Pachycephalosaurus

El Pachycephalosaurus es la versión adulta del Dracorex y del Stygimoloch

El Pachycephalosaurus es un género extinto de los paquicefalosáuridos. Vivió hace unos 70 a 66 millones de años, a finales del Cretácico, en la actual Norteamérica. Su nombre proviene del griego y significa «reptil de cabeza gruesa». A día de hoy sólo se conoce una única especie perteneciente a este género: El Pachycephalosaurus wyomingensis. Los escasos restos de este dinosaurio fueron hallados en Dakota del sur, Montana y Wyoming (de ahí el nombre de la especie). Únicamente se han encontrado un cráneo y piezas muy gruesas perteneciente a la cúpula del mismo.

Este animal prehistórico convivió seguramente con otros dinosaurios famosos, como por ejemplo el Triceratops, Ankylosaurus, Parasaurolophus e incluso el Tyrannosaurus. La característica más destacable del Pachycephalosaurus es su cráneo grueso y redondo, que recuerda en cierto modo a la calvicie de un monje. Se especula que era un omnívoro o herbívoro.

Descripción del Pachycephalosaurus

El Pachycephalosaurus pesaba 2000 kilogramos

El Pachycephalosaurus era bípedo y tenía un techo craneal muy grueso, al igual que otros paquicefalosáuridos. Sus patas eran largas y sus brazos cortos. A día de hoy es el paquicefalosáurido más grande que se ha descubierto. Tenía una longitud de 4,5 a 5 metros y podía llegar a pesar hasta 2000 kilos. Además, poseía un cuerpo robusto y un cuello relativamente corto y grueso. Inicialmente se pensaba que el Pachycephalosaurus, junto a otros géneros relacionados, utilizaba su cráneo grueso en luchas intraespecíficas. Sin embargo, esta teoría se ha descartado recientemente.

Como se ha encontrado únicamente el cráneo de Pachycephalosaurus, su anatomía es poco conocida. Lo más destacable de este animal es su domo grande y huesudo que se encuentra en la parte superior del cráneo. Tenía un grosor de más de 25 centímetros, por lo que seguramente era un buen amortiguador para su pequeño cerebro. La parte posterior del domo tenía nódulos huesudos y púas que se dirigían hacia arriba del hocico. Se especula que las puntas eran redondeadas.

Artículo relacionado:
Tiranosaurio Rex

El cráneo de este animal era bastante corto y tenía unas órbitas oculares grandes y redondeadas que estaban colocadas hacia el frente. Por ello se supone que tenía una visión binocular, es decir, utilizaba los dos ojos conjuntamente, al igual que los seres humanos. Respecto al hocico, se sabe que este era pequeño y que tenía un pico bastante acentuado. Los dientes del Pachycephalosaurus eran muy pequeños y tenían coronas foliformes. Expertos especulan que los animales más jóvenes tenían un cráneo más plano y cuernos más grandes. Al crecer, la cúpula craneal se iba haciendo más grande y los cuernos se iban encogiendo y redondeando.

Biología del Pachycephalosaurus

A día de hoy no se sabe exactamente de que se alimentaba esta reptil de cráneo grueso. Sus dientes eran pequeños y surcados, por lo que no podía masticar las plantas con la misma eficacia que otros herbívoros de la época. Por este motivo, los paleontólogos suponen que pudo haber seguido una dieta mixta que incluía semillas, hojas, insectos y frutas. Esta hipótesis también les daría mucha eficacia a sus dientes serrados, ideales para destrozar plantas. Además, es posible que el Pachycephalosaurus comiera también carne, ya que sus dientes frontales tenían forma de chuchilla, al igual que los dientes de los terópodos carnívoros.

Crecimiento y desarrollo

La características más destacable del Pachycephalosaurus es su domo grueso

En el año 2007, la Sociedad de Paleontología de Vertebrados propuso por primera vez que los dinosaurios Stygimoloch y Dracorex eran individuos jóvenes del Pachycephalosaurus, que al envejecer perdían los picos y les crecía la cúpula. Dos años después, en el 2009, los paleontólogos Jack Horne y MB Goodwin publicaron los resultados de estudios que hicieron acerca de esta teoría. Estos dos expertos se dieron cuenta de que las tres especies poseen una extrema plasticidad en los huesos de los nodos, de las espinas y de la cúpula craneal. Además, sólo se han hallado individuos jóvenes tanto de Dracorex como de Stygimoloch, mientras que del Pachycephalosaurus se han encontrado únicamente especímenes adultos. A estos hechos hay que añadir que los tres vivían en el mismo lugar durante el mismo período.

Otro paleontólogo, llamado Nick Longrich, publicó un estudio en el año 2010 que sostenía que todas las especies pertenecientes a paquicefalosáuridos cuyo cráneo es plano, son realmente especímenes jóvenes del Pachycephalosaurus. En el año 2016 se hallaron cráneos de bebés de este dinosaurio en la formación Hell Creek que apoyaban esta hipótesis. Estos son idénticos a los tres géneros mencionados, por lo que los rasgos supuestamente únicos de Dracorex y Stygimoloch son realmente rasgos morfológicamente consistentes dentro del desarrollo y crecimiento del Pachycephalosaurus.

El domo

Artículo relacionado:
Triceratops, el dinosaurio con el rostro de los tres cuernos

Los expertos pensaron inicialmente que el Pachycephalosaurus era parecido al buey almizclero y al muflón, por lo que presupusieron que los machos también competían entre sí mediante cabezazos, al igual que hacen esos dos mamíferos. Sin embargo, esta teoría ha perdido credibilidad en la actualidad por varios motivos:

  • El techo craneal no podría haber soportado el impacto del choque.
  • El cuello tenía una posición curvada, como una U o una S. Para realizar un choque con la cabeza habría sido más útil que fuera recto.
  • Como el cráneo tiene una forma redondeada, hay menos superficie de contacto durante el choque, lo que acabaría en golpes fallidos.
  • No existen evidencias de cicatrices u otros daños en los cráneos encontrados. No obstante, se han llevado a cabo análisis más recientes que sí demuestran daños de ese tipo.
Artículo relacionado:
Parasaurolophus

Debido a estos argumentos, los expertos llegaron a la conclusión de que los paquicefalosáuridos se golpeaban en los flancos mutuamente. Para ello, se colocaban de forma paralela entre ellos y doblaban su cabeza hacia abajo de manera lateral para realizar el ataque. Además, esta teoría concuerda con sus robustos cuerpos, que eran ideales para proteger sus órganos vitales de golpes fuertes.

En el año 2013 se demostró que casi un cuarto de los domos examinados tenían lesiones con osteomielitis. Es decir: Tenían una infección del tejido óseo que se había provocado mediante un traumatismo en el tejido que cubre el cráneo. Estos datos apoyan la teoría de que los paquicefalosáuridos usaban sus cúpulas para luchas intraespecíficas. Además, en los individuos de cabeza plana, estas patologías apenas existen, lo que apoya la hipótesis de que estos especímenes eran jóvenes o hembras, ya que se supone que no participaban en luchas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*