Gecko crestado

cómo es el gecko crestado

El gecko crestado es uno de los reptiles más apreciados y populares como mascota debido a la facilidad para cuidarlo y a las pocas necesidades que tiene la especie. Son, además, muy dóciles y pueden manipularse una vez conoce al ser humano y se adapta a él.

Cambiante de color de piel (de marrón claro a rojo y/o naranja), tenerlo como mascota requiere de satisfacer una serie de necesidades imprescindibles que debes conocer, como su terrario, la alimentación o reproducción.

Cómo es un gecko crestado

El gecko crestado, de nombre científico Correlophus ciliatus, es un reptil de la familia Diplodactylidae. Mide, con su cola, unos 20 centímetros y pesa unos 40-60 gramos. Se caracteriza por tener una cabeza en forma de triángulo así como una cresta hecha con escamas espinosas que van desde detrás de los ojos a la mitad de su tronco. No tiene párpados por lo que se hidrata los ojos a través de su lengua.

Dispone, como muchos otros reptiles, de unas lamelas adhesivas en sus patas, que le permiten, junto a sus uñas, ser un buen escalador, incluso en superficies lisas o resbaladizas como el cristal. Además, también su cola tiene unas almohadillas para utilizarla para trepar o para defenderse. En cuanto a la cola, el gecko crestado no tiene la capacidad regenerativa en caso de perder la cola.

La hembra de gecko crestado suele ser más grande que el macho y este tiene un abultamiento en la zona de la cola que indica su sexo.

El gecko crestado cambia de color varias veces mientras se desarrolla, por lo que muda la piel. Lo normal es que tenga un color entre rojo, amarillo y naranja, más o menos brillante según la temperatura que haya en el ambiente.

Su esperanza de vida está entre los 10 y 20 años de edad.

De dónde es

El gecko crestado es oriundo de Nueva Caledonia. Se sabe que se descubrió en 1866 cuando se llevó una expedición para encontrarle, aunque sin muchos resultados. Sin embargo, en 1994 se pudieron encontrar algunos ejemplares. Tras atrapar algunos y reproducirlos en cautividad, han hecho que sea un animal que tolera bien el trato con el ser humano y es fácil de tener como mascota.

En estado salvaje, suele vivir en bosques con gran humedad; mientras que, en cautividad, un terrario que simule su hábitat natural es suficiente para mantenerlo saludable y feliz.

Cuidados de gecko crestado

Cuidados del gecko crestado

Tener un gecko crestado como mascota no es difícil. De hecho, es un animal indicado para principiantes debido a que su mantenimiento es sencillo. Pero, para que todo marche de manera adecuada, conviene conocer cuáles son las necesidades de este animal.

El terrario del gecko crestado

El gecko crestado necesita un terrario acorde con su tamaño. Cuando es un bebé, tener un terrario de 20 litros es más que suficiente, ya que no precisa más espacio. Sin embargo, conforme va creciendo, este se le quedará pequeño.

En general, el terrario perfecto sería uno de 50x60x60 centímetros, a poder ser de cristal o de plástico transparente y con una parte superior hecha de malla o similar para que ventile. Si es más grande, no pasa nada, pero nunca conviene que sea más pequeño ya que el gecko crestado se estresará.

Además del terrario, hay otras necesidades relacionadas que hay que cubrir. En este sentido hablamos de:

1. La temperatura y humedad del gecko crestado

El terrario debe tener una humedad de entre el 50 y el 70% para que el animal se sienta bien en él. Por eso, conviene que la temperatura del terrario esté entre los 25 y 31 grados,bajando a los 20 grados por la noche, pero con zonas donde haya humedad, ya que, de lo contrario, podría enfermar.

En caso de que se viva en una zona donde haga mucha calor, puede no ser necesario poner fuentes de calor en el terrario, pero sí es importante que la humedad se mantenga, tanto en el ambiente como en el propio animal.

2. La iluminación

La iluminación puede servir al mismo tiempo de calentador ya que se pueden utilizar lámparas térmicas o transmisoras de calor a lo largo del terrario. Estas se deben usar cuando no esté en un lugar donde haya iluminación natural (o esta sea escasa) ya que así podrá regularse mejor.

3. La decoración del terrario

Conviene que el gecko crestado tenga un terrario lo más parecido a su hábitat natural. Son animales que requieren de un orden, con lo que no conviene, a la hora de limpiar, desordenar demasiado o el animal se sentirá inquieto e incómodo por vivir allí (hasta el punto de dejar de comer).

Necesita plantas con bastante follaje, da igual que sean naturales o artificiales. Las utiliza para esconderse, pero también puedes poner rocas, cortezas de árboles, troncos… Por último, en cuanto al sustrato, no es «sibarita» por lo que puedes utilizar multitud de sustratos para geckos y salamandras.

Qué come un gecko crestado

Qué come un gecko crestado

Como animal omnívoro que es, el gecko crestado tiene una dieta variada tanto de frutas como de insectos. De hecho, en cautividad suele alimentarse principalmente de insectos como grillos, gusanos de seda, moscas de la fruta, etc. así como de fruta madura (manzana, pera, plátano, fresas…). Hay también quien utiliza los alimentos preparados para geckos crestados (botes de comida en polvo que se prepara con agua).

Lo normal es que se alimente unas 3 veces a la semana en la fase adulta. Sin embargo, cuando aún es joven, conviene que se le dé de comer a diario.

Además de la alimentación habitual, el gecko crestado necesita complementos vitamínicos y calcio. Estos se le pueden dar impregnando los insectos en ellos o bien espolvoreándolo en la fruta o en el alimento preparado para estos animales.

En cuanto al momento adecuado para darle de comer, las horas de tarde son más adecuadas para este animal, debiendo retirar todo alimento que no se haya comido al cabo de unas horas para evitar que pueda enfermar (o, en el caso de los insectos, que puedan atacar al gecko crestado).

Enfermedades del gecko crestado

El gecko crestado, como todos los geckos, también puede sufrir problemas de salud. Una de las enfermedades del gecko crestado es la estomatitis. Se trata de una afección bucal debido a que se pudre, bien alimento, o bien por infecciones, que provocan que se le enrojezca e hinche la parte de la boca y haya un exceso de moco.

Otra enfermedad de los geckos es el babeo. Cuando este animal tiene una salivación excesiva, puede ser debida a una infección respiratoria que hay que tratar para que no vaya a más.

Físicamente, el gecko crestado puede tener problemas en su cresta, apareciendo sarpullidos que son debidos a una infección parasitaria (casi siempre provocada por una falta de higiene en el terrario y en el propio animal) o bien porque tiene dificultades para desprenderse de su piel, con lo que hay que ayudarle.

Gecko crestado: reproducción y crecimiento de las crías

Gecko crestado: reproducción y crecimiento de las crías

Al contrario de otras especies de reptiles, la reproducción del gecko crestado es muy sencilla. Esta tiene lugar a principios del verano, cuando ambos sexos alcanza la madurez sexual (esta tiene lugar aproximadamente a los 12 meses. Conviene, para tener éxito, que haya un solo macho por cada 4-5 hembras.

Tras la cópula, pasarán unas 4-5 semanas hasta que la hembra (o hembras) pongan huevos. Lo normal es que haya una puesta de 1-2 huevos. Conviene retirarlos y ponerlos en la misma posición en que se pusieron, en una incubadora, intentando no moverlos mucho ya que puede morir el animal que haya dentro. La incubadora ha de estar a 25 grados con una vermiculita al 80% de humedad. Según la temperatura de la incubadora, se puede influir en el sexo del gecko crestado, de tal manera que, para que salgan hembras, ha de tener una temperatura de 20-22 grados y, si se quieren machos, de 27-29 grados. Si se quiere tener mitad y mitad, la temperatura ideal estará entre los 24 y 26 grados.

Tras el mes en la incubadora, la temperatura se cambia colocándola en 25 grados. Por lo general, al mes o a los 40 días deben nacer las crías.

Estas se alimentan al principio con potitos de frutas (que no sean cítricas) y, a los 3-4 meses, se deben separar machos de hembras para evitar peleas. Conviene colocarlos en terrarios diferentes y separados de los padres ya que estos podrían atacarles.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*