Pterosaurio

El Pterosaurio vivió hace entre 228 y 66 millones de años

El Pterosaurio fue un reptil volador que vivió hace entre 228 a 66 millones de años, es decir que estuvo presente durante 162 millones. Fueron los primeros vertebrados en poder volar, y esta revolución evolutiva supieron perpetrarla muy bien. Pertenecieron a la orden Pterosauria dentro de la clase Sauropsida, y cabe destacar que un Pterosaurio NO es un Pteranodon. De hecho, el Pteranodon es un género dentro de la orden Pterosauria. Este detalle es importante tenerlo en cuenta, pues muchos periodistas y/o redactores han cometido el error de confundirlo haciendo creer que eran otra cosa o incluso mezclando ambos reptiles.

Al igual que los últimos comentados, los Pterosaurios no fueron dinosaurios aunque sí compartieron hábitat con ellos durante muchísimos millones de años. Fue descubierto por primera vez en 1784 por Cosimo Collini en la Caliza de Solnhofen, Baviera, Alemania. Durante los primeros años de su descubrimiento llegó a considerarse que se trataba de un extinto animal acuático, y no fue hasta 1801 cuando se sugirió por primera vez que podría ser acuático. Esta persona en proponer esta distinción fue un naturalista francés llamado Georges Cuvier, y fue el mismo que acuñó el nombre «Ptero-Dactyle» en 1809, que en griego significa «Lagarto Alado». Su nombre debido a la estandarización de los nombres científicos se volvió «Pterodactylus», un género dentro de la orden Pterosauria, orden de la que vamos a hablar.

Anatomía del Pterosaurio

Existieron muchas familias y géneros distintos de pterosaurios

Al existir tantos géneros diferentes dentro de la orden, no se puede hablar del Pterosaurio como un único ejemplar. De modo que las especificaciones técnicas anatómicas que pueden darse son las que mejor pueden generalizar al conjunto de Pterosaurios que existieron. Por ejemplo, poseían un esternón desarrollado que le servía de anclaje para los músculos que estaban especializados para el vuelo. Su cerebro, bastante grande, también estaba desarrollado y especializado para el vuelo. Otra característica que comparten todos los Pterosaurios es el grosor de las paredes de los huesos, eran muy delgadas, semejante a los pájaros de hoy. Además el interior de los huesos era «hueco» (dentro contenía varillas óseas para aumentar la resistencia), lo que esto se traducía en ahorro de peso para volar.

Cráneo

Un hecho característico y semejante a las aves de hoy en día radica en las mandíbulas alargadas y estrechas que tenían los Pterosaurios, como los picos de las actuales aves. Una adaptación evolutiva para ganar agilidad en el vuelo. No por ello todos poseían una mandíbula con estas características, hubieron algunos por ejemplo con mandíbulas cortas y anchas. Por un general poseían dientes, pero géneros que surgieron con el tiempo eran desdentados y en su lugar existía como una dotación en hilera de dientes semejantes a agujas. Ejemplo de ello sería el Pteranodon.

Artículo relacionado:
Pteranodon

Si por algo es conocido el Pterosaurio es por los diferentes tipos de cresta que albergó. La más famosa es la cresta en forma de martillo apuntando hacia atrás del Pteranodon. Existieron otras más prominentes y delgadas, algunas de tejido queratinoso, otras de tejido blando, que se unían a la parte ósea. Los tamaños de lo más diverso, desde pequeñas, grandes, y en de diferentes formas.

Alas

La aparición de las alas y el propio Pterosaurio es desconocida. No se ha llegado a conocer ningún eslabón perdido que haga entender el cómo llegaron a evolucionar para llegar a desarrollarlas. Las alas estaban formadas por membranas de piel y otros tejidos llamada patagio. Sus manos tenían 4 dedos, y el cuarto dedo era extremadamente largo, lugar desde el que salía toda su ala y se expandía a lo largo del cuerpo y patas traseras.

Los Pterosaurio tenían una membrana para volar llamada patagio

El patagio se dividía en 3 partes:

  1. Propatagio. Es la primera membrana, se encontraba en la parte delantera del brazo y estaba sujeta en el hombro y llegaba hasta los 3 primeros dedos. Formaba parte de la primera línea para «cortar» el aire al volar. En la foto que tomé del museo de dinosaurios de Stuttgart puede observarse mejor en su ala derecha (la que vemos a la izquierda de la foto)
  2. Braquiopatagio. También llamada membrana del brazo, es el ala primaria y más grande que tenían los Pterosaurios. Se extendían desde el alargado cuarto dedo hasta los miembros posteriores. Sin embargo el punto de sujeción podría haber variado entre algunas especies, tal como se ve en la foto de abajo.
  3. Uropatagio. Es una membrana que algunos pterosaurios tenían entre sus miembros traseros de largada incierta. Algunos estudios hechos sobre Sordes, un Pterosaurio con esta membrana, parecen revelar que el uropatagio dejaba de lado a la cola y solamente se conectaba entre las patas.

Picnofibras y vuelo

Algunos Pterosaurios estaban recubiertos de una especie de pelo llamado picnofibras. Algunos paleontólogos llegaron a sugerir si podrían tratarse de una especie de plumas primitivas, las protoplumas. Sin embargo no tienen nada que ver, y nuevas pruebas que se hicieron con rayos ultravioleta revelaron que se trataban de una estructura única. Tampoco tenían nada que ver a los pelos de los mamíferos de hoy en día. En vistas de que no se comparte nada con estructuras que se vean hoy en día, todo hace pensar que fueron una estructura única que desarrollaron con el paso del tiempo a raíz de la evolución convergente. Esta presencia de picnofibras alrededor del cuerpo así cómo las necesidades energéticas para volar, parecen indicar que se trataban de animales endotérmicos.

Los pterosaurios podían alcanzar los 120km/h

A día de hoy todavía se desconoce la biomecánica del vuelo de los Pterosaurios. A raíz de diferentes hipótesis sobre su anatomía, que eran de sangre caliente y tenían poderosos músculos para volar se concluyó que podrían haber caminado a cuatro patas. También investigaciones por parte de Mark Witton y Mike Habib (de las universidades de Portsmouth y Johns Hopkins) parecen indicar que habrían saltado haciendo uso de sus propias alas sin requerir de ninguna otra ayuda externa para tomar el vuelo. Se estima que los Pterosaurios podrían haber alcanzado una velocidad de 120km/h.

Curiosidades del Pterosaurio

  • La «orden» del Pterosaurio representa a dos «subórdenes». De estas dos «subórdenes» hay una, la del Pterodactyloidea, que presenta dentro 4 «superfamilias». Dentro de estas superfamilias existen dos de muy conocidas, la del «Pteranodontidae» y la del «Pterodactylidae». Sin embargo, son en total 17 familias las que existen, con los respectivos géneros que cada una alberga. Muchísimos más que los que el público en general conoce.
  • Aunque a priori no lo parezca, aves y pterosaurios no están relacionados.
  • Pueden imaginarse las alas como las de un murciélago, ya que anatómicamente son muy parecidas.
  • Se considera que estos animales tenían sacos aéreos, parecidos a los de las aves.
  • En 2019 fue nombrado y reconocido el Iberodactylus Andreui, el Pterosaurio más grande de la península ibérica.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*