Rascadores para gatos

Rascadores para gatos

Si tienes un gato, seguro que también tienes algunos accesorios y juguetes para gatos. Pero, quizá uno de los elementos más importantes sea, sin duda, los rascadores para gatos. Se trata de una “herramienta” para evitar que tus muebles, sofás, cortinas…. Acaben destrozados.

Pero, ¿sabes que existen en el mercado diferentes rascadores para gatos? ¿O los beneficios que estos les dan a los felinos? Hoy te hablamos de ellos.

Por qué los gatos rascan cosas

Antes de hablarte sobre los rascadores para gatos, es importante conocer el motivo por el que estos animales tienen la “afición” o “fijación” de rascar cosas.

Cuando un gato rasca, lo hace principalmente con las garras delanteras. Su trayectoria es de arriba abajo, y lo hacen por un motivo entendible: intenta eliminar y adelgazar la capa exterior de la garra. En otras palabras, se afila las garras y se deshace de las capas que ya no le sirven, sobre todo cuando la nueva capa se encuentra ya debajo.

Esto es quizá lo más conocido del porqué los gatos rascan, pero no hay solo este motivo. Según Icatcare, este comportamiento también lo hacen para ejercitar tanto sus extremidades anteriores como su columna vertebral. ¿Y por qué? Pues debido a que buscan estar en buena forma y predispuestos para la caza.

Artículo relacionado:
Plantas tóxicas para gatos

Otro de los motivos por los cuales los gatos rascan es para marcar su territorio. Al igual que los perros recurren a la orina o a restregarse en ciertas zonas para dejar su olor, también en este caso ocurre lo mismo con los felinos.

Al rascar, sus almohadillas segregan un olor único, producido como una mezcla de olor y de las glándulas sudoríparas. Este olor se fija en la zona donde estén rascando en ese momento para que otros animales entiendan que eso es su territorio y que, por ende, no deben molestarlos.

Tipos de rascadores para gatos

Rascadores para gatos

Ahora que conoces el motivo por el que los gatos rascan sabrás que hay razones para que tengan rascadores para gatos. De hecho, dependiendo del número de felinos que tengas en casa será necesario un número diferente de rascadores. Por ejemplo, si tienes tres gatos, deberás proporcionarles tres rascadores diferentes, no compartir uno solo, ya que eso podría generar muchos problemas.

Pero, ¿sabes qué tipos de rascadores para gatos hay en el mercado? Te hablamos sobre ellos.

Rascadores verticales

Estos son los más conocidos y habituales. Se trata de cilindros verticales simples, envueltos en cuerda o cualquier otro material resistente a las uñas de la mascota, que cumplen la función de manera básica, sin esperar nada más.

A veces pueden tener una bolita atada por otra cuerda para que la utilicen a modo de juego (también para llamarles la atención y se diviertan al tiempo que rascan el cilindro.

Rascadores tipo árbol o torre

Rascadores tipo árbol o torre

Son más elaborados debido a que pueden tener una o dos alturas, o incluso tres. Siguen la misma regla que el anterior, solo que en la parte superior del cilindro tendrían una base sobre la que subirse para escalar a otro “piso”.

En muchos casos pueden tener varios cilindros (y plataformas) e incluso casitas para estar dentro y relajarse (o simplemente meterse para que lo dejen en paz.

Rascadores tipo alfombra

Otros de los rascadores para gatos más sencillos son los tipo alfombra. Estos son ideales para los gatos pequeños, ya que a su edad optan por rascar de manera horizontal antes que vertical.

También es una forma de ayudarse a que se ejerciten en todas las posturas y al no ocupar mucho espacio, se pueden situar en zonas estratégicas de una casa (para evitar que sufran tus muebles).

Cómo enseñarles a usar rascadores para gatos

¿Piensas que con comprar rascadores para gatos y ponérselo en el suelo ya es suficiente para que estos entiendan? ¿Que así van a dejar tus muebles en paz y se van a centrar en este elemento? Pues sentimos decirlo, pero no va a ser así.

Cuando a un gato le pones un rascador, es normal que se acerque a oler ese nuevo elemento, ya que para él es novedad y quiere conocerlo. Pero de ahí a que lo uses tanto como puede estar usando tus muebles hay un mundo.

Afortunadamente, enseñar a usar los rascadores para gatos no es difícil, solo debes armarte de un poco de paciencia para lograrlo.

Los pasos que debes seguir son los siguientes:

Coloca los rascadores para gatos en zonas estratégicas

Nos estamos refiriendo a partes de la casa que sean sus favoritas. Si no sabes cuáles son, guíate por los muebles de tu casa, ¿alguno está algo más arañado o lo has pillado más veces intentando “destrozarlo”? Pues entonces ahí es donde debes colocarlo.

Al principio puede ser recomendable, en lugar de un rascador, tener varios para que entienda que eso sí es lo que puede rascar, pero no lo demás.

Llama la atención sobre el rascador

Cómo enseñarles a usar rascadores para gatos

Como te hemos comentado antes, muchos rascadores verticales, tienen una bolita unida con una cuerda colgante para captar la atención del felino. De hecho, es algo que puedes encontrarte en casi todos los rascadores (salvo en el tipo alfombra).

Con este “juguete” puedes distraerlo, acercarse al rascador, o sentir curiosidad para que acabe utilizándolo.

Mantén tu paciencia

Mientras que algunos gatos es ponerle los rascadores e inmediatamente dejan tus muebles en paz, a otros les va a costar más usarlos. Pero es importante que tú te mantengas tranquilo y que sigas enseñando a tu mascota que ese elemento es lo que puede usar para afilar sus uñas, y no otro mobiliario de casa.

Aun así, para ayudarlo puedes:

  • Impregnar el rascador con su olor. Esto es fácil de hacer ya que solo tendrías que frotar una manta o algo que pertenezca a tu gato en el rascador para que se quede su olor.
  • Usa hierba gatera. Eso sí, ten en cuenta que debe gustarle ya que, si no es así, estarás haciendo algo contraproducente.
  • Juega con tu gato y el rascador. En lugar de usar otros juguetes, céntrate en hacer partícipe al rascador para que lo vea como algo bueno (y divertido).
  • Dale a elegir varios rascadores para gatos. Un error que cometemos es escoger un tipo de rascador sin pensar realmente si a tu felino le va a gustar. Puede ser que el que tú has escogido no lo quiera, pero sí otro tipo. Por eso, cuando lo rechaza, hay que pensar que quizá no es el adecuado para tu gato.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*