Frutas que no pueden comer los perros

Frutas que no pueden comer los perros

Muchas personas piensan que los perros solo comen carne. O pienso. Pero la verdad es que, si tienes un perro, seguro que sabes que hay algún alimento por el que se desviven. Y alimentos que no son los habituales para ellos. Por ejemplo, una tortilla de patatas, un bizcocho. O un yogur. También las frutas les llaman la atención, así como la verdura. No es extraño que a un perro le gusten. Ahora bien, sí que hay que advertir que hay frutas que no pueden comer los perros.

Pero, ¿cuáles? ¿Hay frutas que no pueden comer los perros? ¿Por qué? Si te ha entrado la curiosidad y no sabes los motivos pos los que algunas pueden ser tóxicas para los canes, aquí te vamos a dar todas las claves para que lo entiendas, así como una lista de frutas que debes tachar de su dieta.

Los perros adoran la comida de los humanos

Frutas que no pueden comer los perros: cuáles son

Los animales son curiosos por naturaleza. Además, si convives con uno, estará rodeado de olores que pueden atraerle y hacer que quieran probar esa “exquisitez” que tú te comes a diario y que no le prestas mucha atención. Pero para ellos es especial.

Por eso, es habitual que, tarde o temprano, acabes picando a esa carita que te mira con unos ojitos como si estuviera diciéndote: “¿Compartes?” Y al final le das de comer.

En la mayoría de los casos, la comida humana no es la más adecuada para los perros debido a los condimentos, colorantes, conservantes, azúcares y sal. Pero si tu comida es más “sana”, no habría mucho problema a que la compartieras con tu perro.

Artículo relacionado:
Enfermedades de perros

La gran mayoría de los perros no son carnívoros a secas, también comen hierba (que aunque la usan para provocar el vómito, a veces no tiene ese efecto y sí el aportarles fibra). Por eso, casi todos ellos podrían comer comida casera, siempre siguiendo unas pautas para que pueda lo más sana para ella, y limitando las cantidades además de variaciones, a fin de conseguir una dieta que contuviera todos los nutrientes.

Por eso, las frutas, así como las verduras, estarían presentes en esta alimentación. Pero para que los animales las toleren, hay que empezar desde pequeños, ya que de adultos es más complicado que las quieran (más allá de jugar con ellas).

Frutas que no pueden comer los perros: cuáles son

Frutas que no pueden comer los perros: cuáles son

Ahora que conoces un poquito más sobre la alimentación de los perros, es necesario que sepas acerca de las frutas que no pueden comer los perros, y los motivos para que cada una esté fuera de su dieta.

En la mayoría de los casos, siempre se atiende a aquellas que sí que pueden tomar, pero se pasa por encima acerca de las prohibidas o frutas malas para perros. Y, sin embargo, hay una explicación para ello.

Uvas

Las uvas, o las uvas pasas, son una fruta habitual en distintas temporadas y que los humanos solemos comprar. Pero si estás pensando en que el próximo año vas a celebrar las campanadas con tu perro y que le vas a poner 12 uvas para que se las coma, piénsalo mejor, porque estarías dándole una fruta tóxica a tu perro.

Y es que, aunque los perros pueden comerlas, lo cierto es que no merece la pena por el daño que vas a provocarle al animal. Para empezar, tienen huesos, y ya sabes que algunos huesos de frutas no son digeribles, o bien se transforman en amigdalina, conocido por ser un precursor del cianuro.

En el caso de las uvas, que se las coma un perro solo hará que desarrolle daños en los riñones.

Cerezas

Frutas que no pueden comer los perros: cuáles son

La época de las cerezas anuncia el verano, la época de calor, las horas extras de sol y es normal que, cuando las compras, alguna le caiga a tu perro. Pero debes saber que es un gran peligro para ellos.

Para empezar, la planta y la semilla es tóxica para los animales, al punto de provocarle problemas respiratorios o incluso matarlo. El motivo es que los cerezos contienen cianuro, lo mismo que sus semillas.

Ahora bien, también hay que decir que lo que es la pulpa de la cereza, esa no es venenosa, ni tóxica, y podrías dársela, pero sin pasarte.

Grosellas

Las grosellas son muy parecidas a las otras frutas que te hemos comentado, y su toxicidad es igual que en las anteriores. Entre los problemas que acontecerán a tu perro si se las das a comer están los vómitos, diarrea, pero también daños irreversibles en los riñones, que pueden acabar dándole una vida nada recomendable a tu mejor amigo.

Frutas que no pueden comer los perros: Manzana

¿A que alguna vez le has dado manzana a tu perro? ¿A que ahora mismo estás nervioso porque no sabes si lo has hecho bien? Las manzanas son una de las frutas que no pueden comer los perros, pero con matices.

Y es que el problema es que los perros no pueden, ni deben comer las semillas de la manzana debido a que contienen cianuro y podría causarles la muerte o tener problemas respiratorios graves.

Sin embargo, lo que es la pulpa sí que se la puedes dar, y de hecho es algo que les gusta mucho (por ejemplo en puré, en potito, etc.).

Aguacate

El aguacate es una de las frutas que no pueden comer los perros y, sin embargo, ahora mismo todas las personas están locas por ella y por sus grandes beneficios. En el caso de los perros, esos beneficios no existen.

Para empezar, esta fruta es indigesta, lo que quiere decir que, si se la come (porque lo perros pueden no entender de primeras que es mala para ellos), pasará un rato muy malo.

El motivo es que está llena de persina. Esta es una sustancia tóxica para algunos animales, no solo para los perros, sino que especies de aves, gatos o caballos también sufrirían la misma reacción. Y no, no solo está presente en las semillas, también la planta (hojas) y el fruto (y la pulpa) la tienen, por lo que no es recomendable que se lo des.

Frutas que no pueden comer los perros: Albaricoque o ciruela

Nos vamos a otra fruta de temporada, el albaricoque, para, de nuevo, decirte que en sí, la fruta puede ser tóxica para los perros, pero no toda ella, sino solo la zona de los huesos, o incluso la planta en sí.

Por eso, si tienes que dársela, que sea solo la pulpa de la fruta. Aunque ya te recomendamos que mejor no lo hagas, sobre todo si tu mascota es más sensible o tiene problemas de estómago.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*