Avispa de mar

Características de la avispa de mar

Fuente foto Avispa de mar: Medusas.org

En esta ocasión, no vamos a hablarte de un insecto, sino de una medusa. La avispa de mar es una de las medusas más peligrosas que puedes encontrarte en el agua, pudiendo matar a una persona si se enfrenta a una picadura.

Si quieres conocer las características de la avispa de mar, su hábitat natural, la alimentación, reproducción y otros detalles curiosos de este animal, no dejes de seguir leyendo sobre ella a continuación.

Características de la avispa de mar

La avispa de mar, también conocida como medusa de caja, tiene como nombre científico «Chironex flexkeri«, y se trata de un animal que puede alcanzar fácilmente los 16-24 centímetros. Está formada por un cuerpo casi transparente del que le salen 15 tentáculos de hasta 3 metros de longitud.

En esos tentáculos tiene aguijones que se clavan de manera más intensa que con otras medusas, de ahí que su picadura sea muy dolorosa (y letal).

Su color es el azul pálido, lo que hace que se mimeticen muy bien con el propio océano. Y brilla en la oscuridad. Además, dispone de órganos sensoriales, como por ejemplo 24 ojos. Ahora bien, carece de cerebro.

Cómo es la avispa de mar

La avispa de mar es una medusa que, al contrario que otras, puede nadar libremente y de forma activa, es decir, sin necesidad de que la corriente las lleve, sino que ellas son las que dirigen su marcha. Esto las hace aún más peligrosas ya que pueden atacar a sus víctimas fácilmente acercándose a ellas.

Artículo relacionado:
Medusas portuguesas

Ahora bien, lo normal es que esta medusa se encuentre más en el fondo del mar. De hecho, salvo que se la moleste, se quedará tranquila en ese lugar, nadando de manera más lenta por el día que por la noche.

Esto nos hace ver que la avispa de mar no es un animal agresivo, a menos que se le provoque, claro. La gran mayoría de picaduras de la avispa de mar se producen por accidente, ya que no busca pelea ni tampoco tiende a acercarse a los humanos.

El veneno

El veneno de la avispa de mar

El veneno de la medusa avispa de mar es uno de los más peligrosos y letales que existen en el reino animal. De hecho, hace falta muy poco para acabar con la vida de un ser humano (concretamente, 1,4mg). En solo 5 minutos, acaba con una persona, o, si se coge a tiempo, puede vivir pero con importante secuelas durante toda su vida.

Según los datos que se tienen, el veneno de una avispa de mar es capaz de matar a casi 50 personas. Y lo peor de todo es que, conforme pasan los años, se está volviendo más letal.

Cuando la medusa es pequeña, el veneno que tiene en su interior no es demasiado, ya que solo abarca al 5% de sus células. Pero, en estado adulto, el 50% de sus células urticantes son letales y por eso es mucho más peligrosa, no solo para las personas, sino también para otros animales.

Artículo relacionado:
Medusas más peligrosas

Los síntomas que se experimentan producen dolor fuerte e intenso, lesión muy visible que se va enrojeciendo e hinchando y, si hay veneno suficiente, en 20 minutos se produce el síndrome irukandji, es decir, un dolor intenso acompañado por una subida de la tensión y del ritmo cardíaco previo a una embolia cardíaca.

Si el veneno no es suficiente para matar, sí que generará ese dolor constante e intenso durante un mínimo de 12 horas (pero podría durar hasta 48). También puede haber problemas para respirar, vómitos, náuseas, muerte del tejido (es decir, la piel) en la zona donde ha picado…

Hábitat

La avispa de mar no la encuentras en un único sitio. De hecho, su hábitat natural será en las aguas del océano Índico, la Gran barrera de coral y en el océano Pacífico (concretamente donde más se avistan son en las aguas de Australia y en el sudeste de Asia).

Actualmente, también se han reportado casos de avistamientos, e incluso picaduras, en la zona de Filipinas, Nueva Guinea, Vietnam…

Les gusta vivir en las zonas más costeras y tropicales.

La alimentación de la avispa de mar

La alimentación de la avispa de mar

Como pasa con otras medusas, la alimentación de la avispa de mar se basa sobre todo en el plancton. Pero también es capaz de atacar a otros animales marinos, sobre todo si son pequeños, o incluso a otras medusas que sean más pequeñas.

Se sabe que las propias avispas de mar pueden atacar a otras especies de medusas, siempre que estas sean más pequeñas. Para ello, usan sus propios tentáculos para tocar, atrapar y matar a sus presas, con el objetivo de comérselas de manera más tranquila (si que la otra oponga resistencia). Ahora bien, al contrario de lo que pueda parecer, la avispa de mar no suele ir a por su comida, sino que la «coge» de lo que haya a su alrededor.

Cuando está en una zona donde no hay comida, es capaz de desplazarse nadando hacia otro lugar para alimentarse.

La reproducción de la avispa de mar

La reproducción de la avispa de mar

La reproducción de la medusa avispa de mar es un poco diferente de la de otras medusas, sobre todo porque pasan por, digamos, dos fases. Por un lado, son pólipos, es decir, tienen una forma cilíndrica y suelen vivir en la zona sólida o en los sustratos. Cuando se convierten en medusas, es cuando empiezan a nadar y a moverse por los océanos.

Este animal es capaz de reproducirse de manera sexual, pero también de manera asexual, es decir, que no necesita a una pareja para poder tener descendencia, sino que ella misma crea otros seres que son exactamente iguales a ella a través de una división que se lleva a cabo por mitosis.

Si la reproducción la lleva a cabo de manera sexual, sus hábitos son los de reunirse para desovar en la época de primavera. Para esto, van a aguas dulces, normalmente en los ríos o similares, con el objetivo de liberar tanto los huevos como el esperma en el agua para que se fertilicen solos. Si tiene lugar, «nacerá» la plánula, una larva que se adherirá a una superficie y que irá creciendo hasta convertirse en un pólipo.

Estos son muy pequeños, de apenas 2 milímetros, y con dos tentáculos, con los que se sujeta a las piedras. Una vez crecen, se convierten en medusas, empezando a nadar por el agua y a crecer hasta el tamaño de un ejemplar adulto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*