Ichthyosaurus

El Ichtthyisaurus era muy parecido al delfín

A principios del siglo XIX, Mary Anning halló el primer fósil completo en Inglaterra: El del Ichthyosaurus. A pesar de su semejanza a los delfines actuales, no era un mamífero, si no un reptil acuático extinto que habitaba aguas europeas de Bélgica, Suiza e Inglaterra. Se supone que su hábitat natural era el mar abierto. Existió a finales del Triásico y se extinguió a principios del Jurásico, hace entre 200 y 185 millones de años.

El nombre de este dinosaurio acuático, «Ichthyosaurus», proviene del griego. La palabra «ichtyhis» significa «pez», y la palabra «saurus» significa «lagarto», por lo que su nombre se podría traducir como «pez lagarto».

Descripción del Ichthyosaurus

Existen muchos esqueletos bien preservados del Ichthyosaurus

El Ichthyosaurus podía llegar a medir unos dos metros de largo y unos 50 centímetros de alto, siendo así de los más pequeños dinosaurios entre sus parientes. Se especula que su peso rondaba los 90 kilos, similar a un oso americano moderno. En una zona de Alemania, llamada Holzmaden, se hallaron rocas jurásicas con muchísimos, por no decir cientos de fósiles de esta especie. Estos esqueletos fósiles estaban muy bien preservados, algunos huesos incluso estaban articulados. Además, se llegaron a encontrar fósiles con especímenes de crías en el interior. Gracias a estos hallazgos se pudieron deducir muy bien aspectos físicos y rasgos de comportamiento que tenía el Ichthyosaurus. Estas características no son exclusivas de este dinosaurio, si no que se han dado también en otras especies de ictiosaurios como el género relacionado Stenopterygius.

Artículo relacionado:
Teorías sobre la extinción de los dinosaurios

Este lagarto acuático tenía una aleta muy carnosa en la espalda y una aleta caudal muy grande. Además, poseía dos aletas delanteras y dos aletas traseras, probablemente para poder mantener el rumbo y el equilibrio en mar abierto. Estos rasgos físicos se saben con certeza a día de hoy gracias a los fósiles alemanes que incluso muestran el contorno de la piel. Además, se especula que podía alcanzar una velocidad de 45km/h en el agua, moviendo la cola de lado a lado.

Como los huesos del oído del Ichthyosaurus eran bastante sólidos, se supone que transfería las vibraciones del agua al oído interno. Como esta característica resultó ser bastante inútil para este animal, acabó desapareciendo en los ictiosaurios posteriores. Sin embargo, se especula que el sentido que más le ayudaba a la hora de alimentarse era la vista, ya que tenía unos ojos muy grandes y sensibles que estaban protegidos por placas óseas. Los orificios nasales se encontraban muy cerca de los ojos, lo que le pudo facilitar coger aire en la superficie.

Dieta

El Ichthyosaurus se alimentaba de peces y calamares

Tras el descubrimiento de heces fosilizadas, también llamadas coprolitos, se dedujo con mucha certeza que este dinosaurio se alimentaba principalmente de peces y calamares. El Ichthyosaurus tenía un hocico muy largo con el que atrapaba a sus víctimas y las apresaba con sus dientes afilados. A pesar de ser un depredador temible para muchos peces, él mismo también podía convertirse en presa para tiburones y otros ictiosaurios más grandes, como por ejemplo el Temnodontosaurus, en el cual se han hallado restos de crías de Ichthyosaurus entre sus grandes costillas.

Gestación del Ichthyosaurus

El ichthyosaurus podía dar a luz hasta once crías

Inicialmente se pensaba que, al igual que hacen otros reptiles acuáticos, el Ichtyhosaurus ponía sus huevos en tierra. Como ya hemos comentado anteriormente, se hallaron esqueletos fósiles de este lagarto acuático que contenían especímenes de crías ya formadas en su vientre. Por lo tanto, estos dinosaurios tenían un nivel de adaptación muy bueno y se podían considerar organismos pelágicos, lo que significa que no regresaban a la tierra. Debido a este descubrimiento se sabe que el Ichthyosaurus era vivíparo. ¿Esto qué significa? Los animales vivíparos son aquellos cuyo embrión se desarrolla en el vientre de la hembra. Ahí, tras la fecundación, recibe el oxígeno y el alimento necesario para crecer y para el desarrollo de sus órganos hasta el nacimiento. Este fenómeno se da en casi todos los mamíferos, incluidos los seres humanos. Las crías del Ichthyosaurus sacaban primero la cola para evitar ahogarse durante el parto.

No obstante, el nacimiento de un bebé siempre conlleva riesgos. En la imagen inferior vemos el esqueleto fósil que está expuesto en el museo de ciencias naturales de Stuttgart, en Alemania. Esta hembra murió justo antes o durante el parto. Tras su fallecimiento, una de las crías fue expulsada mediante gases de putrefacción, y tres esqueletos más pequeños se encuentran todavía fosilizados en el vientre de la madre.

El Ichthyosaurus era vivíparo

Otras teorías sostienen que el Ichthyosaurus era ovovivíparo. Esto quiere decir que la hembra generaba los huevos en el interior de su útero, y estos se abrían dentro de él, un proceso similar al de los tiburones actuales. Se supone que la Ichthyosaurus embarazada buscaba lugares poco profundos para el parto. Así, las crías recién nacidas podían llegar de forma rápida a la superficie para coger aire. A día de hoy se ha calculado que podía dar a luz hasta once crías.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*