Rana arborícola

Características de la rana arborícola

Dentro de los anfibios, las ranas y los sapos son los más conocidos. Pero cuando hablamos de especies concretas, la rana arborícola es quizá la menos conocida de todas ellas. Y sin embargo, la más característica a la imagen y definición que damos de una rana.

Caracterizada por un comportamiento diferente a otros anfibios, ya que le gusta subirse a los árboles, si quieres saber cómo es la rana arborícola, su hábitat natural, la alimentación y reproducción, no dudes en echarle un vistazo a la ficha que hemos preparado sobre ella.

Características de la rana arborícola

La rana arborícola tiene muchos nombres por las que se le conoce, todos ellos relacionados con su nombre común: rana arborícola de White, rechoncha, o incluso por su nombre científico, Litoria caerulea.

Se trata de un ejemplar que destaca sobre otros anfibios por su gran tamaño. Y es que es capaz de alcanzar los 10-15 centímetros de largo. De aspecto muy corpulento, pero con un cuerpo flácido y piel lisa, tiene un color verde muy llamativo. Sin embargo, este puede depender en la tonalidad según la temperatura y el color de su entorno, ya que se mimetiza con este para pasar desapercibida, sobre todo en los árboles.

En cuanto al vientre, este es de color blanco. A menudo, en la parte de la espalda le salen manchas de color blanco que, con los años, van siendo más abundantes, un rasgo distintivo de los ejemplares adultos.

Destaca sobre todo la cabeza, donde sus ojos dorados con el iris horizontal llama la atención, junto con una boca grande (le atraviesa la cabeza). También se le pueden apreciar los tímpanos, a cada lado de la cabeza, además de unos pliegues que son visibles en esa parte de su cuerpo.

En el caso de los machos, la rana arborícola dispone de un saco gular arrugado. Este, en el momento en que croan, se convierte en una bolsa colgante que se hincha y deshincha. Algo que en las hembras no ocurre, y esa parte la tienen lisa.

Algo que no muchos saben es que, aunque tienen pulmones, en realidad no los usan tanto, sino que también absorben, a través de la piel, el oxígeno del entorno, razón por la que es necesario que haya una gran humedad en la zona.

Su comportamiento

Como muchas de otras especies, la rana arborícola es un animal de hábitos nocturnos. Por el día, estará durmiendo en los árboles, muchas veces en posición vertical, mimetizada por las ramas y hojas de estos. Sin embargo, por la noche es cuando más activa la encuentras. De hecho, es el momento en que baja de los árboles para cazar a sus presas.

Son animales muy dóciles, y también curiosos, por eso, en su hábitat natural, es fácil encontrarlas en las zonas donde habitan los humanos porque se acercan a estas, sobre todo a las zonas húmedas como las cocinas o los baños.

Artículo relacionado:
Rana de ojos rojos

No son animales que sirvan para “jugar”, ni tampoco ellas se prestan a estar muy activas, pero sí que toleran bien a los humanos e incluso establecen alguna relación de amistad con ellos, pudiendo emitir sonidos de comunicación.

Hábitat

La rana arborícola es oriunda de Australia. Concretamente, se puede encontrar en la zona más septentrional y oriental tanto de Australia como de Nueva Guinea. Ahora bien, dentro de esas zonas, este anfibio vive en los lugares que proporcionen un clima húmedo y cálido. Por ejemplo, en a zona de Victoria, en Irian Jaya, Port Moresby, Isla Daru…

Además de en ese lugar, que es su hábitat natural, fue introducida en otros países, como Estados Unidos (en dos zonas de Florida), y en Nueva Zelanda, posiblemente debido a que fueron adquiridas como mascotas y después se propagaron en el reino animal de esa zona. De hecho, no se sabe si podrían haber provocado algún desastre ecológico debido a que son consideradas invasoras.

Por esta razón, aunque se permiten como mascota en todo el mundo, hay que tener mucho cuidado con ellas ya que podrían acabar con otros animales autóctonos e importantes.

Artículo relacionado:
Rana con pelo

En caso de tenerla como mascota, requerirá de un espacio amplio para vivir. Hablamos de un terrario de unos 90cm de largo, 75cm de ancho y 45cm de alto, de cristal y con una zona de agua, además de proporcionarle al menos un 80% de humedad en todo el lugar. La temperatura también ha de ser constante, de entre 24 y 26 grados por el día, y unos 19-20 por la noche.

La alimentación de la rana arborícola

La alimentación de la rana arborícola

La dieta de la rana arborícola consiste en insectos. No suelen ser de gran tamaño, sino que se decanta por los pequeños, como pueden ser los gusanos, insectos voladores como moscas, mosquitos, etc. También puede comer grillos y arañas. Es capaz, además, de comer a otras ranas pequeñas, incluso a mamíferos, sobre todo si escasea el alimento.

Su forma de capturarlas, como ocurre con otras ranas, es utilizando su lengua y sus mandíbulas para inmovilizar a sus presas y tragárselas fácilmente para que no se le escapen. Sin embargo, al contrario que otros anfibios, la rana arborícola es bastante «tragona, y come mucho, razón por la que en libertad estas ranas, cuando hay una buena cantidad de alimento, suelen desarrollar obesidad debido a que no tienen fin para comer.

En caso de tener una rana arborícola en cautividad, la alimentación hay que controlarla, además de proporcionarle complementos vitamínicos que ayuden a que tenga todos sus nutrientes cubiertos.

La reproducción de la rana arborícola

La reproducción de la rana arborícola

La reproducción de la rana arborícola tiene lugar al final de la primavera (siempre que tengan al menos 18 meses, periodo en que son maduras sexualmente). En ese momento es cuando los ejemplares entran en celo y el macho empieza a llamar la atención de la hembra a través de su croar. Estas lo escuchan y pueden responder al mismo, acercándose al lugar donde está el macho.

Este se encontrará cerca de alguna zona de agua más o menos profunda ya que el amplexus requiere de este lugar (además de una temperatura media de unos 24 grados). En ese momento se ponen entre 200 y 300 huevos, que nacerán solo 3 días después.

De hecho, el amplexus de las dos ranas no se produce por un periodo corto. Podrían estar unidas durante 2-3 días enteros, repitiendo también la puesta de huevos (hay algunos que son capaces de poner entre 2000 y 3000 huevos en ese tiempo).

Durante unos 2-3 meses, las larvas y renacuajos permanecerán en el agua, pero al cabo de ese tiempo tendrá lugar la metamorfosis haciendo que se conviertan en ejemplares adultos y empiecen a moverse por la tierra.

Curiosidades sobre la rana arborícola

Curiosidades sobre la rana arborícola

Antes de finalizar con esta ficha, queremos acercarte algunas curiosidades que destacan de este anfibio frente a otros existentes.

Por ejemplo, el hecho de que su piel, tan suave y de un color verde brillante, en realidad está cubierta por una secreción con propiedades antibacteriales y antivirales. En otras palabras, es un animal que se protege a sí misma, además con muy buena eficacia.

Artículo relacionado:
Rana de cristal

Una característica de la rana arborícola es que esta tiene unos discos en los dedos de las patas que suelen sobresalir de estos. Los utilizan a modo de ventosas, para poder escalar, pero a la hora de verlos, bien pareciera que sus dedos se han achatado, cuando en realidad son los discos los que le dan ese aspecto tan raro a sus patas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*