Hámster ruso

El hámster ruso es uno de los roedores más pequeños

El hámster ruso es también conocido como topo ruso, hámster siberiano o hámster enano debido a su pequeño tamaño. Originario de zonas como Mongolia, Kazajistán, Manchuria o Siberia, este roedor es uno de los más apreciados como mascota debido a su carácter tranquilo y sociable.

Conocer el tipo de roedor que se tiene, tanto sus características como personalidad y cuidados básicos puede ayudar a que el animal se desarrolle y crezca sano, incluso que supere su esperanza de vida, que está en los dos años. Para ello, se necesita una guía con todo lo que precisa.

¿Cómo es el hámster ruso?

En la actualidad, este roedor es uno de los más pequeños que existe. Puede tener un tamaño de entre 7 y 11 centímetros, con un cuerpo redondito y un peso no superior a los 50 gramos. Al contrario que otras especies de hámster, los machos son más pesados y largos que las hembras.

Las hembras tienen un cuerpo más redondo y tanto el orificio de la vagina como del recto están juntos. En el macho, son más largos y su trasero es respingón. Además, la distancia entre el recto y el pene está más separado.

Artículo relacionado:
Hámster siberiano

En cuanto a su color de pelaje, puede ser plata, dorado, naranja, distintas tonalidades de gris, zafiro, etc. Tienen un signo característico que es una raya de color oscuro por todo su cuerpo. La parte del abdomen es de color blanco y en general, todo su pelo es muy suave y frondoso.

Algo que muchos desconocen es que el hámster enano cambia su pelaje en invierno. El color de su pelo se vuelve más claro como mecanismo de defensa, sobre todo estando en libertad; y en cautividad puede seguir repitiendo esto no solo en la estación invernal, sino en otra época.

Hámster ruso o roborowski: ¿cuál elegir?

Muchos confunden el hámster ruso con el Roborowski, sin embargo, no son iguales. Este último es aún más pequeño que el ruso, ya que no alcanza los cinco centímetros. También tienen diferencias físicas en cuanto a poseer unos bigotes muy largos y apenas tener cola.

Artículo relacionado:
Hámster ruso blanco

El hámster roborowski es más propenso a las enfermedades (sobre todo la diabetes) y necesitan unos cuidados aún más especiales que el otro, empezando por una jaula con barrotes con espacio mínimo entre ellos para que no se haga daño.

La personalidad del hámster ruso

El hámster ruso es muy territorial y debe estar solo en una jaula

Como cualquier hámster, este roedor es muy territorial y no acepta bien la convivencia en pareja (salvo que se haya criado así desde pequeño). Tampoco se lleva bien entre el mismo sexo, por lo que conviene que cada uno tenga su espacio. Sin embargo, al contrario que otros de su especie, el ruso sí es dócil y tienen un carácter tranquilo y sociable.

Es un animal nocturno. Durante el día dormirá (y conviene no molestarlo), mientras que por la noche será cuando más activo esté.

Artículo relacionado:
Hámster común

El hámster ruso es uno de los pocos que hiberna, aunque en cautividad, siempre que se mantengan las condiciones adecuadas, no suele hacerlo. Sí puede ocurrir que se pase una semana o más tiempo dentro de su nido o que no se mueva y parezca que se ha muerto, pero en realidad solo ha entrado en ese periodo de letargo.

¿Qué es lo que más les gusta a los hámsters rusos?

Es un roedor de costumbres. Le encanta estar tranquilo por el día, sin sobresaltos, ya que por la noche estará más sociable. Además, es curioso por naturaleza, y aunque se asusta, con el tiempo tolerará mucho mejor que otros de su especie el contacto humano.

Le gusta jugar y la rueda es uno de sus juguetes favoritos, así como los túneles (ya que su hábitat natural es ese). Una jaula grande con diferentes alturas y tubos sería ideal para el animal.

¿Cómo cuidar a un hámster ruso?

Para cuidar de manera adecuada a un hámster ruso se necesitan conocer aspectos relacionados con el espacio que va a ocupar, la alimentación, las enfermedades o su reproducción. A continuación, desarrollamos cada una de ellas.

Jaula

Cuando este hámster vive al aire libre, su hábitat se compone de una serie de galerías subterráneas. En cautividad, se necesita una jaula amplia con los barrotes muy juntos para que no pueda escaparse entre ellos.

Conviene ubicarla en un lugar bien ventilado, pero sin corrientes de aire, y donde no le dé la luz solar directa (pero sí haya claridad).

El suelo de la jaula debe estar cubierto con aserrín (nunca de cedro, porque es tóxico para el hámster) u otro producto similar para que pueda moverse por ella y hacer sus necesidades. Además, ha de contar con una rueda para divertirse (a ser posible que no tenga rendijas para que no se haga daño en las patas) u otros juguetes con los que entretenerse.

Artículo relacionado:
Hámster ruso

Finalmente, incluir una pastilla de calcio para roer le ayudará a desgastar los dientes para que no crezcan demasiado.

La comida del hámster ruso

El hámster ruso, al igual que otras especies de hámsteres, es omnívoro y se alimenta tanto de semillas como de insectos. En cautividad, necesitan comer dos veces a la semana (como mucho) frutas y verduras. Es importante saber que no come fruta cítrica, sino manzana o fresas; por su parte, de verdura la más recomendable es el pimiento verde o el brócoli (la lechuga, por ejemplo, le produce diarrea).

También hay que ofrecerle semillas e insectos (aunque estos últimos pueden sustituirse por yema de huevo cocida, pavo o queso).

Por último, no debe faltarle agua.

El hamster ruso es docil

Higiene

Es importante que se mantenga una buena higiene en todo lo que entre en contacto con el hámster ruso. Por eso, se recomienda que la jaula, y todo lo que haya en su interior, se limpie una vez a la semana con un detergente que no sea muy oloroso.

Hay que cambiar el serrín todos los días, para retirar los desechos sólidos del animal. Esto se puede hacer solo de la zona que el animal elige para sus deposiciones, pero una vez a la semana conviene quitarlo todo y ponerlo nuevo. Lo mismo ocurre con los recipientes de comida y de agua, que hay que limpiarlos a diario.

En cuanto a la higiene del hámster, este debe de poder bañarse con una arena especial que venden en el mercado, al menos una vez a la semana.

Enfermedades

Dependiendo de su alimentación y vida, puede sufrir algunas enfermedades. Entre ellas podemos destacar:

  • Diarrea: sobre todo si se les da mucha verdura, o incluso dulces.
  • Conjuntivitis: se produce por una falta de higiene del espacio donde vive.
  • Parálisis neurológica: se caracteriza porque el roedor deja de tener movimiento en las patas traseras, normalmente a causa de un golpe o una caída.
  • Pérdida del pelaje: puede venir por una situación de estrés o bien por falta de vitaminas.
  • Heridas, cortes, fracturas: provocadas sobre todo porque, al ser un animal pequeño, puede hacerse daño con alguno de los elementos de la jaula (o al manipularlo).

Reproducción

El hámster ruso es sexualmente activo a los dos meses

El hámster ruso no convive bien con otros hámsteres (ya sean de igual sexo de distinto), pero si se quiere que se reproduzcan, sí que pueden estar. Ahora bien, conviene separarlos ya que el macho tenderá a comerse a las crías.

Este roedor alcanza la madurez sexual a los dos meses y pueden llegar a reproducirse cinco veces al año. En cuanto a la gestación, dura 21 días.

Las crías pesan 2 gramos y, tras una semana, ya pueden comer alimentos sólidos. A las cuatro semanas, ya son independientes.

Esto es todo lo que se necesita para cuidar a un hámster ruso de la mejor forma posible. De esta manera, tendrá una vida mejor.

Curiosidades del hámster ruso

Entre las curiosidades más destacables encontramos:

  • El hámster ruso es capaz de tener, en cada embarazo, entre 4 y 12 crías. Si se tiene en cuenta que puede criar hasta cuatro veces en un año, puede dar a luz hasta 48 crías.
  • Si bien su esperanza de vida en libertad es de tan solo un año, en cautividad puede alcanzar los dos años, o incluso hay casos en los que vive más tiempo.
  • Es uno de los roedores más inteligentes de su especie, al punto de poder enseñarle a reconocer su nombre y que se acerque cuando se le llame.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*