Leopardo nebuloso

Características del leopardo nebuloso

El reino animal es tan extenso que, en ocasiones, conocemos algunas especies de las que no hemos oído hablar antes. Eso es lo que ocurre en esta ocasión con el leopardo nebuloso, un mamífero poco conocido pero con grandes características que lo definen.

Si quieres conocer cómo es el leopardo nebuloso, su hábitat natural, la alimentación que sigue o cómo se reproduce, no dudes en echarle un vistazo a lo que hemos preparado para ti.

Características del leopardo nebuloso

El leopardo nebuloso, también conocido como pantera nebulosa, leopardo longibando o, por su nombre científico, Neofelis nebulosa, es un mamífero muy similar a otros félidos. En China, también recibe el nombre de leopardo de la mente debido a que las manchas también son parecidas a las hojas de la planta.

Llega a medir entre 60 y 11 centímetros y a pesar entre 11 y 20 kilos (hembras) o hasta los 65 kilos (machos). Se caracteriza por ser un excelente trepador, ya que puede subirse con gran rapidez y agilidad a los árboles, usando su cola para mantener el equilibrio. Has de saber, además, que sus patas delanteras son más cortas que las traseras, con garras retráctiles.

El pelaje del leopardo nebuloso tiene manchas irregulares negras, con el interior pardo, ideales para mimetizarse con el entorno donde vive. De hecho, son esas manchas lo que le dan su nombre, ya que parecen nubes de color.

Artículo relacionado:
Leopardo del amur

Tiene un cráneo estrecho, pero bastante largo, en el que destacan las orejas, redondeadas y cortas, así como sus ojos, de un color que va entre el verde, amarillo y gris.

Su esperanza de vida no es bastante alta, ya que se dice que viven unos 17 años.

El comportamiento de la pantera nebulosa

En cuanto a su comportamiento, el leopardo nebuloso tiene hábitos nocturnos. Le encanta trepar a los árboles y pasa bastante tiempo recostado en sus ramas, aunque si tiene la oportunidad de cazar lo hará.

Es también solitario, ya que no le gusta vivir en grupos, de ahí que, a la hora de reproducirse, le sea más complicado encontrar algún ejemplar con quien hacerlo. Además, los machos son bastante agresivos no solo con otros machos, sino que también pueden atacar y matar a las hembras si este siente que amenazan su territorio o no se sienten cómodos con ella.

Hábitat de la pantera nebulosa

Hábitat de la pantera nebulosa

El leopardo nebuloso es oriundo de las montañas del Himalaya. Vive en esa zona y también en el sureste asiático, pudiendo encontrarlo en Bután, China, India, Birmania, Nepal, Bangladés, Malasia, etc. De hecho, es bastante popular por esa zona, si bien actualmente hay ya muy pocos ejemplares. En otras zonas, por ejemplo en Taiwán, ya está extinguido, mientras que hay pequeños números en el resto.

Su hábitat natural está basado en espacios de bosques, sobre todo en selvas tropicales, bosques de hoja perenne o incluso caducos, pero que sean bastante amplios para poder esconderse. No le gusta que lo molesten, razón por la que opta por lugares que sean poco frecuentados, ya sea por otros animales o por el ser humano (sobre todo por este otro). Además, es capaz de sobrevivir hasta los 2.500-3.000 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Le gusta subirse a los árboles, de hecho, las alturas le gustan mucho, así que suele pasar una gran parte del día subido en ellos descansando, o incluso son capaces de trepar por ellos para cazar animales.

Artículo relacionado:
Leopardo de las nieves

Hoy día, la pantera nebulosa es un animal considerado de «condición vulnerable», es decir, que no llega a estar en peligro de extinción, pero sí tiene muchas posibilidades de que lo esté. Esto es debido sobre todo a la destrucción que sufre su hábitat natural (cada vez se destruyen más bosques), pero también les afecta la caza furtiva. Y es que el leopardo nebuloso es muy apreciado por el pelaje, así como por los dientes y huesos que se dicen tienen un gran valor comercial y medicinal.

La alimentación del leopardo nebuloso

La alimentación del leopardo nebuloso

La verdad es que los hábitos alimenticios de este mamífero no son muy conocidos todavía. Antes se pensaba que eran cazadores de animales terrestres (concretamente de animales ungulados (ciervos porcinos, loris perezosos, ardillas…) pero lo cierto es que las investigaciones que han llevado a cabo lo desmienten.

Según los expertos, es capaz de alimentarse de presas terrestres y arborícolas, e incluso centrarse solo en las segundas. Esto es debido a su hábito de estar en las alturas, lugar donde no solo descansa, sino que también captura a sus víctimas.

Animales como los primates, roedores, aves, etc. son algunos de los que temen toparse con un leopardo nebuloso hambriento. Y es que son muy rápidos y ágiles en las ramas de los árboles, por lo que escapar de uno es bastante complicado.

La reproducción del leopardo nebuloso

La reproducción del leopardo nebuloso

Al igual que ocurre con la alimentación de la pantera nebulosa, la reproducción del leopardo nebuloso es desconocida por muchos. Pero, según los expertos, la madurez sexual la alcanzaría entre los 20 y 30 meses. Es decir, hasta casi los 2-3 años no estaría preparado para reproducirse.

Normalmente, el apareamiento tiene lugar a los 26 meses, posterior a un cortejo. Este es bastante llamativo porque el macho debe «seducir» a la hembra. Solo si esta deja que le muerda el cuello sin demostrar una reacción agresiva tendrá éxito.

La gestación aproximada es de 90 días (concretamente, entre 80 y 93 días). Y puede dar a luz entre una y cinco crías, de entre 150 y 280 gramos cada una de ellas. Estos cachorros son totalmente dependientes de la hembra ya que nacen ciegos y permanecerán así 10 días. En cuanto a su pelaje, estarán cubiertos de manchas negras de manera uniforme, pero conforme crecen van cambiando y pareciéndose más a sus progenitores.

A las cinco semanas, las crías son capaces de salir con su madre y empiezan a aprender rápidamente su estilo de vida.

Tras 10 meses viviendo con la madre, las crías empiezan a independizarse, tomando caminos diferentes. Eso permite que la hembra pueda tener una nueva camada. De hecho, puede tener una camada al año, aunque hay ejemplares que tardan más en reproducirse (todo depende de la situación en que se encuentren).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*