El lenguaje de los gatos y cómo entender lo que sienten

Gato con mirada al frente.

El lenguaje de los gatos es fascinante, puede que porque hablar con un gato en la mayoría de los casos te hace sentir como un tonto rematado. El gato se te queda mirando, reclama tu atención con un golpe de pata y maúlla con un deje de desespero e impaciencia que hace que sientas que la culpa es tuya por no entenderlo.

Si sientes que tu gato te juzga por no ser todo lo servicial con él como deberías, no tienes que irte a ninguna isla de los gatos a practicar, ya que tenemos la solución: es este artículo hablaremos del lenguaje de los gatos y aprenderemos a descifrarlo. ¡Miau!

Lenguaje de los gatos: corporal

Gato gris con los ojos cerrados.

El lenguaje de los gatos muchas veces es mucho mejor descifrable si nos fijamos en su postura, la cola o las orejas que con el maullido, ya que reservan el lenguaje vocal para los cachorros y para los humanos. Por eso, si quieres saber qué recórcholis te está diciendo tu gato, es mejor que te fijes en:

La postura

En el lenguaje de los gatos, la postura es uno de las primeras cosas que debemos tener en cuenta para entender a nuestro minino. Si tiene una postura relajada (por ejemplo, si te enseña la tripa), evidentemente será señal de que el gato se encuentra bien y a gusto.

Gato estirándose.

Por el contrario, una postura tensa (la cola se mueve a espasmos, las orejas están hacia atrás, la espalda está arqueada…) indica que hay algo que está molestando al gato. En posturas un poco tensas puede tratarse simplemente de un pájaro, una mancha de luz u otra cosa que está llamando su atención, mientras que en posturas más exageradas (pueden incluso llegar a esconderse en sitios oscuros y estrechos, como debajo de un mueble o el sofá) puede indicar que el gato se siente amenazado.

Las orejas

Gato negro con las orejas hacia atrás.

Hay cuatro grandes mensajes que los gatos transmiten con sus adorables orejas:

  • Si las orejas están en una posición relajada, indica que el gato está a gusto.
  • Si las tiene muy tiradas hacia adelante, con las pupilas dilatadas y los bigotes también hacia adelante indica que hay algo que está llamando poderosamente su atención.
  • Las orejas echadas hacia atrás indican que tiene miedo o se siente amenazado o molesto. Mientras más atrás, peor se siente.
  • En caso de que el felino eche las orejas hacia atrás y hacia adelante, quiere decir que está en modo agresivo (identifica la amenaza para que no te arañe o te muerda). La agresividad también acostumbra a ir acompañada de un ceño fruncido y la boca medio abierta.

La cola

Un gato blanco con la cola peluda.

En el lenguaje de los gatos, la cola es, definitivamente, una de las principales formas de comunicación. A continuación te listamos los significados más importantes, aunque cada gato es un mundo:

  • La cola derecha indica que el gato se siente bien, seguro y confiado.
  • Si la tiene derecha pero un poco relajada (similar a un signo de interrogación) indica que tienes ganas de interactuar de manera tranquila, con mimos o palabras amables.
  • Si la hace temblar, significa que está contento de verte o emocionado (los nuestros lo hacen mucho cuando saben que va a haber premios, por ejemplo).
  • Si el gato mueve la cola como a bandazos significa que se siente incómodo. A veces también lo hacen moviendo solo la punta de manera brusca.
  • Si la tiene pegada al suelo, quiere decir que se siente muy amenazado, posiblemente por otro gato. Esta postura también denota sumisión.
  • En caso de que la cola esté inflada como la de un mapache acostumbra a significar que el animal se siente amenazado y asustado.

Los ojos

Gato gris con ojos azules.

Los ojos de los gatos son muy expresivos, y a ellos mismos les sirve para comunicar muchas cosas, ya sea a nosotros o a otros gatos. En este caso tenemos que fijarnos especialmente en las pupilas. Por ejemplo:

  • Las pupilas estrechas pueden denotar un sinfín de emociones, desde el placer a la emoción. Si van acompañadas de párpados cerrados, normalmente denotan agresión (especialmente si también tienen la boca abierta o bufan.
  • Las pupilas dilatas denotan que el gato está a gusto. Si las tienen muy dilatadas, también pueden denotar interés.
  • Si el gato no pestañea, denota control y dominio.
  • Por el contrario, si el gato parpadea muy lentamente te está dando un besito gatuno. ¡Felicidades!

Los bigotes

Gato con los bigotes hacia adelante.

Finalmente, hablaremos brevemente de los bigotes, que en general tienen dos posibles posiciones:

  • Los bigotes pegados a la cara indican que el animal está relajado y bien. Dicho de otra manera, es su posición por defecto.
  • En cambio, si tu mascota echa los bigotes para adelante puede querer decir muchas cosas: por ejemplo, que hay algo que le interesa fuera de la ventana, pero también que se siente amenazado.

Lenguaje de los gatos: vocal

Gato maullando frente al mar.

 

Como decíamos, el lenguaje vocal está reservado a nosotros, los humanos, ya que los gatos apenas lo utilizan entre ellos. Sin embargo, sí que se producen situaciones en las que utilizan distintos sonidos para comunicarse con su entorno:

Maullidos

Un gato enfadado maullando.

El maullido es la forma de expresión gatuna por antonomasia, aunque dentro del lenguaje de los gatos no es tan importante. Cuando de verdad maúllan los gatos es cuando son cachorros, especialmente para llamar a su madre, en cambio, cuando tienen unos cuatro o cinco meses dejan de hacerlo entre ellos.

En efecto, a los humanos sí nos maúllan. Algunos afirman que es porque se han dado cuenta de que la forma humana de comunicarse es vocal, mientras que otros afirman que es porque nos ven como a una gigantesca madre gatuna y que les queda como un residuo de la infancia. En todo caso, normalmente los maullidos se producen para llamar nuestra atención.

Ronroneos

Gato ronroneando en una manta.

El ronroneo es uno de los sonidos más apacibles de la naturaleza (especialmente si va acompañado de adorables ronquidos y suspiros). El ronroneo varía de gato a gato, desde la total ausencia de este sonido a un ronroneo tan fuerte que parece un gigante roncando. Aunque se relaciona con el hecho de que el animal está a gusto y feliz, también puede producirse en situaciones de estrés (por ejemplo, las gatas ronronean cuando paren).

Castañeteo

Gato castañeteando los dientes.

No, Patucos no tiene frío. Le castañetean los dientes porque está observando una presa. A veces este sonido puede ir acompañado de maullidos y chasqueo de dientes que denoten la emoción de la cacería. Los expertos creen que el castañeteo se produce de manera involuntaria y que es una manera de imitar el mordisco letal del gato en el cuello de la presa, lo que a la hora de la verdad los convierte en todavía más precisos.

Bufidos

Finalmente, los bufidos van acompañados de otras señales, normalmente gestuales: orejas hacia atrás, cola de mapache, ceño fruncido, bigotes hacia adelante y colmillos a la vista. Como puedes imaginarte, demuestra que el gato se siente amenazado por alguien o algo. El bufido, además, puede preceder a un ataque.

El lenguaje de los gatos es apasionante y muy interesante de descubrir si viven con felinos. Dinos, ¿conocías estos gestos gatunos? ¿Crees que nos hemos dejado alguno? ¡Cuéntanos en los comentarios!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*