Conjuntivitis en gatos: tipos, síntomas y tratamiento

Los ojos cerrados son un síntoma de conjuntivitis

Los ojos de los felinos son extremadamente delicados, por eso los casos de conjuntivitis en gatos son bastante habituales. Y por eso mismo hemos pensado que un artículo sobre este tema podía ser especialmente útil de interesante.

Así, a continuación veremos los síntomas de la conjuntivitis en gatos, cómo curarla y otros datos que pueden serte de utilidad a la hora de conocer más a fondo esta enfermedad. Relacionado con este artículo, también te recomendamos que leas este otro post sobre la caspa en gatos, otro de los grandes enemigos de los gatetes.

Qué es la conjuntivitis

Gato con ojos de color ámbar

La conjuntivitis, como decíamos, es una afectación muy habitual en gatos. Normalmente la produce un virus, y de hecho hay muchas conjuntivitis distintas, dependiendo del virus que la cause (por ejemplo, el herpesvirus felino o el calcivirus). Lo que hace este virus es inflamar la parte blanca del ojo y el interior de los párpados, lo que explica algunos de los síntomas que provocan en los gatos y como veremos en el próximo apartado.

Es especialmente importante tratarla, no solo porque afecta las zonas del ojo dedicadas a la protección contra el exterior, sino también porque acostumbran a ser muy contagiosas.

Los tipos de conjuntivitis

Un gato con ojos azules, se le ve el párpado interior

Antes hemos dicho que las conjuntivitis normalmente las provoca un virus, aunque hay casos en los que la infección se produce por otras causas. Por ejemplo:

  • Las conjuntivitis en gatos conocidas como traumáticas se producen a causa de una irritación provocada por un agente externo, como una brizna de hierba, una mota de polvo…
  • Las víricas, como hemos comentado, están causadas por virus. No obstante, otros seres vivos pueden provocarla. Por ejemplo, la infección puede ser de tipo bacteriano o parasitario. Como puedes imaginarte, estos tipos son muy habituales en gatos que vienen de la calle (por ejemplo, los nuestros, que son adoptados y han vivido en colonias, todos han tenido conjuntivitis de tipo vírico).
  • Hay otros elementos del mundo exterior que pueden provocarlas, por ejemplo, alergias o reacciones adversas a medicamentos, aerosoles…

Qué síntomas tiene

Gato de perfil en blanco y negro

A pesar de que la conjuntivitis en gatos puede tener causas muy diferentes, los síntomas entre las unas y las otras se parecen un montón. Entre los más comunes encontramos:

  • Picor en los ojos. Lo notarás porque el gatete se rasca sin parar, especialmente con la ayuda de la patita o, si es más brutote, con aristas que tenga a mano (o a pata) como bordes de muebles, libros…
  • Enrojecimiento. El picor va acompañado de un enrojecimiento general de la zona ocular, especialmente del párpado interior y de la zona blanca del ojo. También puede estar hinchado.
  • Ojo medio cerrado. Más que un síntoma de la conjuntivitis en sí, un ojo medio cerrado es señal de picor y enrojecimiento. Al notar la molestia, el gato lo cierra.
  • Lagrimeo continuo. Normalmente a la conjuntivitis la acompaña un lagrimeo que no cesa, y que contribuye a la irritación y el enrojecimiento.
  • En estados más avanzados, la conjuntivitis puede empezar de afectar un solo ojo a los dos. Así que cuidado y apresúrate a ir al veterinario si detectas alguno de estos síntomas.
  • Legañas. Las legañas de la conjuntivitis son algo distintas que las legañas normales, ya que acostumbran a ser más espesas y copiosas y de color amarillento o rojizo.

Con qué se trata

Gato con un ojo lloros, síntoma de conjuntivitis

Para tratar la conjuntivitis en gatos, como es evidente, tienes que contar con ayuda veterinaria. Esto es especialmente importante en el caso de los ojos, ya que son una zona especialmente delicada y que puede llevar a confusiones muy fácilmente. Sin embargo, lo más probable es que el veterinario, en caso de que sea conjuntivitis, te recete algún medicamento en forma de colirio, como un antibiótico. También es probable que te diga que tienes que limpiarle los ojos a tu gato con un poco de suero y una gasa.

Cómo ponerle el colirio al gato

Gato de perfil

Hablamos con conocimiento de causa. En casa tenemos cuatro gatos y los cuatro han tenido conjuntivitis en algún punto, ya sea porque la pillaron en la colonia, porque afloró una antigua infección por un desencadenante relacionado con el estrés o porque simplemente se contagiaron, así que… ¡colirios para todos!

  • En primer lugar, lávate las manos y enjuágate bien el jabón para ponerle el colirio.
  • Después, coge al gato y siéntate de manera que puedas agarrarlo bien. Esto dependerá mucho de ti y del carácter que tenga el gato. Por ejemplo, si es muy movido, es recomendable que lo envuelvas en una manta para inmovilizarlo de manera que solo le salga la cabecilla.
  • Antes de poner el colirio, límpiale el ojo con un poco de suero y una gasa. Así las gotas surtirán más efecto porque el ojo estará libre de impurezas. Por cierto, no uses algodón, ya que las fibras podrían quedarse dentro del ojo y causar más irritación.
  • Una vez le has limpiado el ojo, es la hora de la verdad. Coge el bote de colirio con la mano con la que seas diestro mientras con la otra agarras al gato para que no se escape. El truco es que puedas abrirle el ojo al gato con la misma mano con la que le administrarás las gotas, por ejemplo, en casa usamos el dedo pulgar y el corazón para abrirlo y nos ayudamos del pulgar y el índice para poner las gotas. Cuesta un poco pillarle el tranquillo, pero una vez lo consigas te ahorrará tiempo y arañazos.
  • Al poner las gotas, ten cuidado con el ojo, que no toque la punta del bote. Además de hacerle mucho daño al pobre animal, puedes contaminar el bote.
  • Al terminar, dale una chuche al gatete. Así aprenderá a relacionar las gotas con algo bueno y no te costará tanto dárselas.

Siempre lleva tu gato al veterinario

Gato con ojos verdes

Siempre te aconsejaremos que preguntes a un profesional o acudas al veterinario ante cualquier síntoma, aunque en el caso de la conjuntivitis es especialmente vital. Si la dejas sin tratar demasiado tiempo, puede pasar al otro ojo y ocasionarle muchas molestias a tu gato. Por otro lado, si la tratas con colirio sin saber qué es puede ser tampoco es nada recomendable: la conjuntivitis y las heridas son muy parecidas, pero tienen tratamientos muy diferentes. Así que ya sabes, ante la duda, acude siempre siempre siempre al veterinario.

Esperamos haberte ayudado a conocer un poco más a fondo la conjuntivitis en gatos con este artículo. Dinos, ¿tienes o has tenido gatos que la hayan padecido? ¿Crees que no hemos olvidado de decir algo? ¡Recuerda que puedes decirnos lo que quieras en un comentario!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*