Hámster ruso blanco

Cómo es el hámster ruso blanco

El hámster ruso blanco es uno de los animales considerados como mascotas hoy día. Gracias a su docilidad y a sus pocas necesidades, es de los más escogidos para formar parte de una familia.

Si te has decidido por un hámster ruso blanco como mascota, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre él: sus características, cuál es el hábitat natural, qué cuidados precisa, qué necesita en la jaula, qué come y cómo se reproduce.

Características del hámster ruso blanco

El hámster ruso blanco, conocido también por su nombre científico, Phodopus sungorus, es un roedor que llega a medir entre 7 y 10 centímetros. Su peso también es muy liviano, ya que está entre los 35 y los 50 gramos.

Tiene un cuerpo muy regordete y una cola corta. Su pelaje, como su propio nombre indica, es blanco, tanto en el lomo como en el vientre. Sin embargo, el hámster ruso también puede tener otras tonalidades como son el gris, plata, dorado, etc. Su cabeza no se distingue demasiado de su cuerpo, pero en ella resaltan sobre todo sus ojos, que son de color negro, así como un hocico un poco alargado con una naricita en tonalidad rosada. Además, tiene unas orejas visibles y de un tamaño más o menos grande.

Sus extremidades son cortas y tienen menos pelo que el resto de su cuerpo, con unos deditos con uñas muy pequeñas que usan con funcionalidad.

Una de las características del hámster ruso blanco es que cambia su pelaje a lo largo del año. Es decir, hablamos de que el animal, cuando llega la estación de verano o la de invierno, su pelo se vuelve más o menos espeso. En estado salvaje, es una forma de protegerse, sobre todo en invierno, para esconderse bajo la nieve y evitar peligros. En cautividad, esto también puede ocurrir en otras épocas del año.

En cuanto a su esperanza de vida, esta es de entre un año y medio y tres años.

Así es su comportamiento

El hámster ruso blanco es un animal que tolera muy bien la convivencia con otros hámsteres, siempre que sean de la misma especie, y siempre que sea una pareja que se haya unido antes de la madurez sexual. En caso contrario, puede haber problemas.

Es bastante dócil y tranquilo, pero no le gusta que lo toquen mucho, y debido a su pequeño tamaño, y a su rapidez, se puede escapar con facilidad, con lo que atraparlo puede ser una odisea.

Dónde vive el hámster ruso blanco

El hámster ruso blanco es originario del suroeste de Siberia así como de Kazajistán y Mongolia. No tiene ninguna subespecie y, aunque hoy día esta mascota está extendida por todo el mundo, la especie originaria es del continente asiático.

De hecho, todavía es habitual ver ejemplares en estado salvaje en esa zona, y algunos son capaces de atraparlos y domesticarlos debido a que es muy fácil hacerlo.

Vive en galerías bajo el subsuelo a fin de protegerse de una gran cantidad de enemigos naturales, como son los zorros, serpientes, animales rapaces, etc.

Cuidados del hámster ruso blanco

Hoy día, tener de mascota un hámster ruso blanco no es algo complicado. Está extendido por muchos países, sobre todo por América del Norte y Europa. Pero para hacer que su vida sea lo más agradable posible, requiere de una serie de cuidados. Te hablamos de ellos.

Jaula del hámster ruso blanco

A pesar de que el hámster ruso blanco tiene un tamaño pequeño, se recomienda que la jaula sea bastante amplia, con unos barrotes que se separen muy poco y que además sean resistentes. Esto es debido a que el animal puede morderlos y acabar rompiéndolos para escaparse por esos huecos. El tamaño mínimo que debe tener la jaula es de 1143 centímetros cuadrados ya que, de esta manera, evitarás que se estrese por estar encerrado en un espacio pequeño.

Dentro de la jaula tendrás que introducirle algunos elementos como por ejemplo una base en el suelo para evitar que tenga que estar siempre pasando entre los barrotes de la jaula (y que se lastime sus patas). No conviene que pongas ni serrín de cedro ni tampoco de pino, ya que son nocivos para este tipo de hámster. Y debes cambiar la base todas las semanas para evitar olores (o, si tienes más de uno, dos veces a la semana).

Coloca la jaula en una zona que esté bien ventilada y que no le dé el sol directo, pero sí que tenga iluminación natural. Necesitas también ponerle un comedero, un bebedero, una casita para que pueda esconderse, y una rueda para que se ejercite y juegue un poco.

Si la jaula es bastante más grande, podrías crear un circuito con tubos y ramas para que esté más entretenido.

Además, es importante contar con tiempo para sacarlo a diario (ya que si no, no vas a domesticarlo). Por eso, se recomienda que tenga un “parque de juego” en una habitación sin apenas muebles donde pueda esconderse.

La alimentación

alimentación del hámster ruso blanco

Un hámster ruso blanco es un animal omnívoro, lo que quiere decir que come prácticamente de todo. En estado salvaje, y en su hábitat natural, su alimentación se basa sobre todo en semillas que va recogiendo en su día a día. Pero, también de vez en cuando es capaz de comer algunos insectos.

En cautividad, la alimentación se limita a piensos ya preparados que se compran en las tiendas de animales o grandes superficies. Pero también se le puede proporcionar un extra, como son cereales, semillas pequeñas o vegetales, así como fruta (siempre y cuando no sea de la prohibida, como la cítrica (naranjas, limones, pomelos…)).

La reproducción del hámster ruso blanco

La reproducción del hámster ruso blanco

El hámster ruso blanco alcanza la madurez sexual a los dos meses de edad, periodo en el que ya puede reproducirse. Las hembras tienen el celo cada cuatro días, por lo que son muy activas reproductivamente y, cuando se produce el apareamiento, la gestación de las crías suele durar entre 18 y 25 días.

El hámster ruso blanco da a luz entre 4 y 8 crías, y prácticamente desde el apareamiento, es importante separar al macho ya que este puede llegar a comerse a sus hijos. Los pequeños permanecerán con la madre un tiempo, si bien, cuando son machos, es posible que tengas que retirarlos antes de tiempo ya que la hembra puede volverse agresiva con ellos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*