De dónde vienen los perros

Las razas de perros surgieron dependiendo de su funciones

Cuando adquirimos una mascota, nos solemos informar anteriormente o sobre la marcha sobre ese animal: Cuál es su carácter propio de la raza, qué come y cómo alimentarlo, enfermedades que puede contraer, esperanza de vida, etc. A día de hoy tenemos tantísima información sobre los animales domésticos que podríamos pensar que ya lo sabemos todo sobre ellos. Sin embargo, siempre hay más cosas que aprender, sobre todo de mascotas tan conocidas y estudiadas como los canes. ¿Sabríais decir de dónde vienen los perros?

La mayoría dirá que provienen de los lobos, y puede que sea cierto. ¿Pero cómo se ha dado esta evolución? ¿Y cómo han podido surgir tantísimas razas distintas y tan diferentes al lobo? A todo esto vamos a contestar en este artículo.

¿Cómo surgieron los perros?

Los perros vienen del lobo

Generalmente se conoce que los perros descienden del lobo, un animal majestuoso llamado Canis lupus. Anteriormente se consideraba que el perro doméstico, o Canis familiaris, pertenecía a la misma especie que su ancestro debido a los estudios genéticos que se realizaron, como por ejemplo la secuencia del ADN. Sin embargo, a día de hoy se contemplan como dos especies distintas.

Los expertos tienen una teoría acerca de dónde vienen los perros. Cuando el ser humano dejó de ser nómada y comenzó a establecer aldeas y cultivos, los lobos probablemente comenzaron a alimentarse de los restos que podían dejar las personas, acercándose cada vez más a la poblaciones. De esta manera, el ser humano pudo establecer un contacto más directo con el animal hasta ganarse su confianza. Y así, poco a poco, fue como el hombre domesticó al lobo hasta convertirse en nuestro mejor amigo: El perro. De todas formas, hay otras posibles explicaciones de cómo surgieron estas mascotas. Sin embargo, esta está respaldada por un estudio llevado a cabo por la Universidad de California.

Artículo relacionado:
¿Por qué aúllan los perros?

En cuanto a la primera aparición de los perros como tal, se estima que se remonta a 14 o 15 millones de años atrás. En aquel momento, estos animales vivían sobre todo en Asia y en Europa. Inicialmente y durante muchísimo tiempo, los canes se utilizaban principalmente para cazar. Por ello, su existencia se debe a su don para buscar carne y así ayudar a que las civilizaciones sobrevivieran. Después de que el ser humano abandonara su estilo de vida «salvaje», las necesidades que tenían que cubrir los perros en las diferentes poblaciones cambiaron, y así también las características requeridas a la hora de criarlos. A partir de ahí surgieron los perros domésticos como los conocemos hoy en día.

Otra teoría

Como ya hemos mencionado anteriormente, existen otras teorías acerca de dónde vienen los perros. Otro ejemplo sería aquella que dice que esta mascota proviene de un grupo ancestral que tiene en común con el lobo, en vez de provenir directamente de él. Este ancestro común data de hace más de 30 mil años. Se trata de un lobo ancestral que sería el inicio de ambas especies.

¿Cuándo surgieron los perros domésticos?

Los perros se originaron en Eurasia

Hasta la fecha los arqueólogos siguen sin ponerse de acuerdo en cuanto al origen del perro domesticado. Sin embargo, existen unos estudios chinos recientes que afirman que los primeros canes en compartir su vida con el ser humano surgieron hace 33 miles de años en Asia, concretamente en el sureste. Esta investigación fue llevada a cabo por el Instituto de Zoología de Kunming, que se encuentra en el sur de China. Ahí examinaron varias secuencias genómicas de un total de 58 cánidos. Entre ellos se incluyen 27 perros considerados primitivos y 19 razas de canes actuales. Los doce restantes eran diferentes tipos de lobo gris, el cual sea probablemente el antepasado salvaje más cercano a nuestras queridas mascotas caninas.

A través de esos genomas obtenidos, el Instituto de Zoología de Kunming creó un mapa que refleja la expansión de los canes a lo largo de varios miles de años. Además, este mapa muestra un lapso que corresponde a unos 20 mil años entre los primeros perros domesticados en Asia y los canes domesticados de otros lugares del mundo.

Hay que destacar que los primeros restos arqueológicos que habían demostrado la existencia de una convivencia entre seres humanos y perros datan de hace unos 15 mil años. Estos restos fueron hallados en yacimientos paleolíticos que se encuentran en llanuras de la Rusia actual. Fue durante esa época cuando comenzó a emigrar una subespecie de canes ancestrales a África, a Oriente Medio y a Europa. A este último continente llegaron hace apenas 10 mil años. Por aquel entonces, hace entre 16 mil y 13 mil años, los primeros humanos decidieron migrar a América a través del estrecho Bering, que estaba helado por las glaciaciones en esa época. Estas personas ya estaban acompañadas por mascotas caninas.

Este estudio chino que intenta responder a la pregunta de dónde vienen los perros fue publicado en la revista científica internacional llamada «Cell Research». Sin embargo, los investigadores continúan con su labor para poder especificar todavía más el tiempo y el lugar en el cual se originó el mejor amigo del hombre.

¿Cómo se crearon las diferentes razas de perros?

El basenji es la variedad de canes más antigua

Muchas personas ya no se preguntan solamente de dónde vienen los perros, si no además cómo se llegaron a crear tantas razas diferentes. Pues bien, estas razas se iniciaron con el basenji. Se trata de la variedad canina más antigua. Partiendo de esta raza, se llegaron a desarrollar y crear más de cien a día de hoy. Estas nuevas variedades se deben no sólo a la selección natural, si no al contacto con el ser humano y una selección llevada a cabo por el mismo.

Dependiendo de la población humana, los perros desempeñaban diversas tareas. Entre las funciones más habituales destacaban las de cazadores, perros guardianes, sabuesos, recolectores de presas acuáticas, mascotas o animales de compañía, etc. Cada una de estas actividades requerían ciertas habilidades específicas. Por ello, el ser humano focalizaba la cría de los canes en los criterios necesarios para que puedan cumplir su función de la manera más eficaz posible. Así pues, las particularidades de cada variedad se fueron afianzando poco a poco hasta que se llegaron a establecer las diferentes razas.

Ahora ya conocemos un poco más sobre la historia de nuestro mejor amigo, el perro. Sabiendo cuáles son sus raíces y funciones naturales e instintivas, quizá podamos llegar a comprender mejor a nuestros compañeros peludos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*