Plantas tóxicas para gatos

plantas toxicas para gatos enfermedades

Sabemos que los gatos son animales curiosos por naturaleza que les encanta investigar todo lo que hay a su alrededor. Muchas plantas que tenemos en nuestro hogar ya sean plantas de interior o exterior pueden llegar a ser un auténtico peligro para nuestra mascota. Y es que existen diferentes plantas tóxicas para gatos.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles son las diferentes plantas tóxicas para gatos.

Plantas tóxicas para gatos

gatos y plantas

El grado de toxicidad que puede tener una planta es bastante variable y depende no solamente de la especie en concreto sino de la cantidad que ingiere. Algunas plantas tanto de interiores como de exteriores pueden producir dermatitis, leves diarreas, irritaciones y vómitos a nuestro pequeño animal. Existen especies que con tan sólo una pequeña mordedura o mordisqueo pueden llegar a producir fallos hepáticos liberales, edemas pulmonares, paradas cardiacas, etc.

Para poder tener plantas en nuestro hogar y estar seguros completamente de que nuestro gato no va a morder las plantas debemos conocer bien cuáles son las especies que vamos a sembrar y el lugar donde van a estar situadas. Es fundamental que antes de introducir cualquier planta nuestra casa nos aseguremos que podemos tenerla. Hay algunos trucos para evitar que nuestro lado pueda acceder a las plantas, pero siempre vamos a tener ese susto. Es un instinto natural que los gatos tengan tendencia a la acercarse a todo tipo de plantas y no es verdad que ellos tienen el instinto de evitar comer aquellas que son venenosas.

Cualquier tipo de planta es un entretenimiento garantizado para un gato. Y es que estos animales van a buscar a las plantas aunque tengan que escalar altas estanterías para poder alcanzarlas. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que los gatos necesitan comer plantas para que les ayude en su digestión y equilibrar su dieta. Otra función de comer plantas es poder eliminar las bolas de pelo que se van agolpan en el estómago con su constante acicalado. Es imprescindible poner siempre a su disposición hierba especial para gatos que si va para estas funciones que hemos mencionado. Es posible que sí tienen estas plantas a mano no se centren en otras y pueda ser de garantía de seguridad.

Hierba especial para gatos

plantas toxicas para gatos

La hierba especial para gatos suelen estar a ese a raíz de plantar semillas de avena, trigo o alpiste. En tan sólo unos 4 días ya es suficientemente frondosa como para que nuestro gato pueda aprovecharla. Hay que estar siempre los fertilizantes e insecticidas químicos puesto que son tóxicos para nuestras mascotas. Existen alternativas ecológicas que no contaminan, no dañan el ecosistema, no son tóxicos para los gatos y no acaba con la vida de algunos pequeños gorriones y otros pájaros que acaban por comerse estas plantas.

El listado de plantas tóxicas para gatos es bastante grande y se debe evitar. Dado que existen demasiadas plantas tóxicas para gatos es más eficiente hacer un listado por aquellas que no lo son. También sucede así se hace una búsqueda por internet que encontramos plantas que en unos sitios afirman que son inofensivas y otros dicen que es tóxica.

Listado de plantas tóxicas para gatos

plantas que son toxicas

Vamos a ver cuáles son algunas de las especies más comunes que pueden estar en nuestras casas y que resultan perjudiciales para nuestros pequeños gatitos:

  • Acebo: tanto las hojas como frutos y semillas del acervo son venenosos para los gatos. Tienen algunos síntomas bastante fáciles de reconocer como son los trastornos gastrointestinales como son fuertes diarreas y vómitos. También pueden tener dolor abdominal. Depende de la cantidad que se ingieren el tamaño del animal. Sin embargo, podría provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte.
  • Estrella de caballero: se trata de una planta bulbosa y son altamente tóxicos. Los síntomas principales son fuertes diarreas, falta de coordinación, vómitos, trastornos cardíacos y en algunos extremos la muerte.
  • Ciclamen: esta planta tiene contenidos activos entre los que se encuentra la ciclamina. La mayor concentración de la ciclamina se encuentran la raíz de la planta. Esta sustancia es un violento purgante de gran toxicidad para los animales. Los síntomas tras la ingestión de ciclamen son los trastornos gasto intestinales con vómitos, malestar, dolor abdominal, insuficiencia renal y parálisis.
  • Costilla de Adán: es otra de las plantas más comunes que se encuentran en nuestros jardines e interiores. Lo único que no es tóxico son los frutos. El resto de la planta si crea problemas a nuestros gatos. Entre los principios activos de la costilla de Adán tenemos el oxalato de calcio. Los síntomas tras la inspección son los vómitos, irritación e inflamación bucal, cuello y esófago.
  • Crotón: se trata de una planta que contiene un látex tóxico que circula por su interior. Este látex hace que genere una reacción en la piel creando dermatitis con irritación, enrojecimiento y una posible aparición de ampollas. Si nuestra mascota llega a ingerir al crotón provoca fuertes diarreas, inflamación de la lengua, dificultad para deglutir, salivación excesiva, vómitos y dolor abdominal.
  • Lirio de la paz: otra de las flores más comunes en nuestros hogares. Pertenece al grupo de plantas tóxicas para gatos puesto que provoca efectos irritantes inmediatos. Lo más normal es que el gato deje de ingerir la planta si comienza a sentir los síntomas.
  • Filodendro: existen varias especies que pertenecen a este género, pero todas ellas son tóxicas. La ventaja es que los síntomas se manifiestan de inmediato. Entre los síntomas que puede manifestar el gato encontramos ardor bucal, dolor agudo, salivación excesiva, hinchazón de la lengua y la faringe con dificultad para respirar. Si nuestro animal llega a tragar trozos de esta planta, se pueden provocar vómitos, asfixias y casos extremos de muerte. Hay que tener en cuenta que esta planta es muy agresiva para nuestro animal.
  • Flor de pascua: de esta planta todas sus partes son tóxicas, en especial el látex de su interior. Con tan sólo tener un contacto directo con el látex se provocan dermatitis con irritaciones, picor y la aparición de ampollas. Si se ingiere, se provocan daños como dolores abdominales, irritación de las mucosas y un exceso de salivación.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuáles son las plantas tóxicas para gatos para poder evitarlo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*