Alergia a los gatos

Alergia a los gatos

Hay muchas personas que son verdaderos amantes de los animales. Les encantan los perros, gatos, tortugas… Pero puede surgir un gran problema: que tengan alergia. Y es que la alergia a los gatos, perros u otros animales con pelo está muy a la orden del día, razón por la que muchos buscan razas de gatos hipoalergénicos para seguir compartiendo su vida con una mascota sin poner en riesgo su salud.

Una de las alergias relacionada con animales más habitual es la alergia a los gatos pero, ¿qué implica esta? ¿Qué síntomas tiene? ¿Cómo se puede tratar? ¿Es imposible que un alérgico a los gatos pueda tener uno como mascota? Todas estas preguntas, y algunas más, es de lo que te hablamos en este artículo.

Por qué se produce la alergia a los gatos

Por qué se produce la alergia a los gatos

Antes se decía que si una persona tenía alergia a los gatos era por el pelo de estos. Sin embargo, varios estudios y expertos desmintieron esto. Y es que, la realidad, no tiene que ver con el pelaje de un gato. Sino con las proteínas.

Así es, realmente la alergia a los gatos, así como a los perros u otros animales tiene su origen en las proteínas de esos animales. Concretamente, en la Fel D1, una proteína que se encuentra en la piel, saliva u orina de estos. Por eso es que un alérgico reacciona cuando acaricia a un animal, o este le lame.

Artículo relacionado:
Rascadores para gatos

Los médicos recomiendan que, ante este problema, las personas se abstengan de tener mascotas para evitar poner en riesgo su salud. Sin embargo, no es un problema que no tenga solución, hay tratamientos que pueden ayudarte a mantener el problema a raya, así como razas de gatos que no tienen el problema de esa proteína y que, por ende, son conocidos como gatos hipoalergénicos, o gatos que no dan alergia.

Qué síntomas produce la alergia a los gatos

Qué síntomas produce la alergia a los gatos

Hay muchas personas que no saben que son alérgicas a los gatos. De hecho, aun sin serlo, nada ni nadie te puede asegurar de que no desarrolles la alergia a los gatos en algún momento de tu vida. Es raro, pero puede ocurrir que de repente salga a la luz. Y no es porque hayas hecho algo malo, o hayas cambiado algo del entorno, simplemente se desarrolla.

Ahora bien, ¿qué síntomas son los que puedes tener? Para empezar:

  • Hinchazón y enrojecimiento. Sobre todo en la zona en que tu gato te toque o te lama. Es habitual que los gatos se acerquen a ti, o tú a ellos, y que ellos se froten a tu lado, te laman o simplemente te toquen. Y ese roce puede producir que tu piel reaccione ante ello hinchándose y enrojeciéndose.
  • Estornudos. Los típicos estornudos son avisos que te da tu cuerpo de que hay algo que puede estar irritándote, normalmente el pelo del animal o bien la proteína que desarrollan estos (y que según los expertos es la verdadera causante de la alergia de los gatos).
  • Tos. La tos es muy habitual por el carraspeo de la garganta. Y es que, al igual que la nariz se irrita, y de ahí los estornudos, también la garganta lo hace y lo normal es que tosamos para intentar aliviar esa molestia que estamos sufriendo.
  • Dolor de garganta. Está muy relacionado con lo anterior, porque al estar molestos con la garganta, y notarla irritada, es normal que nos duela.
  • Ojos llorosos. Al igual que ocurre con la boca o la nariz, también los ojos reaccionan. Los tendrás enrojecidos, hinchados y llorosos.
  • Picores. Sobre todo en la zona de la nariz, acompañados con congestión nasal y enrojecimiento. Pero también los picores pueden aparecer en otras partes del cuerpo, sobretodo si tu gato te ha rozado, lamido, tocado…
  • Problemas para respirar. En los casos más graves, puede producirse un problema para respirar de manera normal, o la aparición de silbidos o incluso de asma.

Tratamiento de la alergia a los gatos

Cuando la alergia a los gatos hace acto de presencia, es importante que acudas al médico, sobre todo si los síntomas son intensos o de gravedad. En general, tu médico te someterá a unas pruebas de alergia para ver qué es lo que puede estar desencadenando ese cuadro de síntomas y, si se confirma que es debido a los gatos, lo normal es que te recomiende que te deshagas de tu mascota. Y eso a veces no es posible.

Por eso, además de la medicación que te van a ofrecer, habitualmente pastillas así como otros elementos por si hay complicaciones de tu alergia, es importante que cambies algunas cosas de tu día a día.

Por ejemplo:

  • No tengas mantas ni alfombras. Estas pueden impregnarse del olor del gato, pero también de su proteína, por lo que acabarás por tener un problema constante en toda la casa.
  • No permitas que tu mascota entre en tu dormitorio. Esto es muy importante porque necesitas tener un lugar libre de alérgenos al 100%.
  • Baña y cepilla a tu gato de manera habitual. Si tú no puedes, haz que otra persona lo haga, pero necesitas tenerlo controlado para evitar que el pelo se le caiga o que se restriegue por zonas donde tú sueles estar, tocar, etc.
  • Aumenta la limpieza en tu casa. Pasa a menudo la aspiradora, limpia más frecuentemente, y mantén tu hogar libre de alérgenos tanto dentro como fuera.
  • Usa productos para alergia en gatos. Y es que hay algunos líquidos y productos que se aplican en los gatos para impedir que la proteína que te causa el problema esté tan presente en el ambiente.

¿Un alérgico a los gatos no puede tenerlos como mascotas?

¿Un alérgico a los gatos no puede tenerlos como mascotas?

Si tienes alergia a los gatos y te encantan, seguro que ahora mismo te estás preguntando si vas a tener que deshacerte de tu mascota, o si ya no vas a poder tener ese gato con el que llevas semanas, meses o años soñando.

No podemos asegurarte al 100% que vas a poder tener mascotas, porque todo va a depender del grado de tu alergia y de si puedes tratarla con medicación (u otras formas) para que esta no te provoque un problema o tengas consecuencias negativas.

Pero en general, aquellos con alergia a los gatos pueden tener mascota, siempre y cuando la toleren. Para ello, optan por gatos que no dan alergia, ademas de aumentar la limpieza e higiene de toda la casa con el objetivo de que esté lo más limpia posible para que los síntomas no aparezcan.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*