¿Por qué los gatos amasan? Desvelamos las razones

Gato amasando una manta

Por qué los gatos amasan es una pregunta cuya respuesta es bastante lógica… aunque, como puedes imaginarte, no tiene nada que ver con que te estén preparando una masa de galletas. Al contrario, tiene que ver con el confort, algo en lo que estos animales son unos auténticos especialistas.

En este artículo veremos qué es este enigmático comportamiento y las razones por las que todas las razas de gatos grandes, pequeños y medianos parecen tan propensos a llevarlo a cabo. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Qué es amasar?

Gato a gusto en una manta verde

Todos los que tenemos gato en algún punto hemos visto como nuestro peludo de cuatro patas se colocaba en un lugar bien mullidito (una manta, el sofá, la cama o incluso nuestra falda) y empezaba a mover las patas arriba y hacia abajo metiendo y sacando las zarpas, igual que si estuviera haciendo un pastel. Por esto a este comportamiento se lo llama amasar.

La manera como los gatos amasan puede variar de un gato a otro. Por ejemplo, hay quien usa las dos patas delanteras, mientras que otros usan las cuatro e incluso algunos muerden o babean la manta. Algunos incluso ronronean, mientras que otros lo hacen totalmente en silencio.

El origen de amasar

Gata con gatitos

Si queremos responder por qué los gatos amasan, primero tendremos que descubrir el origen de este comportamiento. Aunque no está muy claro (los gatos no están tan estudiados como otros animales y su comportamiento muchas veces aún es un misterio), parece que los expertos se inclinan por afirmar que se trata de un comportamiento adquirido en la infancia.

Los gatitos, cuando aún se alimentan de leche, amasan la tripa de sus madres para mejorar la salida de leche. En definitiva, amasar es un gesto totalmente instintivo que los gatos adquieren al ser pequeños, pero… ¿por qué siguen amasando al ser mayores?

Razones por las que amasan los gatos

Gato amasando al aire

Los gatos son un misterio y, aunque no está totalmente claro por qué siguen amasando durante la edad adulta, parece que hay una serie de posibilidades, como veremos a continuación.

Como recuerdo de días (y recompensas) pasados

Puede sonar algo cursi, pero es así: al amasar, los gatos activan en su memoria un recuerdo difuso de la tripa calentita de sus madres y de la leche que soltaba al llevar a cabo ese gesto. Por eso, una de las razones por las que los gatos siguen amasando cuando son mayores es porque recuerdan lo a gusto que se encontraban y la recompensa que recibían. Puede que también por esta razón escojan amasar lugares que les recuerden a su madre, como cojines o mantas peludas.

Para decirte que te quieren

Gatito amasando

Una de las razones por qué amasan los gatos más bonitas es satisfactorias es cuando llevan a cabo este comportamiento para demostrarte su cariño. Sabrás que se trata de esto porque el peludete se te amasa la falda mientras lo acaricias (especialmente si lo acompaña de ronroneos). Mientras más a gusto y relajado esté, más fuerte te clavará las uñas al amasar, con lo que ten cuidado.

En caso de que pase, sobre todo no lo regañes, ya que no sabe que te está haciendo daño. Es recomendable, en cambio, que pongas una manta entre tu regazo y las zarpas del gatete. ¡Así los dos estaréis más a gusto!

Porque han entrado en celo

Si tu gato es una hembra y no está castrada, es posible que lleve a cabo este comportamiento cuando entre en celo. Entonces las gatas amasan al aire, se tumban y demuestran otras señales, como estar más habladoras, pedir salir más a fuera o incluso darte más muestras de cariño. Por supuesto, este comportamiento solo se da en gatas que no estén castradas.

Para hacerse la cama

Gato tumbado en la cama

Para hacer nuestra cama necesitamos simplemente poner una manta encima de las sábanas. Los gatos van más allá y tienen un complejo ritual en el que amasan el lugar donde van a dormir (especialmente si es una manta), dan vueltas sobre sí mismos, pisan y repisan el lugar donde van a descansar hasta que finalmente se hacen un ovillo y se echan a dormir.

Hay varias razones por las que los gatos amasan para “hacerse la cama”. En primer lugar, evidentemente, es para estar más a gusto (hay que pensar que en la naturaleza lo que amasan son palos, hojas y tierra). Y en segundo lugar es para asegurarse que en el sitio donde van a dormir (es decir, entre los palos, hojas y tierra) no hay ningún depredador al acecho, como una serpiente o arañas.

Para estirarse

Gato estirándose encima de una moto

Como sabrás si tienes gatos, estos animales son unos expertos, además de en estar a gusto, en estirarse y hacer yoga. Tanto antes como después de dormir es de lo más frecuente verlos estirando las patas, la cola, la espalda… ¡en lo que parecen un montón de posturas de yoga! Amasar podría considerarse una de estas maneras de estirarse y prepararse para estar listos para la acción.

Para marcar sus propiedades

Finalmente, otra de las razones por las que los gatos pueden amasar es para marcar las cosas con su olor. Estos animales tienen unas glándulas odoríferas en las patitas con las que desprenden feromonas que, básicamente, marca en propiedad lo que están amasando. Los gatos son animales territoriales, lo que explica que lleven a cabo comportamientos como este.

Esperamos haberte contestado a la pregunta de por qué amasan los gatos y haberte hecho conocer más en profundidad a estos interesantísimos animales. Dinos, ¿sabías todas estas razones? ¿Crees que nos hemos dejado alguna por contar? ¡Dinos en los comentarios!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*