Diarrea en perros mayores

La mayoría de las consultas veterinarias se realizan por problemas gastrointestinales de nuestras mascotas

Aproximadamente un 90% de las consultas veterinarias se llevan a cabo por problemas gastrointestinales de nuestras mascotas. Esto se debe a que muchas enfermedades sistémicas o digestivas son la causa de la diarrea. En cuanto a las patologías gastrointestinales, es el síntoma más común. Mayoritariamente se producen alteraciones en las heces cuando la dieta del animal se ha visto afectada de alguna manera. Sin embargo, cuando se trata de diarrea en perros mayores se debe iniciar un diagnóstico más amplio. Debido a que el sistema inmune de los canes ancianos está completamente desarrollado, es poco probable que la diarrea la esté causando algún problema en la dieta. Por ello debemos averiguar si nuestra mascota está sufriendo de alguna enfermedad habitual de su edad.

Como la diarrea en perros mayores resulta ser un motivo bastante habitual para visitar al veterinario, hablaremos en este artículo sobre las causas más probables que pueden provocarla. No obstante, siempre debemos acudir al veterinario si nuestra mascota no se encuentra bien. Únicamente él podrá decirnos con exactitud qué le pasa y como tratarla.

Diarrea en perros mayores: Diagnostico diferencial

Existen muchas patologías que pueden provocar diarrea en perros mayores

Entre los métodos de diagnóstico, el primero que se debe realizar es el diferencial. Debido a que diferentes enfermedades y patologías presenten un cuadro clínico similar, el veterinario debe ir descartando posibles problemas. Cuando se trata de diarreas en perros mayores, este proceso de exclusión suele ser bastante largo e implica realizar análisis de sangre, heces y orina. Además, es posible que el veterinario demande hacer radiografías, ecografías o incluso alguna biopsia de una parte del tracto intestinal. También es probable que el experto en medicina animal quiera analizar la dieta y el uso de medicamentos empíricos cuando trata de diagnosticar a la mascota afectada. Sin embargo, el primer paso para acercarnos a la respuesta es determinar el tipo de diarrea que está sufriendo nuestro perro.

En algunos casos, los canes pueden presentar diferentes tipos de diarreas. Además, se debe tener en cuenta si se trata de una diarrea crónica, aguda o intermitente para poder realizar correctamente el diagnóstico diferencial. Para considerarla aguda, debe durar menos de dos semanas. En el caso de que dure más, la diarrea se considera crónica. Cuando se alternan recidivas y períodos de recuperación, se trata de una diarrea intermitente.

Artículo relacionado:
Bultos en perros mayores

Tipos de diarreas

A parte de definir las diarreas por su duración, también se pueden diferenciar por su punto de origen: Del intestino delgado o del intestino grueso. En el primer caso, el animal suele evacuar en abundancia dos veces al día. No obstante, su esfuerzo o la necesidad de defecar no se ven alterados. La diarrea del intestino delgado puede estar acompañada por inapetencia, vómitos y pérdida de peso. En el caso de que contenga sangre, el color será negro o con un aspecto alquitranado.

En cambio, cuando se trata de la diarrea originada en el intestino grueso, el perro siente más necesidad de defecar. Esto tiene como consecuencia que aumente su número de deposiciones. Generalmente, estos casos no implican vómitos, inapetencia ni pérdida de peso. Cuando hay sangre, el color obtiene un tono rojo brillante. Además, las heces pueden estar cubiertas de moco.

Diarrea en perros mayores: Principales causas

La diarrea en perros mayores puede indicar algo grave

Son muchas las patologías que pueden provocar diarrea en perros mayores. Desde tumores, pasando por diferentes órganos y hasta un simple cambio en la dieta pueden alterar la defecación de nuestras mascotas. Para descubrir la causa del malestar del animal, debemos acudir a un veterinario para que pueda hacerle una diagnóstico y tratarlo lo antes posible. Especialmente cuando se trata de perros mayores, el tiempo que tardamos en iniciar un tratamiento es vital para ellos. A continuación mencionaremos las principales causas que pueden provocar diarrea en canes ancianos.

Enfermedad inflamatoria intestinal

En el caso de la enfermedad inflamatoria intestinal, el revestimiento del tracto digestivo se ve afectado, volviéndose más grueso e inflamado. Esta patología es muy frecuente en perros mayores y acaba provocando diferentes síntomas: Diarreas crónicas o intermitentes, pérdida de peso, anorexia y vómitos. Cuando es en el tramo final del tracto digestivo donde se producen las lesiones, el aspecto de la diarrea es acuoso y puede contener moco o incluso sangre fresca.

Tumores

Otra de las principales causas de diarrea en perros mayores son algunos tumores como los linfomas y los adenocarcinomas. Estos provocan diarrea crónica al animal y suelen causar también anorexia y pérdida de peso. A parte de oscurecer las heces, suelen tener un aspecto alquitranado y brillante debido a la sangre digerida.

Pólipos rectales

Existen diferentes tipos de diarrea

Los pólipos rectales son normalmente extensiones del revestimiento de las paredes intestinales a nivel interno y, a pesar de su aspecto, no son cancerosos. Los canes ancianos tienen más probabilidades de desarrollar esta patología. Entre los síntomas de los pólipos rectales se encuentran diarreas crónicas y heces con sangre y/o moco.

Problemas renales

Existen algunas patologías relacionados a órganos que pueden causar diarrea en perros mayores a pesar de que su funcionamiento no esté directamente relacionado con las funciones digestivas. Entre esos órganos se encuentran los riñones. Cuando los canes tienen alguna enfermedad renal, y especialmente en casos de concentración de urea elevada en sangre, pueden sufrir de vómitos y diarrea.

Enfermedades hepáticas

El hígado desempeña un papel fundamental en el metabolismo de las proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas. Debido a ello, cuando el animal padece alguna alteración hepática, los primeros síntomas que suelen aparecer son gastrointestinales inespecíficos. Esto incluye vómitos, anorexia y diarrea. Mientras que lo vómitos son causados por úlceras gastroduodenales, la diarrea es provocada por una enfermedad inflamatoria intestinal coexistente. Cuando hay una obstrucción de los conductos biliares, las heces suelen notarse acólicas. En cuanto a la melena, esta puede ser causada por úlceras o por alteraciones pertenecientes a la coagulación.

Artículo relacionado:
Enfermedades de perros

Enfermedades pancreáticas

Entre las principales causas de diarrea en perros mayores también se encuentra el mal funcionamiento del páncreas. Entre todas las enfermedades pancreáticas, las más destacada es la insuficiencia pancreática exocrina. Cuando un animal padece de trastornos pancreáticos, la falta de células acinares pancreáticas causan diarrea crónica, acompañada de vómitos y pérdida de peso. Generalmente, las heces suelen ser más voluminosas y blandas. Además, desprenden un olor más fuerte y su color es más claro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*