Periquitos: cuidados

Periquitos: cuidados que no le pueden faltar

Dentro de los muchos pájaros que puedes tener como mascota, los periquitos son uno de los más aceptados en los hogares debido a su facilidad de cuidados y a que ofrecen “algo más” que otros pájaros no tienen: la posibilidad de educarlos y de que hagan truquitos. Pero, si tienes periquitos, los cuidados que debes proporcionarle son varios, ¿sabes cuáles?

En esta ocasión queremos hablarte de estas aves y de los cuidados que van a requerir para que no le falte de nada. Así, tendrás una guía que te servirá para proporcionarle el mejor hogar a tu “nuevo amigo”.

Periquitos: cuidados que no le pueden faltar

Los periquitos son pájaros más grandes de lo habituales. De hecho, son más grandes que los canarios, que suele ser el pájaro que por lo general se tiene de mascota. Debes tener en cuenta que no cantan, sino que «pitan», y si no se les presta la suficiente atención, pueden desarrollar el hábito de estar siempre «pitando», lo cual llega a ser molesto.

Por eso, hay que proporcionarle todos los cuidados que necesita, a fin de sentirse a gusto y querido. Y una recomendación es que, en la medida de lo posible, no tengas solo uno, sino dos periquitos. Son animales que se emparejan para toda la vida y que no les gusta la soledad, de ahí que necesiten estar con otro de su misma especie. Aun cuando lo quieras domesticar y así poder sacarlo de la jaula, jugar con él, etc., privarlo de la compañía de otros de los suyos no es lo mejor.

Dicho esto, hablemos de los periquitos y sus cuidados.

La jaula de los periquitos

La jaula de los periquitos

El mínimo de una jaula de periquitos es 45x45x60 centímetros, pero no está de más que le proporciones un hogar más grande para que se sienta más a gusto. De hecho, si en lugar de uno tienes dos, necesitan al menos un 50% más de las medidas que te hemos comentado, y eso solo como mínimo, por lo que si le das una jaula de 90x90x120 estarán mucho más a gusto y se sentirán más «libres».

Esta jaula debes tener en cuenta que conviene que tenga los barrotes en vertical, y no en horizontal como siempre suelen tener las jaulas. El motivo es que los periquitos tienen un pico muy fuerte, y con el paso del tiempo son capaces de romper los barrotes (partirlos) con lo que te arriesgas a que se escape de la jaula.

Además, te recomendamos que tengas una puerta con seguridad extra. Y es que, al ser inteligentes, se fijan muy bien cuando abres la puerta y van aprendiendo a hacerlo. Así, un día pueden acabar abriendo ellos mismos la puerta de la jaula y saliendo fuera. ¿Qué hacer? Pues pon un alambre o algo que impida que, aunque la abran, puedan salir por ella.

A ser posible, escoge una que sea fácil de limpiar, con una batea extraíble para que puedas retirar los restos y cambiarla, bien a diario o cada pocos días.

La alimentación de los periquitos

La alimentación de los periquitos

En cuanto a la alimentación, en las tiendas de animales te proporcionarán el alimento principal que necesitan los periquitos, pero además de eso, conviene que le des un extra.

Y es que es importante que acostumbres a tu pájaro a que coma algo de fruta y verdura porque le dará un aporte extra de nutrientes. Eso sí, al principio es normal que no quiera comerlo, sobre todo si nunca le han enseñado. Así que ármate de paciencia hasta ver que coma. Muchos no lo hacen nunca, pero otros al final caen.

En época de reproducción, algo que suele venirles bien es un poco de huevo cocido con almendras machacadas. Les encanta y les da muchas vitaminas para que se sientan mejor.

Periquitos: cuidados con su higiene

Periquitos: cuidados con su higiene

Vamos ahora con la higiene. Y es que los periquitos, si bien se acicalan ellos solos, no quiere decir que no necesiten un poco de ayuda por tu parte. Y es que, algo que debes proporcionarle, es una bañera con agua. A la gran mayoría de periquitos, los cuidados que precisa con respecto a su higiene pasan por un baño, que además agradecen, porque les encanta. Eso sí, cuidado con las bajas temperaturas ya que no es un animal que puedas coger mojado y secarlo con una toalla o con el secador. Así que en invierno intenta no dárselo salvo que sea necesario o que tengas una temperatura estable donde no pongas en riesgo su salud.

Ahora bien, además del baño, otra necesidad de estos pájaros es la de sus uñas. A los pájaros le crecen las uñas, y también el pico, durante toda su vida, y necesitan limárselo, o cortarle las uñas, a menudo. Para el pico puedes comprar en las tiendas de animales unas piedras especiales que, colocadas en la jaula, sirven para que ellos mismos se afilen el pico, y con ello que se lo mantengan en el tamaño que quieren. Pero en el caso de las uñas, vas a tener que aprender a cortárselas. Y debes tener cuidado ya que si cortas una venilla que tienen, podría desangrarse por ahí.

Artículo relacionado:
Periquito azul

Si no sabes, o no te ves capaz, lo mejor es que vayas a tu veterinario para que te enseñe a hacerlo. No es difícil, pero viendo a una persona que sepa cómo se hace vas a tener más confianza.

Los juguetes para entretenerlos

Por último, vamos a hablarte de juguetes. Y es que los periquitos también quieren disfrutar y divertirse. Y eso implica que le proporciones algunos juguetes para hacerlo. Por ejemplo, uno que suele ser habitual, y que pueden tener en la jaula, es un cascabel o una campana. De esta forma, con su pico puede hacerla sonar para llamar la atención, o simplemente para que el sonido le haga compañía.

Otra opción son las cuerdas, enganchadas en el techo de la jaula y que sirven para que se entretenga trepando por ellas. Lo mismo puedes hacer, por ejemplo, con las escaleras, o similares, además de que así se va a ejercitar. Y, lo mismo pasaría con túneles, ya que podrías construirle un bonito pasillo de túneles para que llegue a otros lados.

Por supuesto, y como habrás comprobado, si metemos todo esto lo único que vamos a conseguir es que no se pueda mover en la jaula. Por eso muchos lo que hacen es tener un «parque de atracciones» para sus periquitos aparte.

Los primeros días, semanas, o incluso meses, no vas a poder usarlo salvo que esté en una «jaula» este parque o en un lugar que te permita coger al pájaro, sacarlo de su jaula y meterlo en el otro lugar (o juntar ambas). Además, estará nervioso y tímido así que es posible que no use nada. Pero con el tiempo, y la confianza, la cosa cambiará.

Si el periquito es papillero será más sencillo, ya que desde pequeño puedes enseñarle a jugar y a que tolere la mano del hombre. De adulto, primero debe acostumbrarse a ti para que puedas sacarlo de la jaula sin miedo a que no se deje coger después o a que se haga daño en un intento por escapar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*