Sapo de espuelas

Sapo de espuelas en el agua

Uno de los anfibios más conocidos de toda España es el llamado sapo de espuelas, caracteriza por tener en sus patas una espuela que utiliza para excavar. Es un tipo de sapo de tamaño grande (de hecho, se dice que es el más grande España).

Conoce cómo es, dónde vive, de qué se alimenta y cómo es su reproducción. No es habitual tenerla como mascota, pero si se le ofrecen las condiciones adecuadas de temperatura y humedad, no habría problema en que creciera y se desarrollara en cautividad.

Características del sapo de espuelas

El sapo de espuelas, también conocido por su nombre científico, Pelobates cultripes, es un sapo muy característico debido a su aspecto, tamaño y a unas espuelas que tiene en sus patas. Físicamente, el sapo es rechoncho y fuerte. Tiene un cráneo ancho, de ahí su cabeza grande.

La piel es brillante y lisa, donde además se le pueden distinguir diferentes colores como gris, pardo, amarillo, oliva, blanco, etc. Sobre ese fondo, tiene manchas en color oscuro y una banda que la recorre longitudinalmente. En la parte ventral su piel tiene un color claro. La piel de la cabeza sí que difiere de la de su cuerpo ya que esta es rugosa. Además, se distingue bien la cabeza del resto del cuerpo. Ni los tímpanos ni tampoco sus glándulas parótidas se pueden distinguir, pero sí los orificios de su nariz.

Artículo relacionado:
Sapo de Surinam

Los ojos del anfibio son prominentes y suelen tener iris en colores brillantes y metalizados, como es el amarillo, verde o plata, pero no uniformes, con manchas negras irregulares. Su pupila es en vertical.

Las extremidades del sapo son largas y están bien ejercitadas para los saltos. Las patas delanteras tienen cuatro dedos pero no membrana entre sí, algo que sí tienen en las patas traseras (además de cinco dedos). Pero lo más representativo de esas patas traseras es un espolón de color negro, de unos milímetros de largo, que utiliza para cavar.

En cuanto a su tamaño, el sapo de espuelas es grande. Puede alcanzar los 6-10 centímetros de longitud (10-12 en el caso de las hembras). La esperanza de vida de este anfibio es de 10 años, aunque en cautividad puede alcanzar los 15.

sapo de espuelas nadando con espuelas visibles

Cómo distinguir un sapo de espuelas macho de uno hembra

Es fácil distinguir un sapo de espuelas hembra de uno macho. En general, las hembras suelen ser bastante más grandes que los machos y su diseño en la piel es más llamativo que en estos.

Los sapos macho tienen una tonalidad uniforme y no tiene callosidades, cosa que las hembras sí disponen de ellas. Lo que sí caracteriza a los machos son unas glándulas que tienen en los antebrazos que se les hinchan cuando llega la época reproductiva.

El curioso canto del sapo de espuelas

El sapo de espuelas están considerado un animal en peligro de extinción por los pocos ejemplares que quedan y como una especie que hay que mantener y que perdure. Pero también por una particularidad: su canto.

Aquellos que lo escuchan dicen que es como si fuera el canto de una gallina en época de celo (co-co-co), pudiendo incluso cantar debajo del agua. Estos se producen en grupos de sonidos de tal forma que no es solo un croar sino que son series de sonidos.

Dónde vive

dónde vive el sapo de espuelas

El sapo de espuelas es originario de España, concretamente de toda la Península Ibérica. Sin embargo, también se ha extendido a la parte de Portugal e incluso a algunas zonas cercanas con Francia.

Son anfibios que gustan de vivir en zonas húmedas y en suelos arenosos ya que son buenos excavadores y usan sus espuelas para cavar y enterrar en las épocas de mayor sequía o cuando hace mucho frío (una forma de resguardarse de la temperatura y de controlar su humedad).

Son animales terrestres, pero en la reproducción necesitan un medio acuático para llevarla a cabo, de ahí que no suelan alejarse demasiado de zonas de charcas o lugares que se inunden. Además, son nocturnos (salvo en el celo), por lo que pasan el día escondidos y es por la noche cuando generan mayor movimiento y cazan.

Artículo relacionado:
Sapo toro

La alimentación del sapo de espuelas

La alimentación habitual de un sapo de espuelas es de invertebrados e insectos.

En el caso de las larvas, la comida para ellas se compone de vegetales y animales (carroña, detritus), sobre todo restos de lo que puedan encontrar en el lugar donde viven. En principio incluso pueden alimentarse de huevos de otras puestas (que han quedado ahí) o de la propia puesta.

Cuando salen y completan su metamorfosis, al principio se alimentan de animales que no requieren un gran esfuerzo por su parte, como son las lombrices o las babosas. Una vez ya son adultas, su alimentación cambia completamente a la habitual.

La reproducción del Pelobates cultripes

La reproducción del Pelobates cultripes

La reproducción de sapo de espuelas necesita que, para que se lleve a cabo, se tengan que dar unas condiciones climatológicas adecuadas de temperatura y humedad. Si no, no se produce. Cuando la temperatura es adecuada y constante, la época reproductiva suele ser más larga (hablamos de octubre a marzo).

En cambio, cuando la temperatura no dura en el tiempo, su época de reproducción se pasa a ser de diciembre a mayo. Sin embargo, los lugares más fríos, solo será a finales de febrero o marzo, dependiendo del tiempo que haga. En general, este momento dura entre 36 y 41 días.

En esa época, los machos y las hembras suelen llamarse debajo del agua, además de vigilar por si acaso hay depredadores u otros anfibios. Una vez tiene lugar el apareamiento, la hembra puede poner entre 1300 y 4000 huevos. Al eclosionar estos, las larvas miden solo un centímetro de largo y tienen una piel traslúcida entre dorada y metálica. Esta piel, conforme va creciendo, se va haciendo más oscura y el brillo que tienen se acrecienta. Algo significativo de las larvas son sus ojos, que los tiene separados y además con una cresta caudal grande y alta en el mismo centro de la cabeza y terminando en su cola.

En cuanto al cuerpo, es abultado y clarito en la parte superior, pero va oscureciéndose en color conforme se va hacia la cola. Tiene, además, unas manchitas blancas a lo largo de todo su cuerpo, sobre todo en la zona más cercana a la cabeza.

Su estado larvario se mantiene por unos 3-4 meses, momento en que los renacuajos abandonan las charcas cuando el nivel de agua baja. En ese momento, las extremidades traseras aparecen y se les puede ver el espolón negro que tienen en sus patas. El tamaño en ese momento suele ser de unos 15 centímetros.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*