Sapo de Surinam

cómo es el sapo de Surinam

El sapo de Surinam es uno de los anfibios que más impresiona ya que su aspecto físico no es realmente el que se espera de un sapo. De hecho, algunos lo califican como un “sapo aplastado”, y no les falta razón.

Si quieres conocer más acerca del sapo de Surinam y saber sus características físicas, el hábitat natural donde residen, la alimentación y su curiosa forma de reproducirse, no dejes de seguir leyendo.

Cómo es el sapo de Surinam

El sapo de Surinam es conocidos por muchos nombres. El primero, es su nombre científico, Pipa pipa, pero cotidianamente se le puede nombrar como sapo chinelo, rana de celdillas, aparo, rana tablacha, sapo chola… Estos dependen principalmente del país en el que se encuentre. De todos ellos, el más utilizado es el del sapo de Surinam (haciendo referencia a uno de sus lugares de origen).

La hembra del sapo de Surinam es bastante mayor de tamaño que el macho; esta puede llegar a superar los 17 centímetros de largo, sacándole un mínimo de 2 centímetros a los machos. Tiene un cuerpo aplanado que, en un primer momento, puede hacerte pensar que el sapo está muerto debido a un terrible accidente, sin embargo, su forma física es así. Tiene todo el cuerpo apastado, una cabeza ancha y triangular y unas extremidades que no utiliza para erguirse, sino para otras funciones.

Artículo relacionado:
Sapo toro

Las extremidades traseras son las más fuertes de ese anfibio (y las más grandes). Las utiliza sobre todo para para desplazarse en el agua o en la tierra. Mientras, las delanteras, son parte de su visión. Es decir, contienen una serie de órganos sensoriales que ayudan a que este sapo ubique a su comida. Y esto es debido a que ese sapo no tiene una lengua. Son sus patas delanteras las que le ayudan con la alimentación. Son muy débiles y con dedos larguísimos acabados en forma de estrella.

La cabeza del sapo de Surinam es de forma triangular, ancha pero pequeña. Tiene unos ojitos minúsculos y sin párpados, situados en la parte superior de la cabeza, hacia arriba. Además, en la zona de la mandíbula y en el labio superior cuenta con unos pequeños tentáculos que le sirven para protegerse (también los tiene cerca de sus ojos).

Artículo relacionado:
Sapo de espuelas

En cuanto a su color, este suele ser entre marrón negruzco y marrón, aunque hay especies que pueden ser verdes o grises. Sin embargo, la parte del vientre sí puede ser más pálido y a veces hasta blanco.

¿Está en peligro de extinción?

Si te preguntas si el sapo de Surinam está en peligro de extinción, la respuesta es «no». Sin embargo, sí que se sospecha que, debido al cambio climático, a la pérdida de su hábitat por la tala de los bosques tropicales, etc. su población ha mermado y, en un futuro próximo, podría ser una de las especies en peligro de extinción.

Además, también la venta del animal como mascota puede influir si esta se pone de moda.

Hábitat

Hábitat Pipa pipa

El sapo de Surinam es un animal oriundo de la zona de América del Sur, concretamente de la parte de Venezuela, Ecuador, Perú, Guyana, Francesa, Surinam, Bolivia… Por supuesto, se han encontrado algunas especies en el Caribe (en Trinidad). Sobre todo, vive en la cuenca del Amazonas.

Le gusta vivir a una altura máxima de 400 metros sobre el nivel del mar, principalmente en zonas de bosque tropical donde haya charcas turbias, arroyos o pantanos donde el agua no se mueva mucho. Dentro del agua, el sapo de Surinam tiende a esconderse en el suelo, casi siempre oculto por la hojarasca o la propia arena.

A pesar de que es un animal poco conocido, muchos lo tienen como mascota en esos países e incluso se puede ver en zoológicos. Son anfibios que, si se les proporciona el ambiente adecuado en base a sus necesidades, no tienen problema alguno en vivir en cautividad, eso sí, sin que se les moleste en demasía.

Alimentación del sapo de Surinam

Alimentación del sapo de Surinam

La alimentación del sapo de Surinam consiste principalmente en comer a otros animales. Sus presas favoritas son las lombrices, los peces pequeños, los insectos, los crustáceos… Eso sí, necesita que estén vivos ya que no es un animal que se coma los muertos, aunque tenga mucha hambre.

Para cazar, lo que hace es esperar a la noche, que es el momento en el que sale y se queda inmóvil en un lugar hasta que la presa se acerca a él. Es entonces cuando la atrapa en la boca ayudándose de sus dedos en forma de estrella.

El alimento lo succiona completamente, de tal manera que no llega a matarlo ni a ahogarlo con su boca.

Reproducción del sapo de Surinam

Reproducción del sapo de Surinam

La reproducción del sapo de Surinam es una de las más impresionantes de la especie, tanto o más que su propio aspecto físico. Y es que, cuando comienza la época reproductiva, la forma de aparearse del macho y de la hembra es de una manera peculiar (por decirlo de alguna forma). Para empezar, el macho comienza a llamar a la hembra con un sonido bastante fuerte que, si es aceptado, inicia el apareamiento.

En ese momento, cuando el macho abraza a la hembra con el «amplexus», la hembra se da la vuelta, y queda de espaldas en el agua, con el macho agarrándola a ella. Y, en lugar de que el macho la exprima para sacar los huevos, ella los libera, quedan sobre el vientre de ambos. Lo hace en grupos de entre 3 y 10 huevos. En ese momento, pegados al vientre del macho, la hembra vuelve a darse la vuelta y, ayudándose de la espalda de ella, los fertiliza y los deja adheridos a la hembra. Así estarán en varias ocasiones hasta depositar en la espalda de la hembra unos 100 huevos (pueden durar hasta 12 horas realizando esta acción).

Una vez terminado, a la hembra le sale una piel que cubre por completo todos los huevos que tiene pegados en su espalda y que llevará consigo hasta que estos rompan, aproximadamente unas 20 semanas.

Al contrario que otras crías de sapo o de rana, las crías del sapo de Surinam nacen siendo sapos ya desarrollados. Lo que hacen es romper la piel y emerger de su madre. De hecho, hay muchos vídeos donde puede verse el proceso que no deja de ser fascinante.

Desde ese momento, todos los sapitos son independientes y deben alimentarse y cuidarse para crecer y desarrollarse.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*