Microraptor

El Microraptor tenía cuatro alas

La palabra «Microraptor» proviene del griego, traducido significaría «pequeño rapaz». Como bien nos indica su nombre, era un carnívoro del tamaño de una paloma, aproximadamente, y veloz. Es de los dinosaurios más pequeños que han existido de entre los que se conocen. Dentro del género de Microraptor, existen tres especies: Microraptor zhaoianus, Microraptor gui y Microraptor hanqingi. Estas tres especies vivieron a principios del Cretácico, hace alrededor de 125 a 113 millones de años en el Aptiense, en Asia. Estudios posteriores sugieren que las tres especies son realmente variaciones del Microraptor zhaoianus Cryptovolans, y no especies diferentes.

Existen más de 300 especímenes fósiles de este depredador expuestos en museos de todo el mundo. De los fósiles mejor conservados se puede deducir con bastante certeza que este dinosaurio tenía plumas. Este dato refuerza la teoría de que las aves descienden de los dinosaurios. Incluso existen estudios que sugieren que pudo haber sido capaz de realizar un vuelo activo. A pesar de su parecido anatómico con las aves, se considera un dinosaurio no aviar que pertenece el grupo de los dromeosaurios, junto al Velociraptor.

Descripción del Microraptor

Existen más de 300 especímenes fósiles de Microraptor

En esta imagen que tomé en el museo de ciencias naturales de Stuttgart, en Alemania, se puede apreciar un espécimen fósil de Microraptor. Tiene restos de comida en el estómago y plumas en la cola y en los brazos. Este depredador era de los dinosaurios no aviares más abundantes dentro de su ecosistema y es el dromeosáurido con más fósiles hallados a día de hoy.

Este depredador medía entre 42 y 83 centímetros de largo y podía llegar a pesar un kilo. Su hábitat natural eran bosques donde se deslizaba de árbol en árbol para cazar sus presas como podían ser pájaros, mamíferos y lagartos voladores. Los huesos superiores de las extremidades delanteras eran muy largos, el cuello era estrecho y sus dientes eran lisos y estaban parcialmente serrados.

El Microraptor es especialmente conocido por los paleontólogos por tener plumas de vuelo inusualmente largas en sus piernas, no era habitual en los primeros pájaros ni en los dinosaurios con plumas. Además, su cuerpo estaba cubierto por una capa gruesa de plumas y en el extremo de su cola se encontraba una vela con forma de diamante, que seguramente servía para darle más estabilidad a la hora de volar.

Artículo relacionado:
Velociraptor

Color

En el año 2012, el paleontólogo Quanguo Li examinó los melanosomas, que son células de pigmentación, de un nuevo espécimen y pudo determinar que el plumaje tenía un color negro y azulado con un efecto iridiscente, es decir: El tono de la luz varía dependiendo del ángulo desde el que se mira, como puede pasar, por ejemplo, con las burbujas de jabón, las manchas de aceite o las plumas de los pavos reales. No está del todo claro la función que desempeñaba este fenómeno óptico para el animal, pero se supone que, al igual que las aves actuales con plumajes iridiscentes, lo utilizaban para comunicarse y con intenciones de apareamiento.

El Microraptor tenía un color iridiscente

Alas del Microraptor

Curiosamente, el Microraptor poseía dos alas en cada extremidad, cuatro alas en total. Algunos científicos pensaban que las podían utilizar para planear y para un vuelo batido, y suposieron que probablemente vivía en los árboles, ya que las alas de las patas dificultarían el desplazamiento sobre la tierra. Se especula que las plumas largas de las extremidades posteriores servían para cambiar la dirección en el aire y mantener el equilibrio durante el vuelo, básicamente empeñaban la función que cumplen las plumas caudales de las aves modernas.

Existen muchas teorías acerca del tipo de  vuelo que era capaz de hacer el Microraptor, siendo la más probable y apoyada científicamente el vuelo propulsado. Sin embargo, otros parientes de la familia de los Dromaeosauridae, como por ejemplo el Deinonychus, seguramente no fueron capaces de lograr un vuelo motorizado ya que sus alas eran más pequeñas y sus golpes de vuelo más limitados. Con estos estudios se concluyó que el Microraptor evolucionó el vuelo de forma independiente a los antepasados de las aves.

Artículo relacionado:
Deinonychus

Este pequeño depredador forma el clado Microraptoria, junto con otros raptores de cuatro alas. Este clado pertenece a la subfamilia Microraptorinae, de la familia de los Dromaeosauridae. La disposición de las alas ha hecho que muchos científicos contemplen la importancia que pudo tener a nivel originario del vuelo y evolutivo para las aves actuales. En 1915, algunos científicos empezaron a considerar la posibilidad de que las aves pasaron por una etapa de cuatro alas en su evolución, denominando este estado como «Tetrapteryx».

Alimentación

A lo largo de los años se han encontrado diferentes especímenes fósiles de Microraptor que contenían restos de comida en el estómago. Entre estos restos se podían distinguir diferentes huesos de mamíferos, huesos de aves y algunos peces y se llegó a la conclusión de que era capaz de tragarse pequeños animales enteros. Al no hallarse gránulos gástricos en ningún caso, se pudo deducir que este «pequeño rapaz» echaba materiales orgánicos no digeribles, como podían ser algunos huesos, plumas y pelaje, en los excrementos.

El Microraptor se tragaba sus presas enteras

Al principio se pensaba que el Microraptor era un cazador nocturno por el tamaño de los anillos escleróticos oculares. Sin embargo, se puso fuertemente en duda tras descubrir que el plumaje de este depredador era iridiscente, ya que no existe ningún pájaro nocturno actual que tenga plumas de ese tipo.

Curiosidades del Microraptor

El Microraptor ha aparecido en numerosos documentales, películas y libros:

  • Prehistoric Park (tercer episodio del documental de 2006)
  • The Four Winged Dinosaur (documental)
  • The Land Before Time XII: The Great Day of the Flyers (película)
  • Donotopia: Journey to Chandara (novela)
  • Tarbosaurus: The Mightiest Ever (documental)

Además, existe un modelo de Microraptor en la colección Carnegie, que es una colección de réplicas auténticas y pintadas a mano de dinosaurios y otros animales extintos.

Finalmente queda por destacar que fue el primer dinosaurio no aviar con impresiones de plumas y alas que se halló. Gracias a este descubrimiento, y junto con las investigaciones del Archaeopteryx que se llevaron a cabo, se pudieron deducir nuevas teorías bastante sólidas referente a la evolución de las aves y su vuelo.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*