Gecko leopardo

Gecko leopardo

Dentro de los reptiles, los geckos son de lo más apreciados. Son pequeños lagartos que no necesitan grandes cuidados y que tienen una esperanza de vida alta. Además, existen muchos tipos de geckos y, uno de los que triunfa es el gecko leopardo.

Este, de nombre científico Eublepharis macularius, es originario de Oriente Medio, sobre todo de la zona de Irán a Pakistán, también se encuentra en partes de la India y muchas tiendas de animales o criadores los venden. Sin embargo, al margen de que necesiten pocos cuidados, conviene conocer todo lo necesario para hacer que el animal tenga un buen desarrollo y crecimiento.

¿Cómo es el gecko leopardo?

Este reptil tiene un aspecto curioso debido a las manchas que cubren todo su cuerpo. Este es largo y robusto, mientras que sus extremidades son fuertes. Tiene cinco dedos en cada pata para sujetarse fácilmente a cualquier superficie, ya sea difícil o resbaladiza. Al contrario que otros geckos, no dispone de las almohadillas adhesivas en los dedos para trepar, con lo que su habilidad trepadora es prácticamente nula.

En cuanto a las características de su cabeza, tiene los ojos con una pupila rasgada en vertical. Además, algo característico del gecko leopardo es que tiene unos párpados completos y móviles y es capaz de limpiarse con su lengua los ojos.

Con respecto a la cola, esta la cambiará por una nueva cuando llegue a la madurez y no es solo un «adorno», sino que la cola es el lugar de reserva tanto para grasa como para agua, que utilizará en caso de que la necesite.

Existen cinco subespecies de este reptil: afghanicus, macularius, montanus, fasciolatus y smithi.

El gecko leopardo puede medir en torno a 18-24 centímetros, todo dependerá de la subespecie que sea el ejemplar. Pero el tercio de esa medida se lo lleva la cola, mientras que su cuerpo no suele alcanzar los 10 centímetros.

Su esperanza de vida está en los 10-15 años, aunque en cautividad puede llegar a superar fácilmente esa edad.

Comportamiento del gecko leopardo

El gecko leopardo no dispone del sistema adhesivo en sus patas como otros reptiles

El gecko leopardo es un animal nocturno y adaptado a la temperatura. De esta manera, cuando hace más calor el reptil está escondido en su madriguera y cuando nota que la temperatura baja entonces sale. Por lo que estará más activo a primeras horas del día y al atardecer.

Son muy territoriales, sobre todo los machos, por lo que no conviene juntar dos en un mismo terrario. Sin embargo, sí que se pueden tener varias hembras para un solo macho.

Al margen de esto, son reptiles muy dóciles y que no suelen morder salvo que se sientan en peligro o tengan miedo. La mordedura no es peligrosa, pero sí necesitas cuidarla.

Fases del gecko leopardo

Las fases del gecko leopardo hacen referencia a los distintos colores que puede tener el reptil. La más común es la fase nominal, pero hay muchas otras que se han conseguido al cruzar o por cría selectiva que son las más apreciadas.

Algunas de ellas son: tangerine, stripe, albinos, sunglow, diablo blanco, enigma, phantom,black velvet, etc.

Cuidados del gecko leopardo

Esta es la sección más importante para cuidar a un gecko leopardo. Conoce sobre su alimentación, espacio, cómo cogerlo, y mucho más.

¿Qué come el gecko?

El gecko leopardo no necesita mucha agua

El gecko leopardo suele comer insectos como gusanos, arañas, grillos, etc. Estos deben estar vivos, ya que si se le da muerto, no se lo comerá. Además, pueden comer algo de fruta madura, pero no es algo que les guste demasiado.

También necesitan agua, si bien, al ser un reptil de tipo desértico, no necesita mucha.

Lo que sí es importante que no le falte es el calcio. Por eso, puedes espolvorearle polvo de calcio a los insectos al dejarlos en el comedero.

Las condiciones ideales del terrario

Para el gecko leopardo, el terrario es el lugar más importante ya que debe recrear, de alguna forma, su hábitat, controlando en todo momento las necesidades que precisa. Y es que, si solo se tiene un gecko, con un terrario de unos 50cm de largo será suficiente, pero si hay más, por ejemplo 3-4, tendrá que aumentarse a uno de, al menos, 90 centímetros. Pueden usarse bombillas de iluminación, sobre todo por la noche, que emulen a la luz de la luna, aunque esto depende de dónde esté colocado.

Ahora bien, necesita tener una temperatura constante, entre 24 y 32 grados por la mañana, y que no baje de 21 por la noche, ya que determinará que el animal coma o deje de hacerlo. El ideal serían los 28-30 grados por el día.

Esto puede proporcionársele a través de bombillas de calor, piedras térmicas, sustratos, etc. Conviene que dentro del terrario haya distintas zonas con temperaturas diferentes, para que se mueva según quiera más calor o menos.

Hay que controlar la humedad, que no debe bajar del 55% para que el gecko leopardo esté cómodo.

¿Cómo coger al gecko leopardo?

A pesar de que el gecko leopardo es muy dócil, a la hora de cogerlo hay que tener cuidado, porque son situaciones de estrés para ellos. No conviene que se le coja de la cola, ya que interpretará que está en peligro y se le puede caer.

Lo mejor es que coloques la mano delante y, poco a poco, se vaya subiendo el animal en ella. Al principio, habrá que acostumbrarlo, con movimientos lentos y seguros, para ir aumentando la confianza.

Las primeras veces que se coge es habitual que chille y se ponga nervioso, pero hay que mantener la calma para que, con el tiempo, tolere el contacto.

¿Cómo sé si mi gecko leopardo está enfermo?

Existen dos factores que pueden determinar que un gecko leopardo está enfermo (y que te pondrán sobreaviso). El primero de ellos es la cola. Cuando esta está gruesa, quiere decir que está sano porque en ella almacena grasa y agua. En cambio, si está delgada, es que algo no va bien.

El segundo factor indicativo de la salud de tu lagarto es la muda de la piel. Esto lo hacen cada x tiempo, pero, para que se haga bien, a veces es necesario que le ayudes a desprenderse de esos trozos que se le quedan pegados, porque de lo contrario podrían provocar infecciones, necrosis por una mala circulación de la sangre, etc.

Por supuesto, un cambio de comportamiento, no comer, etc. también puede afectar a la salud de tu reptil.

Reproducción del gecko leopardo

La reproducción en cautividad requiere que solo tengas un gecko macho (ya que serían territoriales y podrían pelearse). Para que críen, es necesario que, antes, tengan un periodo invernal, y eso lo consigues bajando la temperatura hasta los 18 grados (ha de hacerse de diciembre a febrero).

El apareamiento tendrá como resultado que, unas cuatro semanas después, la hembra ponga huevos en distintas zonas del acuario, pudiendo tener hasta 16 huevos en total. Para que estos sobrevivan es mejor incubarlos en una incubadora y se puede determinar el sexo según la temperatura (32 grados para que nazcan machos y 27 para que sean hembras).

Dónde comprar y precio del gecko leopardo

La cola del gecko leopardo es el lugar de reserva tanto para grasa como para agua

A la hora de adquirir un gecko leopardo, debes tener en cuenta que los únicos lugares seguros serían las tiendas de animales, ferias o eventos relacionados con reptiles o criadores experimentados (y que otros conozcan). Eso te puede asegurar que la compra se hace de manera segura.

Si vas a comprar uno asegúrate de que no está muy delgado (signo de desnutrición y enfermedad), sobre todo en la zona de la cola, y que tiene pliegues a ambos lados de la barriga. Además, debe moverse con normalidad y estar activo.

Un truco para saber si está sano es observar su cabeza. Si esta está torcida puede ser que sea por problemas neurológicos.

En cuanto al precio, hay diferencia en estos animales dependiendo de la fase que sea. En la fase nominal, el gecko leopardo es barato, unos 15-20 euros. Sin embargo, en la fase más rara podría alcanzar precios desorbitados (hablamos de 1000 euros o más).

Es importante que tengas un documento de cesión o la factura de compra del gecko leopardo para que acredites la pertenencia del animal. Sin embargo, no hace falta otra documentación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*