Hormiga león

Características de la hormiga león

El mundo de las hormigas es bastante homogéneo y es que, la gran mayoría de estas, se parecen entre sí. Sin embargo, hay ocasiones en las que te encuentras con especies que son totalmente diferentes, incluso en su comportamiento. Esto es lo que ocurre con la hormiga león. Y no, no nos estamos refiriendo a una hormiga que en realidad se parece a este mamífero, sino de un animal que se parece más a una libélula.

Si quieres conocer por qué este animal tiene un nombre tan curioso, las características que lo hacen único, dónde vive, qué come y cómo se reproduce, entonces no dejes de echarle un vistazo a la recopilación de información que hemos elaborado.

Características de la hormiga león

La hormiga león, de nombre científico Myrmeleontidae, o mirmeleóntidos, son animales conocidos con ese nombre tan curioso. Y es que viene debido a la larva. En ese estado, su hábitat es el de unos suelos arenosos, donde hace agujeros para meterse dentro en el fondo de tal manera que solo sobresalen sus mandíbulas. Así, cuando un animal cae a ese agujero (que es bastante profundo), este no puede salir porque las paredes son de arena y, al tocarlas resbalan. Eso provoca que se precipite hacia el centro del agujero, donde está esperándole la hormiga león, que lo atrapa y se lo lleva dentro para comérselo.

Realmente, la hormiga león no es una hormiga de verdad (ni un león). En su etapa adulta, son muy parecidas a las libélulas, pero vuelan de forma mucho más inestable (el viento las puede tirar), además de tener unas antenas más desarrolladas y largas.

En concreto, podríamos decir que la hormiga león tiene dos aspectos diferentes:

  • Por un lado, su forma de larva es bastante curiosa, porque también es una hormiga. Se trata más bien de un cuerpo en dos fases, una cabeza y un tronco robusto y gordito. En la parte de la cabeza tiene unas mandíbulas bastante grandes y afiladas que solo aparecen a la superficie cuando capta que una víctima está cerca ya que con ellas sujeta al animal.
  • Por otro lado, cuando están desarrolladas, llegan a medir 1 centímetro de longitud y tienen unas mandíbulas muy fuertes. En ese momento, pasan a la fase de pupa (normalmente en primavera) y se resguardan en un capullo que recubren con arena. Así, pasado un tiempo, renacen como una libélula, con unas largas alas de color transparente con muchas motitas negras, un cuerpo estilizado y unas antenas y ojos negros que son lo que más llama la atención del animal. En ese momento, pueden alcanzar fácilmente los 11 centímetros de longitud.
Artículo relacionado:
Hormiga zombie

El comportamiento de la hormiga león

El comportamiento de la hormiga

En cuanto a su comportamiento, son animales muy agresivos, sobre todo cuando un animal entra en su territorio, ya que el objetivo de este es darle caza. De hecho, para evitar que pueda escaparse, es capaz de echarle tierra encima para dificultar su huida.

En su etapa adulta, son de hábitos nocturnos, por lo que es complicado llegar a verlas. De hecho, por la mañana están presentes, pero se mimetizan de tal forma con el entorno, que el ojo humano es incapaz de distinguirlas.

Hábitat

La hormiga león es un animal al que le gusta vivir en las zonas tropicales. Sin embargo, hay especies que se encuentran en Europa, llegando incluso algunas a estar en Finlandia (un país que poco tiene de tropical). En concreto, escoge las zonas más arenosas, como las dunas o las cuencas de ríos con arena seca y que pueda escarbar bien para vivir, ya que es importante esa zona para ocultarse en el interior de la tierra).

Como larvas, no tienen apenas depredadores que puedan atacarles, ya que al permanecer escondidas bajo tierra hace que sea muy complicado que lo encuentren. Sin embargo, no ocurre así cuando son adultos.

Artículo relacionado:
Hormiga bala

Y es que, uno de los principales depredadores de esta hormiga son las aves. Debido a que no es buena volando, los pájaros son capaces de alcanzarla fácilmente. Por esta razón es que tiene un comportamiento más nocturno que diurno, para evitar ser capada (de ahí que se mimetice tan bien con el entorno).

La alimentación de la hormiga león

La alimentación de la hormiga león

La alimentación de la hormiga león es diferente en su etapa de larva y su etapa adulta. Para empezar, cuando es una larva su alimento predilecto, y por el que espera pacientemente a que llegue al agujero que construye, son los insectos, sintiendo predilección por las hormigas. Estas caen en su agujero y es muy difícil que puedan salir, sobre todo porque ya se encarga este de dificultarle la huida.

Una vez los atrapa con sus «tenazas», la lleva bajo tierra donde se alimenta de su presa sin que quede nada. Para ello, se oculta en el centro del agujero esperando que algún incauto acabe cayendo en la trampa que monta. Aun así, en ningún momento sale del agujero ya que, en esta etapa, es un animal muy vulnerable y tiende a ocultarse por completo salvo la parte de las mandíbulas y los ganchos que usa para atrapar.

Ahora bien, cuando el ejemplar ya es adulto, la hormiga león cambia su dieta y pasa a alimentarse solo del néctar de las flores. Ya no le interesan los insectos sino que sobrevive con lo que proporcionan las plantas.

Su reproducción

La reproducción de la hormiga león

La hormiga león es un animal que se reproduce a través de huevos. Esto se lleva a cabo en la fase adulta, es decir, cuando son aladas. Sin embargo, tras llevar a cabo la cópula, los huevos los colocan en hojas, aunque lo normal es que bajen a la tierra y, uno a uno, los coloque en el suelo arenoso para, acto seguido, empezar a enterrarlos.

Pasado un tiempo, nacen las crías que se encargan de hacer fosos pequeños y esperan a que llegue la comida.

Algo que debes saber es que la hormiga león fallece al poco de llevar a cabo la reproducción. Por tanto, su esperanza de vida será el tiempo que el animal tarde en aparearse con otro de su especie ya que están abocados a la muerte una vez lo lleven a cabo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*