de menor tamaño. Aún y así es el dinosaurio carnívoro más pequeño de su época. A pesar de su estatura, era un depredador muy ágil y feroz que se alimentaba principalmente de pequeños vertebrados e insectos.

Artículo relacionado:
Compsognathus

Su nombre proviene del griego y significa «Mandíbula delicada/refinada». En cuanto a los restos fósiles, sólo se han hallado en Francia y en Alemania. También aparece en la saga de «Parque Jurásico», donde lo representan fielmente. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica que corrobore que cazara en manadas.

Estos son sólo unos pocos ejemplos de los dinosaurios carnívoros más conocidos. Los había de todos los tamaños y con comportamientos diferentes. Aunque todos los depredadores actúan por instinto y supervivencia, podemos sentirnos afortunados de no haber coincidido con estos imponentes animales en la misma época. ¡Qué miedo!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*