Hormiga de fuego

hormiga de fuego

Dentro del reino animal de las hormigas, hay muchos tipos diferentes. Una de las que más te puede llamar la atención es la de color rojo. La hormiga roja, a veces recibe también el nombre de hormiga de fuego. Y, sin embargo, cuando se investiga un poco más, nos damos cuenta de que en realidad son dos animales diferentes que, si bien comparten muchas cosas en común, también son diferentes.

Por eso, si quieres saber qué caracteriza a la hormiga de fuego, cuál es su hábitat principal, la alimentación, reproducción y qué pasa si te pica, aquí vas a encontrar toda la información que necesitas.

Características de la hormiga de fuego

La hormiga de fuego se la suele conocer también como hormiga roja. Sin embargo, esta y la de fuego tienen en realidad diferentes nombres científicos. Mientras que la roja es la Formica Rufa (también conocida como hormiga roja de la madera u hormiga roja europea); en el caso de la de fuego es la Solenopsis invicta. El tamaño normal de este insecto es de entre 0,64 y 6,4mm de largo. Dependiendo de su función, el color que tienen difiere, ya que, por ejemplo, las obreras son de color oscuro (rojo oscuro casi negro o marrón). Por su parte, la hormiga reina tiene un color más intenso y es bastante más grande.

Las obreras disponen de un aguijón bastante duro que no dudan en utilizar. Suelen tener una cabeza prácticamente igual de ancha que su cuerpo. También tienen unas antenas que las utilizan para rastrear, revisar las corrientes de aire, escuchar, oler o incluso probar los alimentos.

Hay que tener en cuenta que son animales muy agresivos, y suelen atacar a los animales que invaden o ponen en peligro sus nidos, pudiendo enfrentarse a personas, animales o plantas. Incluso son capaces de dañar construcciones o instalaciones.

La esperanza de vida de la hormiga de fuego depende del tipo que sea. Si es una hormiga obrera, vivirá solo entre un mes y mes y medio; si es la reina, pueden vivir hasta 7 años.

Hábitat

Hábitat hormiga de fuego

La hormiga de fuego es originaria de Sudamérica (concretamente de Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay). Sin embargo, hoy día se puede encontrar en muchos otros lugares. De hecho, ha llegado a convertirse en una plaga en lugares como Australia, Filipinas, Taiwán, el sur de Guangdong o el sur de Estados Unidos.

El motivo por el que ha podido desplazarse a todos estos lugares es debido a que se adapta bien a cualquier entorno, si bien prefiere las zonas donde el suelo es blando y está enriquecido, como son lugares de bosques, con temperaturas medias, humedad… Eso sí, no quiere decir que no se pueda encontrar en otros ecosistemas.

Artículo relacionado:
Hormiga roja

Incluso se puede adaptar a vivir en las casas, pero deteriorando el estado de las mismas, debido a la colonia que forma. Y es que su colonia puede alcanzar montículos de más de 45 metros y tener entre 300000 y 500000 hormigas obreras en ellas.

Está incluida en una lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, por eso hay que controlarlas para evitar este problema.

La alimentación de la hormiga de fuego

La dieta de una hormiga de fuego se basa no solo en los alimentos, insectos, animales muertos o materiales dulces que van recogiendo y llevan a la colonia. También son capaces de capturas otras presas con insectos o animales pequeños para comérselos.

A la hora de cazar, suelen hacerlo en grupo a fin de presentar una mayor batalla. Después, todas ellas comparten el alimento y llevan una parte a la colonia para almacenarlo junto a otras comidas.

La reproducción de la hormiga de fuego

La reproducción de la hormiga de fuego

La hormiga de fuego, como muchas otras hormigas, tienen un sistema similar. Es decir, tienen una reina y el resto de hormigas (obreras, hormigas hembra fértiles y machos). Para que se lleve a cabo la reproducción, ha de producirse el «vuelo nupcial». Este tiene lugar normalmente a final del verano, momento en que las hembras y los machos fértiles vuelan y tiene lugar, en el aire, la cópula. El macho muere mientras que la hembra caerá al suelo perdiendo sus alas.

En ese momento, busca un lugar donde asentarse y se entierra ella misma para poder poner los primeros huevos. Estos no serán demasiados, ya que sera solo ella la que deba ocuparse de todo. Pero sí serán suficientes para que empiece su colonia.

Una vez sean adultas esas hormigas, la hormiga reina se encargará solo de poner huevos, llegando a producir hasta 1600 huevos. Casi al final de su ciclo, esta empezará a poner huevos “especiales”, ya sean machos fértiles o hembras fértiles. El objetivo es que estas pueden formar sus propias colonias.

Además, hay que tener en cuenta que algunas de las hormigas obreras son capaces de migrar a otros lugares, pudiendo construir nuevas colonias cerca de la principal, y así crear un nido aún más grande. Además, algo que no muchos conocen es que son resistentes al agua. En realidad, cuando notan que el agua va a subir, o que están en peligro por el agua, se reúnen todas formando una especie de bola para poder flotar y así evitar morir. Si se traslada de lugar el nido, no tienen ningún problema en construir uno nuevo.

La picadura de la hormiga roja de fuego, ¿qué me pasará?

Como hemos dicho antes, la hormiga de fuego es bastante agresiva. Si nota que está en peligro, o bien que su nido lo está, va a atacar. ¿Qué hacen? Con sus mandíbulas agarran la piel del agresor, como si fuera un pellizco. Debido a que son pequeñas, este suele ser bastante doloroso.

Sin embargo, no acaba ahí todo, porque la hormiga procede entonces a clavar su aguijón para inocular el veneno que tienen. De hecho, no lo hacen una vez solo, moverán su cabeza en círculos para clavar el aguijón varias veces.

Artículo relacionado:
Picadura de hormiga

La picadura de la hormiga de fuego se caracteriza por ser infligir bastante dolor. Además, en 24-48 horas se crea una ampolla muy pequeña, pero intensa, que puede ser infecciosa, por lo que es necesario que se cuide mucho. Ahora bien, en las personas más sensibles, pueden sufrir náuseas, vómitos, conmociones, dolores en el pecho, o incluso un coma.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*