Los dinosaurios más peligrosos que existieron del Jurásico

Lista de los dinosaurios más peligrosos que existieron

Algunos de gran tamaño e imponentes. Otros pequeños, ágiles y rápidos. Varios dinosaurios que escupían veneno, y los que usaban la estrategia y llevaban a cabo emboscadas. En este artículo vas a encontrar a varios de los dinosaurios más peligrosos que existieron. Según los registros encontrados, se han identificado unos 1.000 dinosaurios, y la cifra podría ser todavía mayor. A tantas especies diferentes, cada una de ellas ocupaba un rol y definía su particular forma de defenderse o atacar. Presas y depredadores tuvieron que ingeniárselas en un mundo hostil para encontrar su hueco, no ser pisoteados, o para poder alimentarse. Y de entre ellos, hubieron varios que los convirtieron en auténticas fieras a temer.

En este artículo encontrarás los dinosaurios más peligrosos que existieron. Las formas en las que desarrollaban sus estrategias individuales o grupales. Y las peculiares formas en las que podían atacar y defenderse. Un tributo a todos aquellos dinosaurios que por su ferocidad, los convirtieron en los más temibles de su era.

Anquilosaurio

El anquilosaurio usaba la bola de su cola como maza para defenderse

A pesar de ser herbívoro, no hay que pensar que por eso sería pacífico. El anquilosaurio sabía defenderse muy bien. Bajo una armadura de placas óseas y en algunos casos espinas, sabían hacer frente a depredadores y demás dinosaurios que les hacían frente.

Midieron unos 7 metros de longitud, un altura de 1’7 metros, y pesaban entorno a las 6-6’5 toneladas. Vivieron hace más de 120 millones de años, y usaban su gran cola como si de una maza se tratara. Su caparazón óseo impedía las mordidas y el daño de los depredadores carnívoros que intentaban atacarlo. Ese tiempo extra que ganaban, podían emplearlo en defenderse muy agresivamente. Una de las técnicas usadas era la de su cola, usándolo como martillo, y golpeando fuertemente. Podían incluso romper las patas de otros dinosaurios, dejándolos no sólo fuera de combate, sino como presas fáciles para otros carnívoros.

El Anquilosaurio fue sin duda, un herbívoro con gran capacidad de combate.

Utahraptor

el Utahraptor fue un dinosaurio muy agrsivo ágil y rápido

Con una longitud de 6 metros, una altura que podía llegar a los 2 metros, y un peso de entre 300 y 1.000 kilos, el Utahraptor vivió hace 126 millones de años aproximadamente. Eran carnívoros, y estaban dotados de un cuerpo que los hacía ágilmente rápidos.

Aunque no se les ha encontrado plumas, sí aparecen restos filogénicos que hacen pensar que las poseían. El Utahraptor habría hecho uso de su velocidad para sorprender a sus presas. Estos ataques rápidos, sin dar tiempo a reaccionar a sus presas, les convertían en unos de los dinosaurios más peligrosos que son dignos de pertenecer a esta lista.

Tiranosaurio Rex

El tiranosaurus rex era capaz de matar a sus víctimas con una sola mordida

Por muchos años se creyó que fue el más grande y temible de los carnívoros. Aunque a día de hoy se sabe que hubieron otros de más temibles, no por eso lo convierte en menos peligroso. El Tiranosaurio Rex vivió a finales del período cretácico, hace entre 66 y 68 millones de años. Sus dimensiones eran de hasta 13 metros de largo, 4 de altura y un peso que rondaba entre las 6 y 8 toneladas.

Podía llegar a alcanzar los 27 km/h, y es que su gran tamaño lo volvía a su ve también más lento de lo que inicialmente se pensaba. Tenía un sentido del olfato supe desarrollado, y le permitía percatarse de sus víctimas a muchísima distancia. Su gran potencia de mandíbula lo volvían el más fuerte entre los conocidos, porque mientras muchos otros carnívoros debían morder varias veces, para acabar con sus presas al Tiranosaurio le bastaba solo 1 vez. Así pues, una sola mordedura del Tiranosaurio, era suficiente para acabar con sus víctimas. Entre sus curiosidades, el diente más grande que se ha encontrado de él, llegaba a medir la friolera de 30 centímetros de largo.

Liopleurodon

El liopleurodon era capaz de acelerar muy rápido en el agua y fue el dinosaurio marino más peligroso

Fue el dinosaurio marítimo carnívoro más feroz que haya existido. Este superdepredador vivió hace entre 160 y 155 millones de años en los mares que cubrían Europa. Sus dimensiones son algo controvertidas, pero se estima aproximadamente que podría haber medido 10 metros, aunque algunos científicos sugieren que tal vez podría haber alcanzado los 25 metros. Su masa corporal, aproximadamente de entre 1’5 y 4 toneladas, o incluso más.

El Liopleurodon, era muy veloz desplazándose por el agua y con gran resistencia física. Con una poderosa mandíbula, propia de un cráneo que medía una séptima parte de su longitud, atrapaba a sus presas después de perseguirlas durante grandes distancias. Las localizaba a distancia por los olores que sus presas dejaban. Además, a raíz de nuevas investigaciones con robots, indican que aunque la disposición de sus aletas no eran muy eficientes nadando, sí lo eran en aceleración. Algo bastante apropiado para un dinosaurio marino que la emboscada era su fuente de alimentación.

Carnotaurus

El carnotaurus deriva su nombre de tener dos cuernos en la cabeza

Vivió hace entre 70 y 72 millones de años en Sudamérica. Su nombre proviene de «toro carnívoro» al ser el único terópodo con dos cuernos en la cabeza. Midió de 8 a 9 metros de longitud, y un peso de entre 1 y 3 toneladas. El Carnotaurus es considerado el más veloz dentro de su categoría y con una potencia de salida muy fuerte. La única posibilidad de escapar de él, era ser más veloz o ágil, porque de atrapar a la presa, su ferocidad era enorme. Pocos podrían haberle llegado a hacer frente.

Además su campo de visión era binocular y podía ver con profundidad. Este rasgo era muy inusual en los dinosaurios, al tener sus órbitas oculares mirando hacia el frente.

Spinosaurus

El spinosaurus fue el dinosaurio carnívoro más grande que existió

Considerado el dinosaurio carnívoro más grande del mundo. Más grande incluso que el Tiranosaurus y el Carnotaurus. Vivió hace entre 112 y 93 millones de años. Y su longitud fue de entre 13 y 18 metros, un peso aproximado de 8 toneladas.  Su mandíbula era muy parecida a la del cocodrilo, llena de dientes muy puntiagudos.

A diferencia de muchos otros carnívoros que perseguían presas terrestres, el Spinosaurus parece ser que se alimentaba de fauna marina. Algo que su cráneo y mandíbula alargada le hubieran facilitado al sumergir su cabeza bajo el agua. Para detectar a sus presas, tenía unas estructuras en el hocico que le permitían detectar ondas de presión de sus presas para localizarlas fácilmente. Eventualmente también se habría alimentado como carroñero de restos de otros dinosaurios.

Velociraptor

El velociraptor fue uno de los dinosaurios más inteligentes

Rápido, ágil, agresivo, inteligente, y feroz. El velociraptor es sin duda para muchos unos de los dinosaurios más peligrosos que existieron. Vivió hace 75 millones de años en lo que hoy es Asia. A pesar de su pequeño tamaño de 1’8 metros de longitud, 0’75 metros de altura, y un peso aproximado de 15 kilos, es uno de los dinosaurios más temibles.

El velociraptor solía atacar en solitario, pero es posible que atacara en manadas para cazar dinosaurios mucho más grandes. Uno de los puntos de ataque era al cuello, logrando así matar a sus presas. Atacar a dinosaurios más grandes a comparación a su tamaño era una práctica habitual.

Tenía un cuerpo recubierto de plumas, bípedo, y una morfología parecida a la de los pájaros. Además, era muy veloz, llegando a alcanzar los 64 km/h. Con sus rápidos movimientos, y siempre en guardia de los movimientos de sus presas era muy difícil que el velociraptor desistiera. Una vez las alcanzaba, atacaba ferozmente hasta acabar con ellas, usando su particular garra para destripar a sus presas. Fue sin duda, uno de los dinosaurios más peligrosos que existieron.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*