Hámster chino

Cómo es el hámster chino

El hámster chino es uno de los tipos de hámsteres más conocidos en todo el mundo. De un tamaño medio, lo que más llama la atención es que es totalmente diferente a otros de su especie.

Ya sea que quieras tener un hámster chino como mascota, o que te interese saber sobre este tipo de hámster, aquí encontrarás todo lo que necesitas: características, hábitat natural, cuidados y dónde comprar uno.

Características del hámster chino

El hámster chino, o su nombre científico, Cricetulus barabensis, es un roedor de unos 10-12 centímetros con una cola de un centímetro, que pesa entre 35 y 45 gramos. Tiene unos ojos oscuros y las orejas muy abiertas. En algunos casos, por su cuerpo y físico, se parece mucho a un ratón, aunque realmente no lo es. Su forma física es bastante larga y fina, con un pelaje sedoso y denso.

Puede tener dos colores, bien marrón rojizo o bien marrón grisáceo (el más habitual). Sin embargo, hay raras ocasiones en las que su color sea negro y blanco. Tiene, además, una franja negra que va desde la frente, pasando por su cuerpo, hasta la cola.

Artículo relacionado:
Hámster siberiano

El macho es más grande que la hembra y sus testículos son visibles con lo que es fácil distinguirlos.

El comportamiento del hámster chino es impredecible. Son muy territoriales y gustan estar en soledad. De hecho, no se recomienda tener parejas porque se pueden pelear entre ellos; cosa diferente sería que fueran del mismo sexo. Tampoco se recomienda tener muchos en una misma jaula porque se atacarían entre sí.

Son animales más nocturnos que diurnos, pasando el día durmiendo y es, a última hora de la tarde, cuando están más activos.

Dónde vive el hámster chino

El hámster chino es originario de China. Concretamente, del nordeste chino y también de la zona de Mongolia, siendo característico de la zona desértica de esos lugares. Se empezó a domesticar a primeros del siglo XX y hoy día es uno de los tipos de hámsteres más habituales como mascotas. Además, se ha utilizado como animal de laboratorio, aunque actualmente son pocos ya los que lo usan.

Cuidados del hámster chino

Cuidados del hámster chino

Si quieres tener un hámster chino como mascota, necesitas conocer cuáles son sus necesidades para poder satisfacerlas. Así, aquí tienes lo más importante para que vida de manera saludable.

La jaula

Debido a que el hámster chino es un animal activo, necesita una jaula lo suficientemente grande como para que pueda moverse y jugar, correr, etc. La mejor recomendación es un terrario o jaula de al menos 50x35x30 centímetros. De esta forma, tendrá anchura, altura y largo para poder trepar, saltar, y colocarle juguetes con los que pueda entretenerse.

Artículo relacionado:
Hámster panda

Los mejores para el hámster suelen ser troncos, juguetes para colgarse, una rueda, etc. Es una forma de que se divierta y gaste las energías diarias. Además, conviene ponerle una pieza para ayudar a que afile y desgaste los dientes, debido a que estos siempre le están creciendo y necesita ir recortándolos. Por supuesto, también necesita una casa, un comedero y un bebedero.

Debes colocar la jaula en un lugar tranquilo. Puede darle el sol, pero que la temperatura no suba demasiado de los 21 grados. Además, ten en cuenta que es un animal que le cuesta adaptarse al ser humano, y tolerarlo, salvo que lo hayas criado desde bebé. Hay que tener paciencia para que no se asuste por acercarte a la jaula.

La alimentación del hámster chino

La alimentación del hámster chino

El hámster chino, como muchos otros mamíferos, necesita una alimentación variada y completa. Al ser un animal omnívoro, puede comer verduras, carne (animales), semillas, etc. Además de agua, por supuesto.

Una dieta adecuada para él puede ser la de verduras frescas, animales como grillos, tenebrios, etc. y una cantidad de agua fresca. Además, en las tiendas de animales podrás encontrar semillas y heno que se pueden utilizar para completar su alimentación (porque le aportan fibra, ideal para regular su cuerpo). Lo importante es que esta sea rica en proteínas, ya que es lo que ayudará a que esté sano.

Artículo relacionado:
Hámster común

Entre las verduras o frutas que puedes darle están: tomate, espinacas, calabacín, plátano, melocotón, manzana…

La reproducción

La reproducción del hámster chino es muy rápida y abundante. A lo largo de un año, puede tener entre 4 y 7 camadas, y si cada una tiene unas 7 crías, son muchos hámsteres chinos en un mismo lugar.

La madurez sexual del hámster chino se produce a las cinco semanas de vida, momento en el que ya pueden aparearse y dar a luz. El celo de las hembras es muy rápido, se produce cada cuatro días. Por eso es tan fácil la reproducción.

La gestación suele durar entre 20 y 22 días, tiempo en el que la hembra da a luz entre 2 y 7 crías. Dependiendo del estado de la madre, y de que hayas dejado o no al macho, puedes perder algunas crías. De hecho, se recomienda separar al macho y a la hembra para evitar problemas de canibalismo, y aportarle a la hembra un extra en su dieta de proteínas para que no se coma a las crías.

A los 15 días, las crías ya pueden comer solas. En caso de que tengas machos y hembras, se recomienda separar los machos de la madre porque puede atacarles.

Enfermedades del hámster chino

Enfermedades del hámster chino

A pesar de los cuidados que puedas proporcionarle al hámster chino, lo cierto es que es propenso a tener diferentes enfermedades a lo largo de su vida, sobre todo en cautividad. Entre ellas, una de las más problemáticas es la diabetes, ya que hay que prestar mucha atención a la alimentación y evitar que esta sea rica en proteínas (y no en azúcares). Esto es algo fácil de conocer debido a que el animal empieza a beber más agua y a comer mucho más de lo normal.

Artículo relacionado:
Tipos de hámster

Sin embargo, no es el único problema de salud que puede tener, existen más, uno de ellos es la falta de calcio, lo que hace que pueda tener osteoporosis. Para evitarlo, conviene aportarle un extra de calcio a menudo y también que le dé el sol, ya que la vitamina D del sol ayuda a fijar el calcio tanto en animales como en las propias personas.

Otros problemas que puede tener el hámster chino son:

  • Tumores: debido a la aparición de bultos, que pueden ser buenos o malos, nunca se sabe.
  • Parálisis: sobre todo en las patas traseras, que pueden venir por una caída que provoca un estado de shock en el animal. Casi siempre la parálisis se cura sola, pero hay que observarlo por si fuera necesario acudir al veterinario.
  • Canibalismo: Es muy habitual cuando la alimentación que se le da no tiene las proteínas adecuadas, o no se le da lo suficiente.
  • Neumonía: Un problema cuando el animal vive en una parte donde hay corrientes, cambios bruscos de temperatura, frío, etc. Hay que tener cuidado ya que puede ser una enfermedad muy grave.

Dónde comprar un hámster chino

Si finalmente te decantas por tener como mascota un hámster chino, has de saber que no es tan difícil conseguir un tipo de hámster como este.

En este caso, puedes optar por varias opciones, como por ejemplo ponerte en contacto con criadores o personas que tienen hámsteres chinos y que los venden (o los regalan) y así poder obtener consejo para que su esperanza de vida sea lo máximo posible.

Otra forma de comprar un hámster chino es en las tiendas de animales. Te recomendamos que dediques un tiempo a ver cómo se mueven por la tienda y a detectar si tiene alguna deficiencia, si se nota enfermo, si es demasiado activo, etc.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*