Hormiga zombie

hormiga carpintera zombie

Aunque pueda parecerte algo de ciencia ficción, lo cierto es que la existencia de una hormiga zombie es muy real. No es exactamente una hormiga que muere y despierta siendo un zombie, sino que la causa que provoca ese estado se debe a un hongo que puede afectar al cerebro de estos animales.

Si quieres saber más acerca de la hormiga zombie, dónde suelen aparecer estas, los tipos de hongos que provocan esto y cómo se comporta, no dudes en leer lo que hemos preparado para ti.

¿Cualquier hormiga puede ser zombie?

¿Cualquier hormiga puede ser zombie?

A pesar de lo que puedas estar pensando, de echar un vistazo a las hormigas que haya en el bosque, lo cierto es que tendrías que irte hasta Brasil para encontrar esta especie de hormiga como tal. Y es que el hongo que las afecta solo ataca a las Camponotus leonardi, más conocidas como hormigas carpinteras.

Estas hormigas son oriundas de América. De hecho, existen nueve tipos de hormigas carpinteras, la mayoría de ellas en el Norte de América. Sin embargo, las que se ven afectadas por el hongo viven en la zona sur de América, sobre todo en los bosques de Brasil, donde hacen sus nidos en los troncos de los árboles (hay que tener en cuenta que las hormigas carpinteras no son en realidad como las termitas, ellas no se comen la madera sino que hacen huecos en ella para vivir dentro de la madera (y así se vuelve su casa).

Por ahora no hay evidencias de que el hongo pueda afectar a otras hormigas, aunque en realidad también podría afectar en cierto modo a las avispas y abejas. Sin embargo, lo cierto es que los estudios solo han encontrado referencias acerca de las hormigas.

¿Qué es una hormiga zombie?

¿Qué es una hormiga zombie?

Imagina una hormiga carpintera. Estas alcanzan unos 9 mm de tamaño, y son de color entre negro y castaño, con un vello fino y unas grandes mandíbulas que utilizan para hacer agujeros en la madera y convertirla en su hogar. Pueden vivir hasta 7 años, mientras que la hormiga reina alcanza fácilmente los 25 años.

Ahora, esa hormiga llega un momento en que se topa con unas esporas que se introducen en su cuerpo, controlándolo, haciendo que pierda su capacidad para pensar, que empiece a actuar de manera extraña (no acorde con el comportamiento del grupo). Esto es solo el principio de lo que esa espora, que en realidad es un hongo, empieza a crear en el interior de la hormiga, dominando el cuerpo de esta y convirtiéndola en un recipiente que controla. De hecho, es capaz de separarla del nido, llevándola al suelo (cuando las hormigas carpinteras viven en los troncos de los árboles) para poder estar en un ambiente con un 95% de humedad y una temperatura de entre 20 y 30 grados, ideal para que el hongo se desarrolle.

Artículo relacionado:
Hormiga bala

Así, tienes una hormiga zombie, ya que ese hongo se adueña de ella y la lleva a morir al suelo, convirtiéndose en el alimento de este y en la fuente para que futuras esporas infecten a otros.

Ophiocordyceps unilateralis, el hongo asesino de la hormiga

Y ahora hablemos del hongo que “asesina desde dentro” a las hormigas. Se trata del Ophiocordyceps unilateralis, un parásito que tiene más de 48 millones de años, capaz de manipular a una hormiga infectándola y haciendo que esta se convierta en un recipiente en sí.

La primera vez que hay referencias sobre este hongo es en 1859, cuando el naturalista Alfred Russel Wallace lo descubrió. Está presente en los bosques tropicales y sus principales víctimas son las hormigas carpinteras.

Conocido también como «parásito cerebral», mientras se desarrolla en el interior de la hormiga se protege a sí mismo (y a la hormiga) con sus sistema antibacteriano, para evitar que le afecten otros factores que puedan poner en peligro su desarrollo, además de segregar químicos antiinfecciosos y de protección para que la «simbiosis» llegue a buen puerto.

Artículo relacionado:
Hormiga reina

Este hongo, al igual que las hormigas, son capaces de adaptarse a su entorno, pudiendo variar su comportamiento para seguir obteniendo los mismos resultados.

¿Qué pasa en el cerebro de una hormiga zombie?

¿Qué pasa en el cerebro de una hormiga zombie?

¿Quieres saber lo que pasa en el cerebro de una hormiga zombie? Teniendo en cuenta que estas se «transforman» debido a un hongo parásito, que hace que pierdan su voluntad y hagan solo lo que quiere «el hongo» antes de matarlas. Lo cierto es que los científicos han querido investigar más.

Y lo que se han encontrado no es algo «divertido». Para empezar, y según un estudio relacionado en Tailandia por David Hughes y su equipo (de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos), el hongo, cuando empieza a afectar a las hormigas, ataca de dos formas diferentes. Por un lado, este hongo empieza a alimentarse de la hormiga. Sí, se la come por dentro. Por otro lado, el hongo se adueña de los músculos y del sistema nervioso central de tal manera que ola controla por completo.

Es por eso que empiezan a tener convulsiones al punto de caer de los nidos de los árboles y ser incapaces de regresar. De hecho, es algo que el propio hongo quiere. Porque , de esa manera, está en un ambiente más húmedo, ideal para que pueda desarrollarse y crecer. Eso es lo que hace; conforme se va desarrollando dentro de las hormigas, en un corto periodo (aunque agonizantes, porque pueden pasar 10 días con ese hongo creciendo).

En un momento dado, la hormiga, cuando el hongo ya está lo bastante fuerte, muerde la vena principal del envés de una hoja. Y ahí se queda. Es incapaz de soltar esa hoja, ni de separarse de ella. De hecho, una vez muere, tampoco es fácil separarla. Lo que ocurre es que los músculos cambian debido a que por dentro segregan unas sustancias químicas que la paralizan por completo. Durante unos días, permanecerá así, hasta que el hongo empieza a salir por la cabeza de la hormiga y crece hacia fuera.

Solo cuando ha alcanzando un tamaño adecuado, empieza a liberar unas esporas que buscan infectar a otras hormigas para repetir el proceso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*