Hámster de angora

cómo es el hamster de angora

En el reino animal, la familia de los hámsteres es bastante grande, y uno de los más conocidos y apreciados es el hámster de angora por sus características.

Si quieres descubrir qué diferencia a este animal de otros, o todo lo necesario para tenerlo como mascota, no dudes en echarle un vistazo a lo que hemos preparado. Aquí sabrás cómo es el hámster de angora, dónde vive, qué cuidados necesita y mucho más.

Cómo es el hámster de angora

El hámster de angora proviene de una variación del hámster Sirio. Su principal característica es, sin duda, el pelaje largo y sedoso, muy diferente al de otros roedores. En cuanto a su color, este puede ser muy variado, desde el plata, dorado, crema, albino, satinado…

Conocido también como hámster teddy, mide unos 8 centímetros; sin embargo, debido al pelaje, este puede aparentar se más grande de lo que es. En cuanto a su peso, no sobrepasa los 100 gramos.

Algo que no muchos no conocen es que el pelaje puede indicar si un hámster de angora es macho o hembra. Esto es debido a que los machos tienen un pelo hasta 8 centímetros más largo que el de las hembras, además de ser más denso que el de ellas.

La esperanza de vida del hámster de angora es de unos 2 años.

Su comportamiento

El hámster de angora es un animal bastante tímido y desconfiado. Necesita tener un contacto diario con la persona para que pueda sentirse seguro con su presencia, o incluso que se deje coger y acariciar (importante para darle los cuidados que necesita). Una vez te ganes su confianza, será muy cariñoso y es poco agresivo (salvo que esté muy asustado).

Artículo relacionado:
Tipos de hámster

De hábitos nocturnos, el hámster es muy activo y por eso necesita hacer ejercicio fuera de la jaula a diario (o, si es dentro, con juguetes que le permitan correr, roer, entretenerse…).

Les gusta vivir en soledad, y únicamente para la reproducción, se juntan con una pareja.

Hábitat

Debido a que el hámster de angora está relacionado con el hámster sirio, su hábitat natural es el mismo que para este, es decir, proviene de Oriente Medio.

En estado salvaje, viven en las zonas más áridas, escondidos en madrigueras subterráneas a bastante profundidad, y con varias cámaras diferentes para distintas acciones (por ejemplo, una para dormir, otra para asearse…).

Cuidados para el hámster de angora

Cuidados para el hámster de angora

Tener un hámster de angora es algo más tedioso que otro tipo de animales, sobre todo por los cuidados extra que precisa. Es muy importante, para que se sienta feliz y se desarrolle sin ningún tipo de enfermedad, que se preste atención a sus necesidades para cubrirlas lo mejor posible. Así, ten en cuenta lo siguiente:

La jaula

Al contrario que otros hámsteres, el de angora no precisa que la jaula sea muy grande, sobre todo si vive solo. Pero sí tiene que tener espacio suficiente para todas sus necesidades. Para empezar, elige siempre una jaula que sea de metacrilato, plástico…

Artículo relacionado:
Hámster siberiano

Necesitará juguetes, pero la típica rueda puede convertirse en un peligroso accesorio debido al pelaje del animal. Por eso, has de asegurarte de que esta no va a darle problemas (más si tienes en cuenta que lo utilizarán por la noche y podría hacerse daño sin que te dieras cuenta).

Qué come un hámster de angora

La alimentación del hámster de angora no difiere prácticamente en nada a la de otros hámsteres. Es decir, va a comer semillas y cereales, normalmente preparados que podrás encontrar en las tiendas de animales o supermercados. Ahora bien, se requiere que complementes la dieta que tiene con frutas y verduras para que obtenga todos los nutrientes.

Tanto las frutas como las verduras deben estar bien lavadas, y evitar darle algunas que no tengan un buen aspecto para que no se enferme. Por ejemplo, puedes darle manzana, zanahoria, apio, pera, lechuga…

No conviene que le des fruta con un alto nivel de azúcar, porque son animales propensos a la diabetes y un pico de glucosa puede ser mortal. Además de los alimentos, precisa de agua fresca todos los días.

Cuidados extra de un hámster de angora

Además de todo lo anterior, el hámster de angora, debido al pelaje que tiene, necesita un cepillado adecuado. Este has de dárselo, al menos, 3-4 veces a la semana, ya que, de esta manera, conseguirás que su pelo esté sano, brillante y, sobre todo, que no se le formen nudos (que provoquen tener que usar las tijeras).

Artículo relacionado:
Hámster ruso blanco

Para ello, el mejor cepillo es uno de cerdas naturales, dedicándole un tiempo adecuado para cepillarlo. Al principio puede ser difícil de hacer, pero con el tiempo esto le gustará, e incluso se subirá a tu mano para que lo cepilles varias veces.

Es muy importante no olvidarse de esta necesidad ya que, de lo contrario, no solo se verá un pelo sucio y enredado, sino que también podría caérsele mucho más, con lo que la habitación donde está el hámster se ensuciaría más rápido.

Además del cepillado, es necesario que se lleve una higiene y limpieza diaria en la jaula y en todo lo que tenga que ver con el animal. El motivo es que son más propensos a sufrir enfermedades en lugares donde no se cuiden bien estos aspectos.

La reproducción del hámster de angora

La reproducción del hámster de angora

Como ocurre con otros hámsteres, la madurez sexual del hámster de angora se produce a las cuatro semanas de vida, y las hembras tienen el celo cada cuatro días. En ese periodo, segregan un olor característico así como un moco de color blanco que le saldrá de la vulva. Esto lo utilizan para atraer a los machos. Se recomienda que, una vez tenga lugar el apareamiento, separes al macho de la hembra porque no conviven bien, y menos con crías de por medio.

Artículo relacionado:
Hámster panda

Tras 15-17 días, la hembra dará a luz a unas crías. Días antes, es posible que te asuste porque veas que sangra por la vulva pero esto suele ser algo normal. Un hámster de angora puede tener entre 5 y 10 crías, todas ellas de color rosa y sin pelo.

En muchos casos, las hembras pueden llegar a atacar a sus crías, bien porque no quieren cuidarlas, porque suponen un peligro para que espacio, o porque el ser humano las ha tocado. Sea como sea, muchas veces es mejor retirarlas y cuidarlas a mano antes que dejarlas en la jaula con la madre, sobre todo si quieres que sobrevivan todas ellas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*