Bultos en perros mayores

No todos los bultos en perros mayores son cáncer

Nuestros amigos peludos pueden sufrir diferentes patologías a lo largo de su vida. Desde infecciones leves hasta enfermedades graves afectan a nuestras mascotas. Los propietarios de animales domésticos nos solemos llevar un buen susto cuando aparecen bultos en perros mayores. Este suele ser un síntoma muy habitual de los tumores. Sin embargo, existen diferentes tipos de bultos, asique no tiene por qué tratarse de cáncer.

De todas formas, debemos acudir a un veterinario inmediatamente para que examine a nuestra mascota. A continuación hablaremos de lo que pueden significar los bultos en perros y los diferentes tipos que existen de los mismos. En todos los casos, lo mejor es descubrir lo antes posible la patología para poder tratarla. Para ello, dedicarle cada día algo de tiempo a nuestra mascota para acariciarla y jugar con ella nos ayudará a detectar de manera rápida cualquier anomalía que pueda presentar.

Cuestiones básicas sobre los bultos en perros mayores

El veterinario nos hará una seria de preguntas para averiguar cuál es la patología de nuestra mascota

Cuando aparece un bulto en nuestra mascota, debemos pensar en una serie de preguntas respecto a él. Las respuestas le serán muy útiles al veterinario cuando comience a examinar al animal mediante observación y palpación. Tras acudir al experto, tener claras estas respuestas facilitarán y agilizarán todo el proceso del diagnóstico inicial. Una vez en la clínica, el veterinario podrá hacer una serie de preguntas más concretas con el fin de averiguar bajo qué patología está sufriendo el animal.

Las grandes preguntas

Lo más probable es que primero nos pregunte si es la primera vez que nuestro perro presenta ese bulto. Existen algunas patologías que hacen que los bultos vayan apareciendo periódicamente. Además, pueden surgir por algún tipo de inflamación de la piel o alguna alergia. Sea como sea, el veterinario debe realizar una nueva consulta para poder descartar posibilidades. Después debemos plantearnos si nuestra mascota tiene otros bultos similares o diferentes en alguna otra parte del cuerpo. Tras la aparición de bultos en perros mayores, es muy importante palpar al animal entero en busca de más. Así podremos facilitar esta información al veterinario y agilizar el proceso.

Artículo relacionado:
Enfermedades de perros

Otra de las grandes preguntas que nos debemos hacer es cuándo apareció el hinchazón. Esta información puede resultarle muy útil al veterinario para evaluar la situación y averiguar qué le ocurre al perro. También resulta útil saber si el contacto le provoca dolor al animal. Debemos cerciorarnos si el perro se queja o intenta evitar ser tocado en la zona del bulto. En tal caso, es aconsejable avisar al veterinario.

Más información útil para el experto es si la zona alrededor del bulto está caliente o no. Esto puede ser un síntoma de algunas inflamaciones concretas. Finalmente, debemos ser capaces de descartar si este hinchazón puede estar relacionado con algún tratamiento, golpe o vacuna. Esta pregunta es primordial, ya que se puede tratar de un bulto causado por una reacción a alguna vacuna o tratamiento o por un hematoma.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*