Cría de murciélago

Los murciélagos suelen tener sólo una cría cada año

Los murciélagos, también llamados quirópteros, son conocidos por ser gregarios y nocturnos, al igual que por dormir boca abajo en lugares muy oscuros como cuevas. Por ello, estos seres han dado lugar a muchos mitos y leyendas de lo más terroríficos. Sin embargo, son unos mamíferos muy curiosos y destacan por ser los únicos capaces de volar. Existen pocos estudios respecto a su forma de vida y su comportamiento sexual  en comparación con otros animales. Pero poco a poco se van descubriendo más y más datos acerca de algunas especies. Entre esta información se encuentran sus cortejos que son muy elaborados, su dimorfismo sexual y la colaboración entre hembras durante la época de crianza. En conclusión: A día de hoy sabemos mucho más acerca de la cría de murciélago.

Hoy vamos a tratar el tema de la reproducción y las crías de los quirópteros. Hablaremos sobre el cortejo, la época de reproducción y el nacimiento de los bebés. Si te interesan estos curiosos animales, sigue leyendo para averiguar más sobre ellos.

Cría de murciélago: Reproducción

Cada especie de murciélago tiene su propia forma de reproducirse

El tema de la reproducción de los murciélagos es muy complejo y amplio. Cada especie tiene su propia forma de reproducirse, este acto puede variar incluso dentro de la misma especie dependiendo de las condiciones medioambientales, los recursos disponibles y el tamaño de la colonia. De todas formas, vamos a intentar explicar el método de reproducción de los quirópteros de la manera más sencilla que nos sea posible.

Todas las especies de murciélagos tienen machos y hembras que deben copular para poder tener crías. En algunos casos, ambos sexos son muy similares entre sí, aunque por lo general los machos suelen ser más corpulentos y grandes que las hembras. Esto se debe a que suelen ser las hembras las que deciden con quién aparearse y los machos más competitivos y fuertes suelen ser los favoritos a la hora de tomar la decisión.

Respecto a la formación de parejas, las especies de murciélagos también varían mucho en este aspecto. Al igual que ocurre en muchos mamíferos, la mayoría de quirópteros son polígamos. Esto significa que un macho tiene a varias hembras con las que poder reproducirse. No obstante, también existen especies de murciélagos que lo hacen a la inversa: Una misma hembra se puede aparear con varios machos. Estas especies son llamadas poliandrias y en estos casos, ambos sexos mantienen relaciones sexuales con varios individuos durante la temporada de reproducción. También hay que destacar que existe un número reducido de especies de quirópteros monógamas, es decir: Un macho y una hembra se juntan de por vida.

Artículo relacionado:
Murciélago de la herradura

Generalmente, las hembras de los murciélagos dan a luz a sus crías en primavera. Por lo tanto, los quirópteros son animales vivíparos, ya que no ponen huevos. La cría de murciélago nace desarrollada completamente, ya que además es un animal placentario. No obstante, los recién nacidos dependen de los cuidados de su madre durante toda la época juvenil. Debido a ello, permanecen a su lado durante un tiempo prolongado y se alimentan de la leche de su progenitora al igual que todos los mamíferos.

Época de reproducción de los murciélagos

La época de reproducción de los murciélagos varía dependiendo de la especie y del lugar en el que habita. En todos los lugares en los que existen las diferentes estaciones (primavera, verano, otoño e invierno) con temperaturas variables, la cría de murciélago suele nacer en primavera o en verano. A pesar de que los quirópteros dedican muchos meses a la crianza, muchas especies vuelven a aparearse poco tiempo después del parto, generalmente en verano. Una vez realizada la copulación, las hembras guardan el esperma hasta la próxima primavera. También es habitual que la reproducción tenga lugar en otoño o en invierno, cuando están hibernando, que es cuando se forman las colonias mixtas.

Además, muchas especies de murciélagos son migratorias. En estos casos es muy común que el apareamiento se produzca en los asentamientos que establecen estos animales durante su viaje y suele ser antes o después del invierno. Existen algunas especies en las que se ha observado que la reproducción tiene lugar en primavera mientras que la crianza se lleva a cabo en verano.

También se ha estudiado el apareamiento de los murciélagos tropicales. Estos se van reproduciendo durante todo el año, ya que tienen un ambiente y una temperatura constantes. Así pues existen varios partos a lo largo del año.

Cortejo de los murciélagos

El cortejo de los murciélagos es un acto muy complejo y varía según la especie

El cortejo está compuesto por una serie de rituales realizados por los machos para que las hembras se sientan atraídas por ellos. Los quirópteros machos solitarios inician el cortejo con la defensa territorial. Emprenden vuelos que indican que dicho territorio les pertenece y avisan a otros machos de que las hembras que anidan en él ya están emparejadas. Junto a esos vuelos, también emiten «llamadas de territorio», que son unos ultrasonidos característicos. Un dato curioso: Se ha observado que dentro del ritual del vuelo, los machos de algunas especies llegan a golpearse con las alas, a morderse y a agarrarse hasta caer al suelo.

Sin embargo, no es suficiente con demostrar la posesión de un territorio. Los machos también realizan otro tipo de llamadas de cortejo y vuelo y desprenden olores muy fuertes para llamar la atención de las hembras. Así consiguen asegurarse de que ellas copulen con ellos y acudan a los refugios de reproducción. A pesar de que las hembras suelen ser monógamas, es muy habitual que acudan a diferentes refugios y copulen con varios machos.

Artículo relacionado:
Myotis myotis

Existen algunas especies de quirópteros en las que los machos forman agregaciones conocidas como «leks», como es el caso en la especie Hypsignathus monstrosus, un murciélago de la fruta africano. Estos individuos se suelen juntar en árboles huecos o en cuevas. Ahí, cada macho lucha con los demás para situarse en la zona más alta posible. De esta manera, los murciélagos que consiguen obtener las posiciones más elevadas tienen más posibilidades de reproducirse cuando lleguen las hembras. Un ejemplo para ello es el zorro volador de la India, también conocido como Pteropus giganteus. En esta especie, los machos dominantes se cuelgan boca abajo en lo más alto de los árboles.

Cría de murciélago: Nidos

Las hembras forman colonias de maternidad para la cría de murciélago

Las hembras de la mayoría de especies de murciélagos se agrupan cuando comienza la época de reproducción. Eligen los lugares según algunos factores microclimáticos como la humedad, la temperatura y la cercanía de alimento. A pesar de que se juntan de forma cambiante y ocasional, es habitual que compartan el linaje matrilineal. Debido a esto, permanecen en grupo durante varios meses en el nido, donde se cuelgan boca abajo y cuidan a sus retoños.

Por lo general, los nidos suelen estar ubicados en cuevas, árboles huecos, cavidades de los tejados, antiguos nidos de otros animales, desvanes o edificios derruidos. Sin embargo, existe un pequeño número de especies en las que los machos construyen los nidos. Entre ellas se encuentran el Lophostoma silvicolum y el Cynopterus shpinx. El primero excava en termiteros activos para crear nidos en los árboles, mientras que el segundo construye una especie de carpa con hojas grandes.

También hay otros refugios en los que habitan los machos durante la época de reproducción. Normalmente viven en ellos un único macho y varias hembras con el fin de reproducirse. Una vez se ha producido el apareamiento, las hembras dejan ese refugio para buscar colonias de maternidad. Ahí es donde paren y cuidan a las crías. No obstante, otras especies de quirópteros se reproducen en el refugio de su hibernación.

Nacimiento de la cría de murciélago

Las hembras de murciélagos cooperan para cuidar a sus crías

Después de haberse producido el apareamiento, las hembras almacenan el esperma perteneciente a diferentes machos. En el momento que se producen las condiciones ambientas óptimas, tiene lugar la fecundación, dando comienzo la gestación. Generalmente, el embarazo de los quirópteros dura uno a dos meses. El parto siempre tiene lugar en las colonias de maternidad y se produce normalmente durante el día. En ese instante, la hembra hace uso de sus alas y de su cola para formar una especie de cuna y recoger así a su cría. Este acontecimiento suele durar 15 a 30 minutos. Después, la madre limpia y lame a su recién nacido. La cría de murciélago tiene un peso que equivale al 10-20% del peso de su progenitora. Normalmente suelen tener una única cría, aunque se han documentado casos en los que han llegado a parir hasta cuatro.

Artículo relacionado:
Murciélago de la fruta

Las crías de los quirópteros se alimentan de la leche que les proporcionan su madres. Además, permanecen a su lado durante varios meses o incluso años en algunas especies. También es bastante común que las hembras cooperen en los que respecta el cuidado de sus retoños. Entre todas protegen a las crías, se dan calor mutuamente e incluso cuidan de las crías de otras, como en guardería. Sin embargo, esto sólo curre en las colonias en las que las hembras comparten un parentesco.

Los machos únicamente realizan cuidados parentales cuando se trata de especies monógamas. En estos casos, incluso alimentan a la hembra durante la época de crianza, un comportamiento típico de la reproducción de aves.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*