Megalosaurus

El Megalosaurus fue un terópodo carnívoro

Fuente: Wikimedia – Autor: IJReid – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Megalosaurus_reconstructed_skull.png

Entre los muchos carnívoros extintos que habitaban la tierra hace millones de años se encuentra el Megalosaurus. Lo bautizaron con este nombre debido a su gran tamaño. Por ello, la traducción sería «lagarto grande». Este dinosaurio vivió durante el período del Jurásico, hace unos 167 millones de años. Teniendo en cuenta los lugares en los que se han hallado los restos fósiles de este animal, es posible que habitara regiones de Europa, América, África y Asia. Además, según las investigaciones, está relacionado con el Poekilopleuron de Francia y el Torvosaurus de Norteamérica.

Si te interesa este enorme carnívoro, sigue leyendo este artículo. Hablaremos sobre su historia, su alimentación y descripciones actuales y antiguas.

Descripción del Megalosaurus

El nombre de Megalosaurus significa "lagarto grande"

Fuente: Wikimedia – Autor: Conty – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Megalosaurus_SIZE.png

Inicialmente, los restos fósiles pertenecientes al Megalosaurus fueron muy escasos. Entre ellos se encontraban apenas unos dientes, una mandíbula y algunas vértebras. Sin embargo, con el paso de los años se han ido encontrando más retos fósiles de este enorme animal. Gracias a ellos, existe actualmente una idea más general sobre este carnívoro.

Su cabeza era muy grande. Las mandíbulas eran alargadas y tenían más de treinta dientes aserrados y afilados. Con ellos, el Megalosaurus desgarraba la carne de sus presas. Con el fin de evitar perder estas vitales armas, las raíces de los dientes estaban calvadas de forma eficaz en la mandíbula. Esta característica es importante para este dinosaurio, ya que su método de caza consistía en morder el cuello de sus víctimas. Otros terópodos en cambio, como el Allosaurio, utilizaban las mandíbulas para golpear a sus presas.

Artículo relacionado:
Terópodo

En cuanto a su constitución, no era muy similar a la de los raptores. Por ello, es probable que su fuerte no fuera la velocidad. No obstante, los investigadores han calculado que con sus largas y musculosas patas traseras, el Megalosaurus podría haber sido capaz de correr a más de 22 kilómetros por hora. Respecto a los brazos, estos eran bastante cortos y poseían un total de tres dedos con garras afiladas.

Descripciones antiguas

Benjamin Waterhouse Hawkins fue un escultor y zoólogo inglés. Construyó un modelo del Megalosaurus para una exhibición en el Crystal Palace. Este modelo todavía está conservado a día de hoy. Por aquel entonces, los primeros paleontólogos jamás habían visto una criatura semejante. Los reconstruían con un aspecto similar a un dragón de la mitología popular, caminando a cuatro patas y con una cabeza enorme. Fue en mitad del sigo XIX cuando fueron hallados otros terópodos en Sudamérica. A partir de entonces fue desarrollado un cuadro más exacto en cuanto al aspecto de estos dinosaurios.

Sin embargo, aún con los nuevos descubrimientos seguía vigente una gran confusión: Todos los terópodos europeos fueron considerados Megalosaurios. Además, se reprodujo un diagrama del esqueleto del Megalosaurus incluso antes de haber hallado alguna vértebra perteneciente a este animal. Por ello, el dibujante alemán Friedrich von Huene utilizó como base las espinas dorsales del Altispinax. Se trata de otro terópodo grande que poseía espinas altas en sus vértebras dorsales, por lo que fue clasificado de forma ocasional como espinosáurido. Debido esta serie de confusiones, muchos de los dibujos antiguos del Megalosaurus lo muestran con un profundo borde espinal o una vela pequeña, parecida a la del Spinosaurus. Una vez que el mundo científico y paleontológico comenzó a tomarse más en serio las clasificación de estos lagartos extintos, los terópodos fueron reclasificados.

Historia del Megalosaurus

Existen una reconstrucción del Megalosaurus en el Crystal Palace

Fuente: Wikimedia – Autor: Chris Sampson – https://www.flickr.com/photos/lodekka/5752294556/

Este gran carnívoro fue el primer dinosaurio en obtener un nombre y en ser estudiado. En el año 1676 se encontró un trozo de un hueso en la cantera de Cornwell, en Inglaterra. Desde ahí, este fragmento fue enviado a la Universidad de Oxford para ser estudiado por el Dr. Robert Plot. Un año más tarde, en e1677, publicó la descripción del Megalosaurus. El trozo del hueso hallado fue reconocido como una parte del fémur. A partir de esta información, lo único que pudieron sacar en clave es que se trataba de un dinosaurio tan grande que era imposible que perteneciere a alguna especie conocida en aquel entonces.

Artículo relacionado:
Spinosaurus

Desgraciadamente, el fragmento del hueso desapareció. No obstante, existe una ilustración muy detallada sobre él. Ésta ha podido ser utilizada para estudiarlo a detalle. Años más tarde, en 1852, Benjamin Waterhouse Hawkins creó la escultura del Megalosaurus para el Crystal Palace que resultó ser todo un avance en el mundo paleontológico.

Alimentación del Megalosaurus

El gran tamaño del Megalosaurus hace pensar a los científicos que pudo haber sido un carnívoro con mucho apetito. Es posible que entre sus presas se encontraran estegosaurios y algunos saurópodos, como por ejemplo el Cardiodon y el Bothriospondylus. Esta teoría se sostiene debido a que todos ellos coincidieron el período del Jurásico. Sin embargo, algunos científicos no están de acuerdo con que fuera un cazador activo. Existen hipótesis que señalan que el Megalosaurus pudo haber sido carroñero. Por este motivo, es posible que su dieta estuviera basada en animales muertos o en presas que otros carnívoros no terminaban.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*