Tiranosaurio Rex

El Tiranosaurio existió a finales del período Cretácico

El Tiranosaurio Rex es por excelencia el dinosaurio más conocido de todos. Sobra decir que ya era popular incluso antes de las adaptaciones cinematográficas que se han podido hacer. Grande, fuerte y temible de ver, su nombre significa «Tirano Lagarto Rey«. Vivió a finales del período Cretácico hace entre 66 y 68 millones de años en lo que hoy es América del Norte. Fue uno de los últimos dinosaurios no avianos que existieron antes de la masiva extinción que los hizo desaparecer.

Es un dinosaurio del que se han encontrado además esqueletos muy bien conservados. Muchas de sus características físicas y biológicas son por ende bien conocidas. Sin embargo, algunos aspectos sobre su comportamiento, cómo por ejemplo su velocidad, son a día de hoy algo controvertidas. Así que si quieres aprender más acerca de cómo era realmente el Tiranosaurio Rex, qué se sabe de él, y las diferentes hipótesis sobre su comportamiento, continúa leyendo para descubrir todas sus facetas más relevantes.

Anatomía del Tiranosaurio Rex

esqueleto de tiranosaurio rex en museo

Aunque por mucho tiempo fue considerado el dinosaurio carnívoro más grande de todos, lo cierto es que por proporciones el honor de su nombre sigue siendo el idóneo. Hay otros terópodos que fueron más grandes que él, pero por su época fue el carnívoro más grande que existió, siendo probablemente su papel el de un superdepredador. Su longitud total fue hasta de 12 metros (aproximadamente la largada de un autobús), y una altura hasta las caderas de 4 metros. En cuánto a altura total, se estima en algo más de 6 metros, y según los diferentes restos de Tiranosaurios hallados se oscila que tendría un peso entre 5’5 a 9’5 toneladas. Al igual que el resto de terópodos era bípedo.

Su velocidad máxima se estima en 27km/h, aunque recientes simulaciones por ordenador lo sitúan como más lento a estas creencias. La razón principal es su tamaño y peso, que parecen indicar que más que correr para desplazarse lo habría hecho bípedamente caminando. También lo indica así su escasa masa muscular en las piernas. Según los cálculos recientes, se deduce una velocidad de desplazamiento entre 5-7 km/h caminando a 19 km/h como máxima velocidad (mucho más lento de lo que ya se pensaba que era).

Su enorme cráneo ha sido inspiración en distintas películas. Era casi tan grande como la altura de una persona normal, razón por la que ha podido ser muy bien estudiado.

Cráneo

El cráneo del Tiranosaurio Rex llegaba a medir 1'50 metros de longitud

El mayor cráneo de Tiranosaurio Rex encontrado mide 1’50 metros de largo. Sus grandes fenestras dejan unos huecos lo bastante grandes que indican que el peso no debió ser tan grande como a priori aparenta. Además, su delgado hocico, acompañado de una visión binocular, le proporcionaban una excelente visión para moverse y guiarse. También se observa unas grandes fosas nasales, que cómo veremos en el apartado de «alimentación», le ayudaban a olfatear a muchísima distancia.

Sus dientes son todo un record, y es el que mayor diente encontrado del Tiranosaurio hace estimar que podrían haber llegado a medir 30 centímetros incluyendo la raíz (como un folio DIN A4). Los dientes eran curvos, parecidos a un plátano alargado y se encontraban muy juntos. Junto con su potencia mandibular y que había ido desarrollándose con el tiempo con sus predecesores, podía triturar grandes huesos para alimentarse. Sus mandíbulas llegaban a medir 1 metro.

Alimentación

probablemente el tiranosaurio hubiera sido carroñero

Existe un debate, muy prolongado y desde hace tiempo, acerca de cómo debió ser su alimentación. Por un lado, debido a su tamaño y dominancia imponente por tamaño, lleva a pensar rápido que fue un superdepredador. En caso de haber sido así, se presupone que su alimentación debió basarse en otros dinosaurios de considerable tamaño, como los hadrosáuridos y ceratópsidos.

Por otro lado, y en vistas de que tampoco existe un consenso acerca de su velocidad máxima de desplazamiento, hay expertos que sugieren que podría haber sido carroñero. Por ejemplo, uno de sus parientes cercanos, el Gorgosaurus se concluyó como carroñero por el poco desgaste de los dientes. A su vez, el Tiranosaurio Rex presenta unas patas delanteras muy pequeñas por su tamaño, no habrían servido para desgarrar ni mucho menos para agarrar una presa. Otro aspecto a destacar son los grandes bulbos olfatorios a en proporción a su cráneo, es decir, tendría que haber tenido un gran olfato. Esta habilidad le habría ayudado a detectar cadáveres a larga distancia.

Otra cosa destacable que se ha encontrado en diferentes dinosaurios son marcas de ataque de Tiranosaurio. Algunas de mordeduras, y en otras hasta de golpes con la cola, pero en varios saurios son heridas que luego se recuperaron del daño. Esto significa que si llegaban a recuperarse, es que sobrevivían a los ataques y lograban escapar. Razón que da fuerza a la teoría de que habría sido un carroñero de grandes dimensiones más que un cazador.

Curiosidades del Tiranosaurio Rex

El tiranosaurio rex era mucho más lento moviéndose de lo que se pensaba

  • Según restos fósiles, el Tiranosaurio más longevo encontrado tenía unos 28 años. Por lo que se deduce que estaría cercano a su límite de edad.
  • No se sabe con exactitud si el Tiranosaurio debió tener plumas o no, pero no se descarta esta hipótesis porque muchos de sus parientes cercanos sí que las tenían. En el caso que hubiera tenido, no habría sido en exceso, sino se hubiera corrido el riesgo de sobrecalentamiento al ser un animal muy voluminoso.
  • Canibalismo. ¿Tiranosaurio Rex contra Tiranosaurio Rex? ¡Pues hay algo curioso! En 2010 se publicaron pruebas de marcas de dientes entre Tiranosaurios en la zona del húmero, el pie y los metatarsos. Se han considerado estas marcas como un comportamiento carroñero oportunista. La explicación es que difícilmente en ataque un Tiranosaurio se hubiera inclinado tanto para morder a otro, pero no debieron decir no a un manjar, aunque fueran de la misma especie.
  • William Abler publicó en 1999 una hipótesis acerca de que posiblemente la saliva del Tiranosaurio fuera infecciosa. William se fijó en un espacio entre cada dentículo que podría haber servido para almacenar algún tipo de substancia que resultara tóxica en la mordedura.
  • Las órbitas oculares estaban dispuestas hacia delante, por lo que existe un fuerte consenso de que su visión habría sido incluso mejor que la de un halcón.
  • No habrían existido diferencias sexuales muy notorias entre sus miembros, es decir, no habría el dimorfismo sexual. Dicho de otro modo, no sabríamos a simple vista diferenciar entre un Tiranosaurio macho o hembra.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*