Guacamayo papillero

Características del guacamayo papillero

Tener un guacamayo en casa es algo que no nos sorprende hoy día. Muchos han optado por las mascotas exóticas. Pero hay algunos que van un paso más allá, como es el caso de guacamayo papillero.

Al igual que una ninfa, un agapornis, un periquito… papillero, también el guacamayo puede criarse a mano, sin necesidad de los “padres”. Si quieres conocer las características del guacamayo papillero, los cuidados que necesita y más datos sobre él, no dudes en seguir leyendo.

Características del guacamayo papillero

El guacamayo papillero es en realidad un guacamayo. Sin embargo, al contrario que otros de la misma especie, este ha sido separado de sus padres tras unos 20-25 días de su nacimiento, de tal forma que pasa a tener unos “padres” adoptivos humanos que son los que se encargan de alimentarlo y cuidarlo para que llegue a la adultez.

Realmente, un guacamayo papillero y un guacamayo “normal” son lo mismo. Es decir, van a tener el mismo tamaño, el mismo color de plumas, etc. pero lo que difiere es la forma en que se crían, ya que uno lo hace con los padres mientras que el otro es el ser humano quien lo cuida.

Ahora bien, un guacamayo papillero, por el hecho de ser separado de sus padres, no tiene plumas, sino un plumón que le protege del frío (torpemente), de ahí que requiera una fuente de calor para no enfermar). Es como si fuera un bebé que, con el tiempo, va creciendo (le salen las plumas, el pico empieza a ser más fuerte, se vuelve curioso…).

Artículo relacionado:
Guacamayo de Spix

Otro aspecto a tener en cuenta es el precio del guacamayo papillero, ya que no es nada barato. Puede encontrarse a partir de 750 euros.

Comportamiento del guacamayo papillero

Al ser un papillero, el guacamayo tiene un comportamiento diferente al de otro de sus especies, pero este es debido a que tolera mucho más la presencia de los humanos. Hay que tener en cuenta que hablamos de un animal que forja un vínculo con las personas ya que son ellas la que le proporcionan el alimento.

De esta forma, un guacamayo papillero es más dócil que uno “alimentado por los padres”. También establece una relación especial con quien lo cuida (alimenta, juega, etc.) ya que, para él, se convierte de alguna forma en su “padre” o “madre”, o incluso en su propia pareja. De esta forma, es mucho más sencillo que aprenda trucos, que pueda estar suelto en casa sin necesidad de quedarse siempre en la jaula e incluso salir a la calle con él (porque no tenderá a volar lejos de la persona que lo cuida).

Ahora bien, también tiene un problema y es el hecho de esa dependencia que se crea, ya que el animal, conforme crece, necesita más estímulos y más tiempo con la persona.

Hábitat del guacamayo

Hábitat del guacamayo

El hábitat natural del guacamayo se encuentra en la zona de América del Sur y América Central, sobre todo de México a Argentina, poblando los bosques tropicales de esa zona.

Sin embargo, hoy día muchos criadores se dedican a tener guacamayos y a la cría y venta de estos, por lo que su hábitat cambia y se adaptan bien a casi todos los países (el frío lo toleran menos).

Cuidados del guacamayo papillero

Si vas a tener un guacamayo papillero, aquí te contamos todo lo que debes priorizar en cuanto a cuidados del animal para que este se desarrolle de manera adecuada hasta llegar a la etapa adulta.

Su casa

Lo primero que debes saber con un guacamayo papillero es que este no puede estar en una jaula siendo papillero. Durante varias semanas, o incluso un par de meses, tendrás que proporcionarle otro tipo de “casa”, más protegida del frío y donde se sienta seguro.

En este caso, podría ser, para empezar, una caja de zapatos con varios agujeros en la tapa para que entre el aire. Pero conforme crezca, tendrás que hacerte con una caja de mayor tamaño.

Artículo relacionado:
Guacamayo azul

Dentro de esta conviene que metas algunos trapos de algodón, o incluso un calcetín o algo similar para que pueda meterse dentro. Esto, aunque no lo creas, es importante porque los papilleros no suelen regular bien su temperatura y tendrán frío. Además, es un método mucho más efectivo que poner una luz que dé calor o una piedra calefactora (porque con este pueden ir a una zona más fresca y otra más calentita según lo necesiten).

Eso sí, debes mantenerle una buena higiene ya que el animal tenderá a hacer sus necesidades en cualquier lado. Por eso, no está de más que tengas trapos para poder cambiarlos y que duren mientras lavas los otros.

La alimentación del guacamayo papillero

La alimentación del guacamayo papillero

Un guacamayo papillero necesita que lo alimentes tú mismo. Es decir, va a depender de ti para que le proporciones una dieta adecuada. Y, para ello, en las tiendas de animales puedes encontrar botes de papilla en polvo ideales para su alimentación.

El proceso es muy fácil. Tienes que calentar agua y volcar en ella la cantidad de polvo que te ponga el fabricante. Después, lo debes mezclar bien hasta que quede uniforme y sin grumos. A continuación, tendrás que utilizar una jeringa para llenarla y, de esa forma, darle de comer al guacamayo papillero.

Artículo relacionado:
Guacamayo azul y amarillo

Con el paso del tiempo, podrás ir enseñándole a que, en lugar de la jeringa, coma de una cuchara o incluso del recipiente donde prepares la papilla. Este será el primer paso para ir cambiándole a la alimentación definitiva, aunque eso solo ocurrirá cuando este esté pasando por la fase “adolescente”, normalmente cuando ya tiene las plumas y empieza a pasar más tiempo despierto curioseando que dormido en su caja.

La educación del guacamayo papillero

La educación del guacamayo papillero

Los guacamayos bebés aprenden todo lo que deben saber de los padres. Y en este caso, el guacamayo papillero ha de aprender de ti. Por eso, se dice que son mucho más predispuestos para enseñarles trucos. Por supuesto, requerirán de mucha repetición y mucha paciencia ya que no será algo “de la noche a la mañana”.

Para empezar, se les puede enseñar a que hagan sus necesidades solo en la jaula donde vayan a convivir. También trucos como llevar objetos, hablar, o incluso acatar órdenes sencillas (que vaya a tu hombro cuando lo llames, que suba por unas escaleras…).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*