Pteranodon

Los Pteranodons no eran dinosaurios

El Pteranodon, fue uno de los reptiles voladores más conocidos que existieron en el período Cretácico Superior. Vivieron hace entre 85 y 88 millones de años, y pertenecen al género pterosaurio pteranodóntido. Su distribución geográfica se encontraba en América del Norte, ocupando los territorios que actualmente son Alabama, Wyoming, Nebraska, Dakota del Sur y Kansas. Además del Pteranodon se han encontrado más de 1.200 esqueletos, muchos de ellos en buen estado de conservación. La idea que se tiene de él a día de hoy, es muy aproximada gracias a los fósiles encontrados.

A pesar de pensar en el Pteranodon como a un dinosaurio, lo cierto es que no lo era. Pertenecían un clado hermano de los dinosaurios, el Avemetatarsalia, donde los dinosaurios pertenecieron a los clados Saurischia y Ornithischia. No por ello, han sido menos famosos, ya que entre todo el público general, son bien conocidos, sobretodo a raíz de adaptaciones cinematográficas donde incluyen a los Pteranodons dentro del mundo de los dinosaurios. Por ser animal extinto, y convivir junto con los dinosaurios, vamos a hablar sobre ellos. Tanto de sus vuelos, dietas, morfología, cráneo y curiosidades.

Anatomía del Pteranodon

El Pteranodon podía llegar a medir más de 7 metros

A pesar de conocerse muy de cerca la morfología del Pteranodon, y que los esqueletos más grandes encontrados indicaban longitudes de hasta más de 7 metros, no hay del todo un consenso en el peso. Por un lado, sí se sabe que aquellos Pteranodon encontrados mayores y en fase adulta, representarían los machos. Todos ellos, con crestas más grandes y pelvis más estrechas. Las hembras por el contrario, las crestas eran menores, igual que su tamaño más pequeño, y las pelvis más amplias seguramente propiciadas por las puestas de huevos. Sin embargo su peso, la gran incógnita, se sugiera que se encuentra entre los 20 y 90 kilos, aunque el consenso final sugiera más bien un peso intermedio. La problemática viene de que no existe ningún animal actual, ni murciélagos ni pájaros, que puedan asemejarse en forma y anatomía al Pteranodon.

De entre los diferentes tipos de Pteranodon que se conocen existe una gran pluralidad, hay algunas de válidas y muy conocidas como el P. Longiceps, el P. Stembergi, y luego una serie larga de especies alternativas y algunas otras en desuso o no del todo claras.

Cráneo y cresta

El cráneo del Pteranodon era óseamente muy duro. A diferencia de algunos otros pterosaurios más primitivos como el Pterodáctilo, el Pteranodon tenía una mandíbula sin dientes. Su pico, estaba formado por una masa ósea sólida en sus bordes, y era muy alargado y terminado en punta. Su mandíbula superior, era más larga que la inferior. Y la parte del cráneo más representativa en este ejemplar era su larga y pronunciada cresta, de unos 80 centímetros de media. Su cresta provenía de la proyección de los huesos frontales que iban hacia arriba y hacia atrás del cráneo. Su longitud variaba en función de la edad, género y especie. Aproximadamente la longitud promedio de su cráneo era de 1’80 metros.

Alimentación

La principal dieta del pteranodon la constituían los peces, ya que se han encontrado huesos de peces fosilizados en el área del estómago y fragmentos de escamas por el torso de varios especímenes. Aún así, expertos suponen que también cazaba invertebrados.

En un principio se pensaba que este reptil volador pescaba sumergiendo su largo pico en el agua mediante un planeo lento, partiendo de la idea inicial de que no podía despegar desde el agua. Sin embargo, en 1994, el investigador Bennett destacó la fuerte constitución de la cabeza, el cuello y los hombros del pteranodon, dando pie a una nueva teoría que afirmaba la posibilidad de que éste sí era capaz de despegar desde el agua y así, sumergirse en ella para pescar mientras nadaba. Básicamente se supone que plegaba sus alas hacia atrás, tal y como lo hacen los alcatraces de hoy en día.

Los expertos piensan que una hembra pequeña de esta especie pudo haber llegado tranquilamente a una profundidad mínima de 80cm con el pico, flotando en la superficie.

El vuelo del Pteranodon

El estilo de vuelo de este rey de los cielos se supone que es comparable al de nuestro albatros:

  1. La forma del ala es muy similar (la envergadura en relación a la longitud de la cuerda es 9:1 para el Pteranodon y 8:1 para el albatros)
  2. Ambos son pescaderos, por lo que seguramente el Pteranodon utilizaba el mismo patrón de vuelo que el albatros, denominado «planeo dinámico«, que consiste en aprovechar la baja velocidad del viento sobre la superficie oceánica para poder hacer largos recorridos sin aletear ni tener la necesidad de usar corrientes termales.

Muy probablemente, el vuelo del Pteranodon dependía principalmente del planeo, como suele ser el caso en las aves marinas de alas largas, sin embargo se especula que también hacía uso de un aleteo rápido y así de un estilo de vuelo activo. Esta última teoría queda respaldada por los estudios de la carga alar realizados en esta especie, que consiste en medir la fuerza de las alas en relación con el peso del cuerpo, descartando la idea inicial de que sus alas eran tan grandes que únicamente podía planear.

Los expertos suponen que, al igual que la mayoría de los pterosaurios, el Pteranodon despegaba adoptando una postura cuadrúpeda e impulsándose con un salto rápido.

Curiosidades

  • El Pteranodon aparece en diversas películas, como «En busca del Valle Encantado», película de dibujos para niños. Luego en otras como Parque Jurásico III, dónde junto al Spinosaurus son los dos dinosaurios principales.
  • Pteranodon significa en latín «ala sin dientes».
  • Se cree que el Pteranodon pasaba gran parte de su vida en el aire, y lo hacía a una velocidad de unos 25km/h ya que mayormente se dedicaba a planear.
  • Tras varias hipótesis planteadas a los largo del siglo XX, se cree que la función de la cresta hubiera sido meramente sexual. Casi todas las teorías que se habían planteado para otros usos, como contrapeso o «timón», fueron más adelante descartadas.
  • Los primeros restos fósiles hallados fueron encontrados en 1870 por Othniel Charles Marsh, en Kansas.
  • Existen más de 30 tipos conocidos de Pteranodon, algunos de ellos reclasificados y otros no del todo confirmados.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*