Isla de los gatos

isla de los gatos

Si eres un gran amante de los gatos, seguro que te interesa saber curiosidades sobre ellos. Y en esta ocasión, no vamos a defraudarte, sobre todo si eres de los que suele viajar. Porque, ¿te gustaría ir a una isla de los gatos?

En realidad,no es ninguna tontería, ya que en el mundo podemos encontrar algunas que tienen el calificativo de isla de los gatos. La más conocida de todas es la de Aoshima, en Japón. ¿Y si te decimos que también hay otras en diversos puntos? Hoy, te hablamos de los distintos lugares donde te vas a encontrar con que la titularidad se le atribuye a estos felinos.

Dónde está la isla de los gatos

Como te hemos dicho antes, la isla de los gatos más conocida de todo el mundo, que no la única, se encuentra en Aoshima, en Japón. Concretamente, está al sur de Japón. Se trata de una isla muy pequeña, llena de pescadores principalmente, con menos de 20 habitantes. Sin embargo, estos 20 humanos no son número si lo comparamos con los 120 gatos aproximadamente que se tiene de censo de felinos.

Actualmente, es un lugar que se puede visitar; de hecho, muchos de los gatos viven precisamente del turismo ya que los que visitan la isla lo hacen debido a ellos, lo cual permite que el dinero que se saca pueda ser utilizado para cuidar a los gatos (alimentación, revisiones veterinarias…).

La historia de la isla de los gatos en Aoshima

La historia de la isla de los gatos en Aoshima

Pero, siendo una isla, ¿cómo ha podido acabar estando repleta de gatos? La historia se remonta a varios años atrás. Y es que, como te hemos dicho antes, la isla de Aoshima era, y es, una isla de pescadores.

Años atrás los habitantes de Aoshima tenían un problema con los ratones, y no veían una solución factible para poder acabar con ellos. Así que decidieron llevar unos gatos para que se ocuparan de ellos y los cazaran.

El problema es que esos gatos empezaron a reproducirse y, con ello, a aumentar el número de gatos que allí había. De hecho, se dice que la isla de los gatos de Aoshima es la que más gatos por metro cuadrado tiene.

En la actualidad, la mayoría de la población que aún queda en Aoshima es mayor. Muchos de los que vivían allí se mudaron tras la Segunda Guerra Mundial en busca de otra oportunidad laboral y es por eso que ahora los gatos pueden acampar en casas abandonadas (o repletas de gatos).

Las otras islas de los gatos

Tras buscar información sobre la isla de los gatos en Aoshima, descubrimos que no es la única que existe en el mundo. Si bien es la más famosa, sobre todo porque hay una población gatuna mucho más abundante que la humano, lo cierto es que hay más islas de los gatos. Por eso, hemos querido recopilártelas a continuación.

Isla Tashirojima

Isla Tashirojima

La isla Tashirojima es otra de las que puede enorgullecerse de ser considerada isla de los gatos.Y es que, ubicada en la región de Tohoku, en la prefectura de Miyagi, contiene a más de 130 gatos junto con los habitantes humanos que habitan en ella. La isla entera son 11 kilómetros y debemos decirte que hay más gatos que personas.

En ella, donde habrá una mayor afluencia de gatos será en los dos puertos de la isla, por un lado, el Puerto Odomari, al norte; y, por otro, el puerto Nitoda, al sur. Es en este segundo donde suelen concentrarse más, pero ambos están a unos dos kilómetros de separación, por lo que perfectamente puedes ir de uno a otro.

No te pierdas tampoco el santuario dedicado a los gatos. De hecho, según la leyenda, los pescadores que vivían antaño en la isla rendían pleitesía a un gato, porque eran capaces de predecir el clima y la captura. Pero, un día, uno de los gato falleció en un accidente y, tanta pena provocó, que establecieron un santuario para adorarlo como si fuera un Dios.

Es por eso que en el santuario se dejan muchos juguetes para gatos, o incluso alimentos.

Umashima

isla de los gatos Umashima

Umashima saltó en las noticias hace unos años por un acto atroz para con los gatos que había en la isla. Y es que, en esa época, había 5 gatos por cada humano. El problema es que, de repente, empezaron a desaparecer y no sabía a ciencia cierta el motivo.

Tras varias investigaciones se supo que el «culpable» era un hombre que, para proteger los cultivos de los cuervos, envenenaba los pescados para que se los comieran. Pero claro, los gatos también lo comían y finalmente caían.

Esta isla situada en el suroeste de Japón, cerca de Kitakyushu, siempre ha gozado de bastante fama en el país. Pero a nivel internacional no se la conoce tanto.

A pesar de que sigue habiendo gatos en la isla, estos son muchos menos, y eso ha provocado que las visitas de los turistas disminuyan.

También en Brasil existe una isla de los gatos

También en Brasil existe una isla de los gatos

Nos vamos ahora a otra parte del mundo, concretamente a Brasil. Porque allí también se puede encontrar una isla de los gatos. Está ubicada solo a 20 minutos de Mangaratiba, en la Costa Verde de Brasil. Y es muy popular debido a que los felinos se han hecho «dueños» de la isla.

Actualmente, su población es bastante; hablamos de unos 250 gatos que se intentan alimentar con lo que pueden, sobre todo gracias a los turistas. El problema es que son tantos gatos que muchos han recurrido al canibalismo para alimentarse. Además, hay gatos domesticados como otros salvajes y las peleas son habituales.

Ainoshima

isla de los gatos Ainoshima

Por último, volvemos a Japón, concretamente a Ainoshima. Está en la prefectura de Miyagi, Tohoku, en Kyushu, Fukuoka. ¿Y qué te vas a encontrar? Pues una pequeña isla, de apenas 1,25 kilómetros cuadrados con unos 500 habitantes humanos. La mayoría de ellos son pescadores. Y unos 150 gatos.

A lo largo de su poca extensión, te vas a encontrar con montones de gatos. Casi todos ellos se encuentran en el puerto (seguramente por el olor a pescado que hay en ese lugar). La gran mayoría son tranquilos y están acostumbrados a los humanos, a los que siguen para que los alimenten.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*