Tiña en gatos

tiña en gatos

Cuando tienes un gato como mascota, lo que menos quieres es que este se enferme. Sin embargo, aunque intentes prevenir por todos los medios, hay enfermedades que pueden acontecerle. Y una de ellas es la tiña en gatos.

Caracterizada por la enfermedad que quita el pelo a tus felinos, la tiña en gatos es un problema importante que debes saber detectar a tiempo para que el tratamiento sea más efectivo y, sobre todo, para que no se convierta en un problema grave. Pero, ¿qué es la tiña? ¿Qué síntomas tiene? ¿Cómo se cura? Te hablamos de todo ello a continuación.

¿Qué es la tiña en gatos?

¿Qué es la tiña en gatos?

La tiña en gatos es también conocida como dermatofitosis felina. Se trata de un problema que surge en la piel de los gatos debido a un hongo. El problema es que esta es muy infecciosa y contagiosa, y no solo afectaría a los mininos, también puede contagiarse a humanos, perros u otros animales.

Por eso, es importante detectarla en las primeras fases para evitar que haya una infectación importante. En concreto, el hongo que provoca este problema es el conocido como Microsporum Canis, y afecta no solo a la piel, también puede habitar en el pelo o las uñas de los animales. Este se alimenta sobre todo de la queratina de esas zonas, de ahí que suela priorizar estas (y es el motivo por el que se le cae el pelo a tu gato). Pero no son los únicos síntomas que tendrá.

Síntomas de la tiña en gatos

Síntomas de la tiña en gatos

Si tienes un gato, o varios, y quieres saber cuáles son las señales que te avisan del problema, aquí te las detallamos.

  • Rascado frecuente. Los picores que no cesan harán que tu gato esté rascándose continuamente y, debido a ese estrés, acabarán mordiéndose o lamiendo compulsivamente para aliviarse. El problema es que eso puede acabar por distribuir el hongo por más zonas de su cuerpo.
  • Pérdida de pelo. Normalmente suelen aparecer en forma de círculos, bien dispersos o en una zona concreta. Las más proclives a sufrirlo on las orejas o las extremidades, pero si no te das cuenta, puede ocurrir que, en unos días, tenga «calvas» en la cabeza o el lomo.
  • Aparición de costras, normalmente debido a lo anterior, los mordiscos que se da para aliviarse. Sin embargo, también pueden aparecer descamaciones de color así como un olor muy característico de la tiña en gatos.
  • Queriones. Los queriones son unos nódulos que aparecen en el cuerpo del animal y que son muy dolorosos.

Eso sí, ten en cuenta que los síntomas no son inmediatos, pueden aparecer unas 2-4 semanas después de contagiarse.

Por qué puede contagiarse de tiña

Si te estás preguntando ahora mismo qué es lo que puede desencadenar la enfermedad de la tiña en gatos, debes saber que pueden darse tanto factores internos como externos. Detectarlos es importante porque, si los evitas, estarás previniendo que tu mascota vaya a contagiarse. Pero, ¿cuáles son esos?

  • Defensas bajas. Un animal que está enfermo o que es propenso a estar enfermo puede tener una mayor probabilidad de que caiga en las garras de este problema de salud.
  • Mala alimentación o forma física. Imagina un gato que no come bien, o que está gordito. Son aspectos que pueden predestinarle a enfermedades, siendo una de estas la tiña en gatos.
  • Estrés.
  • Un ambiente poco adecuado. En este caso hablamos de vivir en un lugar donde sea propicio el crecimiento de hongos, como puede ser un exceso de calor o de humedad, falta de higiene, de luz solar…

Los hongos no tienen realmente una forma de contagiar, sino que hay muchas. Por ejemplo, puede propagarse por el ambiente, o por el contacto con animales contagiados. También puede aparecer por entrar en contacto con objetos que están «contagiados», bien porque se han depositado esporas del hongo y estas pasan al animal, o bien porque ha sido un animal contagiado el que ha dejado esas esporas y otro puede cogerlas (en la comida, mantas, juguetes, caja de arena…).

Artículo relacionado:
Insuficiencia renal en gatos

Por eso es muy importante una buena higiene y limpieza de todo lo que hay alrededor del animal para que no llegue a afectarle la enfermedad).

Además, debes tener en cuenta que,como hemos dicho antes, la tiña en gatos también puede afectar al ser humano.

Qué hacer si tu mascota padece tiña

Qué hacer si tu mascota padece tiña

Aunque no querríamos que pasara nunca, es importante estar preparado en caso de que pueda ocurrir. En otras palabras, debes saber qué es lo que debes hacer si tu gato padece tiña. En concreto, los pasos que debes dar son los siguientes:

Veterinario

Si notas los síntomas antes descritos, es importante que lleves a tu gato al veterinario para que le haga una revisión. En concreto, hay un test determinado que se realiza para saber si el animal se ha contagiado de tiña. Se trata de tres pruebas que se pueden hacer:

  • Test de lámpara ultravioleta de Wood. Esta detecta la presencia del hongo en los pelos infectados aunque es la prueba que más equivocaciones puede dar.
  • Examen microscópico. Se pasa por un microscopio el pelo afectado con el objetivo de identificar el problema y, en caso de ser el hongo culpable, saber el tipo exacto que ha provocado la enfermedad. Es la prueba más rápida y efectiva.
  • Cultivo. Hacer un cultivo es otra forma de detectarlo, si bien esta suele dejarse más a los animales que conviven con el infectado para determinar si se han contagiado o no.

Tiña en gatos: Tratamiento

Una vez el veterinario obtiene los resultados de la prueba te dará un tratamiento que debes seguir a rajatabla para que el animal se cure. Además, es posible que, si tienes más animales y estos están contagiados, deban seguir el mismo u otro tratamiento diferente. Todo dependerá del tipo de animal, salud y patologías que pueda tener cada uno.

Limpieza

Es importante que, si tienes gatos con tiña, extremes la higiene y limpieza. De hecho, te recomendamos que, una vez llegues del veterinario, no saques al gato del transportín sino que te pongas a limpiar toda la casa a fondo. Incluidos los objetos que haya. Esto es porque es importante desinfectar toda la casa del hongo.

A continuación, trata de destinar una parte de la casa para tu gato a fin de que no deambule por toda ella puesto que puede acabar contagiándote a ti. Si tienes otros animales y estos están «limpios», procura mantenerlos separados de tu gato hasta que este esté curado. Pero al mismo tiempo observa a esos animales, o a ti mismo, por si desarrollas la enfermedad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*